Entretenimiento

Los Amigos Invisibles en USA

(%=Image(8177570,»L»)%) Es tentador caracterizar a los Amigos Invisibles como una diversion inofensiva en el campo del rock en Español, pero hacerlo sería un serio juicio erróneo.

A pesar de sus novedosos arreglos, el sexteto venezolano es responsable de algunos de los más importantes momentos de la música en lo que a su género concierne.

El miércoles, en el Conga Room, Los Amigos Invisibles demostraron su habilidad de ir más allá de sus obsesiones: salón kitsch, música disco y la sensibilidad sobrecogedora de una sensación hormonal adolescente enfrentándose con la sexualidad y el romance.

Bajo esta música jocosa como la de «Cachete a cachete» o «Ultra Funk» yace la elaboración madura del guitarrista Jose Luis Pardo, compositor del grupo. Este combina la asimilación instintiva de diferentes géneros con una veta experimental que lo lleva a crear sonidos acústicos que rompen con los paradigmas musicales establecidos.

Es la sutil manipulación entre las armonías vocales y la melancolía expresada por los sonidos del teclado que transforman el tosco «Disco Anal» en una celebración de anhelos y deseos.

Las cinco canciones que tocaron de su próximo álbum «Arepa 3000», reconfortaron a los fans que temían que ellos podrían ser repetitivos en sus temas. A pesar de que los sonidos del merengue «El sobón» y la combustión afro-cubana de «Mami te extraño» son dificilmente considerables como un principio estilístico para la banda, los músicos mostraron una seguridad en sí mismos que les permitió profundizar en sus miles de pecaminosos placeres, explorando desde mambos volcánicos hasta sexis bossa novas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba