Entretenimiento

Los errores sexuales más comunes de los hombres

Estos errores son sumamente básicos, y van desde apresurarse para consumar el coito o buscar su propia satisfacción. Así lo reseñó periodico24.com

No esperar a que este suficientemente excitada. Es el error más común que todo hombre comete, pero que si se hace frecuentemente, la pareja se cansará, ya que hombres y la mujeres tienen ritmos y tiempos diferentes en cuanto a la necesidad sexual. Una vez establecida la relación ellos funcionan por impulsos: cuanto más alterado o tenso están, más le apetece el sexo, mientras a nosotras nos ocurre lo contrario.

El chantaje sentimental para obtener sexo. Si su reacción cuando le dices «no» es enfadarse, lo hace conscientemente o no, con la esperanza de que la próxima vez tu cedas para evitar su enfado. Si reconoces la descripción, es porque tu pareja ya ha caído en esa práctica, que hay que hacerle ver que no funciona, ya que incluso pueden conseguir de nosotras el efecto contrario.

Concentrarse demasiado en los senos. Sabemos que es la parte del cuerpo que más les gusta, y quieren estar siempre ahí, ¡pero no! existen otros lugares del cuerpo que pueden explorar y que a nosotros nos causan más excitación. Recuérdale existe algo llamado clítoris.

Presionar para tener sexo anal. Aunque en las películas XXX las mujeres parecen ultradispuestas e incluso deseosas de sexo anal, ellos no deben olvidar que son actrices y que lo que han visto no es una escena real. En la vida real, a nosotras nos cuesta mucho trabajo dar el sí al sexo anal, generalmente por 4 motivos: por el «qué dirán», por falta de confianza en sí mismas, por vergüenza y/o asco o simplemente por dolor. Si no estás segura, hazle ver que está equivocado.

Insistir verbalmente para que tengan un orgasmo. Aunque para algunas féminas puede ser el detonante del orgasmo, para otras puede suponer lo opuesto. Nosotras solemos alcanzarlo, no por la penetración sino por la estimulación externa del clítoris. La forma de que no nos sintamos presionadas, es que ellos nos demuestren que no tienen prisa y que la estimulación que realizan, es porque quieren y no por obligación.

Inmovilizarla o moverle la cabeza durante el sexo oral. Aunque puede resultar un juego de dominación/sumisión muy excitante, también puede acabar siendo muy incómodo y doloroso para nosotras. Nos pueden estar retorciendo las cervicales o incluso a una mujer le puede costar respirar o simplemente molestar de sobremanera. Antes de que lo hagan mejor hablarlo y si no te molesta no hay problema, pero si te desagrada, mejor decirlo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba