Entretenimiento

Lilian Tintori, «esperanza, fuerza y fe» en la crianza de sus hijos

Lilian Tintori acaba de cumplir 38 años de edad, de los cuales nueve tiene casada con el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien desde hace dos años está en la lista de los presos políticos de Venezuela.

La vida de Lilian indudablemente cambió cuando se hizo novia y luego esposa de López. Era conocida como deportista, locutora y presentadora de TV, a pesar de que estudió Educación Preescolar en la Universidad Católica Andrés Bello, y además como la pareja de uno de los políticos presidenciables de Venezuela.

Pero su vida dio un vuelco absoluto cuando López fue acusado y encarcelado. El deporte lo convirtió en una lucha para exigir libertad y democracia en Venezuela. Ahora su bandera son los derechos humanos y ha demostrado una fuerza impresionante al denunciar las «injusticias del gobierno venezolano».

En todo este trayecto, a pesar de estar acompañada siempre por su familia, sus hijos han sido su pilar. «Esperanza, fuerza y fe», son palabras que se repiten en cada uno de sus discursos y que sus pequeños siguen.

«Nuestros hijos son nuestro mejor equipo, nuestra inspiración y fortaleza. Por ellos todo el esfuerzo en conquistar la libertad de Venezuela, para que puedan crecer en un país de paz. Su amor nos da el aliento para superar cualquier adversidad. La belleza de su inocencia nos purifica el alma. ¡Seguimos! ¡Fuerza y fe!», publicó en su cuenta de Instagram.

El valor la caracteriza en cada discurso o manifestación a la que asiste, pero -sin duda- son sus dos hijos, Manuela y Leopoldo, nacidos en 2009 y 2013 respectivamente, quienes dan impulso a cada lucha.

«Manuela, nuestra hija, me acompaña y me apoya todos los días para liberarte a ti y a todos los presos políticos; y Leopoldo Santiago, nuestro hijo, te representa como el hombre de la casa, duerme conmigo y me abraza con fuerza», citó en un tuit el pasado 19 de abril cuando cumplía 9 años de casada.

En toda esta lucha asegura que la familia es un valor y que «el amor es más fuerte», que cualquier separación. Al igual que otras esposas de presos políticos, Tintori mantiene viva la esperanza y más en sus hijos, quienes la acompañan a la cárcel de Ramo Verde para ver a su papá.

En estos dos años, su rol como mamá ha sido transparente en las redes sociales. Cuenta cada paso con sus pequeños y también le ha tocado compartir momentos de mucha tristeza, como cuando denunció la violación de sus derechos en la Cárcel de Ramo Verde el pasado 17 de abril.

A Tintori le ha tocado enseñar a sus hijos y explicar la situación política por la cual su padre y otros dirigentes del país están presos. «Le estoy explicando a Manuela que en todas las familias hay problemas, en la nuestra es que papi está preso, por eso nos toca trabajar duro por su Libertad y la de toda Venezuela», publicó en su cuenta de Instagram.

Sin embargo, en varias oportunidades ha recalcado que no siembra odio ni rencor. En su lugar fomenta el amor, el perdón, la paz y la democracia como el mejor sistema de gobierno.

«Cada esfuerzo, nuestro trabajo, cada día de lucha por nuestros hijos, nos motiva a construir un mejor país, lleno de futuro y prosperidad», destaca.

Lo ha repetido muchas veces: su lucha no es sólo por la familia que tiene con López, sino por todas las venezolanas, por la generación futura, «por una mejor Venezuela».

«Sigamos trabajando sin descanso por la libertad de Venezuela, construyamos juntos la Paz y la reconciliación», citó en un tuit el 16 de abril.

El deporte presente

A pesar de las dificultades, Lilian Tintori no ha dejado de hacer deporte, lo que cambió desde que su esposo está preso es la causa de sus maratones. Y como madre, Leo y Manuela forman parte de cada paso.

Su lema siempre presente: «Sin Paz y reconciliación no hay progreso. No perdamos la Fe, juntos vamos a construir un mejor futuro», destacó en las redes sociales.

La lucha de todos y para todos 

Los viajes fuera del país han sido una constante, pues ha debido denunciar ante los organismos internacionales y algunos eventos la situación de violación de derechos humanos en Venezuela. Su agenda ha estado entre Chile, Brasil, Panamá, Argentina y Estados Unidos, entre otros.

Justo en estos día se encuentra en Miami recolectando medicinas para los niños venezolanos, pues juró que no se quedaría de brazos cruzados viendo cómo los pequeños padecen sin tener a la mano los fármacos; esto como consecuencia de la escasez que se vive en el país.

En algunos viajes, como el más reciente, sus hijos la acompañan, y hasta pudieron celebrar su cumpleaños. En otros, los ha tenido que dejar.

«Somos los responsables de dejarle a nuestros hijos la Venezuela que merecen. Por eso lo importante de unir nuestras voluntades, nuestras manos y corazones de trabajo y compromiso y dar lo mejor de nuestras vidas a un país que es mucho más que el presente, es el hermoso futuro de los rostros de nuestros niños», indicó en las redes sociales.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar