Entretenimiento

Las películas más románticas del último medio siglo

En febrero de cada año, los enamorados del mundo celebran la tradicional fiesta en su honor, que aderezan con regalos apropiados y encuentros íntimos, o –en estos tiempos austeros- la festejan con una simple salida a un restaurante y a un cine para ver una película romántica que anticipe una velada más íntima. Otros lo disfrutan en casa, viendo por la televisión comercial o satelital una de las cintas románticas que abundan en esos días, mientras alguna pareja más exigente insiste en ver su película preferida en VHS o DVD.

El internet está saturado de listas de buenas películas de este género, por lo que creímos oportuno divulgar una selección de las que lucen como las películas más románticas del último medio siglo, para no ir más atrás en el tiempo, donde clásicos como Casablanca, Lo que el viento se llevó y Sucedió una noche se llevan los máximos honores.

Empezando con las que provienen de esa fábrica de sueños que es Hollywood –donde la mayoría de sus productos tienen algún enredo romántico- hemos escogido a diez cintas que mejor representan ese género, que sometemos a su consideración, aunque cada quien seguramente tendrá una preferencia sentimental de acuerdo a su experiencia e inclinaciones. Sin imprimirle un sello de calidad cinematográfica a todos, y sin orden de preferencia, hemos tratado de que se ajusten a los principios que –según los entendidos- conforman el verdadero espíritu de una relación romántica, basada no sólo en la atracción física o la infatuación pasajera, sino la sinceridad, el sacrificio y la durabilidad, factores consolidados generalmente después de enfrentar alguna prueba de fuego. Curiosamente, en ocho de las cintas aquí nombradas, la pareja de disuelve o aplaza sus planes por alguna razón forzosa, y sólo en dos casos hay un final feliz.

Historia de amor. (Love story). Con el título ideal para una cinta romántica, esta obra relata una intensa relación entre dos estudiantes (Ryan O’Neal y Ali McGraw) de distinta clase social, que ven obstaculizados sus planes primero por los prejuicios familiares y finalmente por descubrirse la enfermedad incurable de la mujer. Los que quieran presenciar los intentos del viudo para rehacer su vida, pueden inclusive ver la secuela, titulada La historia de Oliver, filme que sin embargo no tuvo la aceptación entusiasta de la primera, que deleitó e hizo llorar a muchas parejas.

Amor sin barreras (West side story). Se trata de una variante típicamente norteamericana del tema de Romeo y Julieta, matizada por la inolvidable música de Bernstein y una vistosa coreografía. Ambientada en una Nueva York afectada por el choque de las culturas anglo y latina, la cinta –además de intercalar en su guión una aguda crítica social- es toda una experiencia para los sentidos y los sentimientos, gracias a un reparto talentoso –con Natalie Wood a la cabeza- y una dirección excepcional, factores que le hicieron arrasar con los Oscares de 1961.

Picnic. Extraido de una exitosa obra teatral, la versión fílmica de 1955 fue aún más notable por contar con la interpretación del talentoso William Holden, como un vago que se regenera por amor, acompañado de la beldad rubia Kim Novak, como una provinciana que afirma su individualidad huyendo de un noviazgo obligado por la presión materna. La cinta fue todo un éxito de público, por la solidez del guión y sus diálogos inteligentes, además de una atractiva ambientación en una aldea de Kansas, todo lo cual la distingue de los romances urbanos a que estamos acostumbrados.

La sombra del amor (Ghost). Lo que parece inicialmente un drama con ribetes sobrenaturales, pasa a ser una apasionante historia que propone la posibilidad del amor más allá de la muerte. Patrick Swayze interpreta a un joven asesinado en un atraco callejero pero que -en su “etapa de transición” al otro mundo- logra influenciar los eventos en aras de asegurar la felicidad de su amada (Demi Moore). Fue la sensación de 1990 en taquilla, y goza de numerosas reposiciones en la televisión, gracias a una trama dinámica, aderezada por la actuación de una inmejorable Whoopi Goldberg, en el papel de la celestina esotérica.

Titanic. El mayor blockbuster de la última década, la historia de un amor entre dos pasajeros del fatídico trasatlántico hundido en 1912, llega a niveles realmente conmovedores en la segunda mitad, en medio de las escenas de la catástrofe marítima, admirablemente reconstruidas e Interpretadas por un reparto liderado por dos jóvenes actores que exudan simpatía, Leonardo Di Caprio y Kate Winslet. La adjudicación de numerosos Oscares garantiza una alta calidad fílmica, a pesar de ciertas secuencias demasiado melodramáticas.

Los años dorados (On golden pond). Las dificultades sentimentales y generacionales conforman la trama de esta excelente cinta, agraciada por la presencia de tres actores de primera, Katharine Hepburn, Henry Fonda y Jane Fonda, estos últimos trabajando juntos por primera vez. La pareja madura vive sus últimos momentos después de una larga vida juntos, mientras la joven enfrenta su conflicto matrimonial y se reconcilia a tiempo con su padre. Una verdadera lección sobre las relaciones humanas y familiares, que cautivó a la Academia y los públicos en 1985.

Doctor Zhivago. Basada en la galardonada novela de Boris Pasternak, esta espectacular producción británica narra la historia de dos amantes separados por los avatares de la revolución rusa. Con secuencias de claro contenido social y político, las caracterizaciones de Omar Sharif y Julie Christie como la atribulada pareja afectada por el conflicto, junto con un reparto de primera y una fotografía impactante, la hacen sobresalir como una de las más logradas historias románticas de todas las épocas.

Algo para recordar (An affair to remember). La sencilla trama de un maduro playboy (Cary Grant) que encuentra a su verdadero amor durante un crucero por el Atlántico, apasiona y conmueve por el inesperado accidente posterior que deja paralítica a su amada (Deborah Kerr), renuente a ser aceptada por lástima. El remake actualizado filmado en los 90, con Warren Beatty y Annette Bening, no estuvo a la altura de la original de 1957, aunque su historia es básicamente la misma.

Dos extraños amantes (Annie Hall). Representa lo mejor de la filmografía de Woody Allen, como lo reconoció la Academia en 1977 otorgándole varios Oscares. El romance entre un intelectual neoyorquino y su excéntrica pareja (Diane Keaton) llega a niveles de comedia en algunas secuencias, pero nunca deja de ser romántica y ocasionalmente filosófica, al mostrar los altibajos en la relación de dos caracteres dispares que logran enfrentar creativamente sus conflictos personales.

Africa mía (Out of Africa). Aunque el cariño hacia el continente negro parece competir con el de los dos amantes, la madura relación entre una granjera danesa (Meryl Streep) y un cazador inglés (Robert Redford) fue escenificada con buen gusto y una fotografía descollante, para dar un producto superior donde se entrelaza el individualismo de los integrantes de la pareja con las vicisitudes de la vida cotidiana. Varios Oscares recibidos en 1985 aseguran un entretenimiento de primera.

Seguramente esta corta selección no satisfará a todos los gustos, pues hubo que dejar fuera a muchas excelentes producciones del género romántico, tales como: Los puentes de Madison, Nace una estrella, El amor es algo esplendoroso, Cleopatra, Cuando Harry conoce a Sally, Marty, Sublime obsesión, Tal como éramos, Shakespeare apasionado, Splash, Amor eterno, Stanley e Iris, Camino para dos, Vertigo, Piso de soltero, La novicia rebelde, Mujer bonita, Alguna vez en el tiempo, Hechizo de luna, El hombre quieto, y por supuesto Romeo y Julieta, entre otras muy nombradas en las listas de varios portales de internet. Pero gustos son gustos, y al menos nuestros “top 10“ son verdaderos clásicos dentro de este difícil género, donde importa no sólo el argumento sino una dirección sensible y una buena química entre los actores para garantizar un resultado memorable.

No se incluyó a varias buenas cintas románticas del cine europeo y latinoamericano por no estar fácilmente disponibles en los videoclubes venezolanos, pero los que tienen la paciencia de hacer una búsqueda exhaustiva, o tienen contactos en el exterior, no deberían desdeñar buenos productos de cada región, que recomendamos aquí limitándonos a una terna en cada caso, por razones de espacio.

Francia: Un hombre y una mujer, César y Rosalie, Primo y Prima
Reino Unido: Un cuarto con vista, Darling, El paciente inglés
Italia: Anónimo veneciano, Il postino, La vida es bella
Países escandinavos: Elvira Madigan, <La pasión de Ana, Persona….
España: Atame!, Belle Epoque, Habla con ella…
Rusia: La balada del soldado, Vuelan las cigueñas, Ana Karenina…
Alemania: El matrimonio de Maria Braun, Sólo por tu amor, Letra escarlata…
Latinoamérica: El hijo de la novia, Como agua para chocolate, Gabriela
Venezuela: Macho y hembra, Oriana, La boda

¡Que disfruten las películas en buena compañía!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba