Entretenimiento

Luis Gerónimo Abreu: “Me siento cada día más enamorado de mi hijo”

Los papás también tienen su mérito. Si bien la madre tiene la difícil tarea de gestación, el padre no se queda atrás. A él le toca protegerlos a ambos, consentir sus antojos, complacer sus caprichos, tener el increíble poder de la paciencia, decir sí a todo, crear un exclusivo stand-up comedy para ellos y pare de contar. Juntos tienen la ruda y al mismo tiempo hermosa tarea de criar a una personita durante su crecimiento, de cuidarla y darle todo su amor.

Pero, ¿cómo hace un papá que es famoso? El actor venezolano, Luis Gerónimo Abreu, es padre del pequeño Salvador Abreu La Gatta, de un año y cuatro meses de edad, y cuenta su experiencia al asumir este rol tan importante.

Todos saben que cuando se trata de ser papá por primera vez, la emoción crece cada día. Pero los nervios también, y tanto así que incluso pueden llevar la delantera. Abreu confiesa: “Me siento nervioso y asustado de tomar las decisiones incorrectas que lo puedan afectar (a Salvador) e indudablemente mucho más preocupado por la situación país. Pero más que todo me siento orgulloso, feliz y enamorado”.

Abreu tiene su primer hijo con la actriz y modelo Claudia La Gatta y señala que está viviendo un estado de admiración y de ternura continua. “Me siento cada día más enamorado de Salvador y asombrado de cómo va creciendo, aprendiendo y formando su carácter”, afirma el actor.

Una llegada especial

Como padre emocionado recuerda el momento en que su retoño llegó al mundo y resalta la valentía de su esposa en el momento del parto, el cual asegura fue natural. “Pude estar en la sala de parto. Recuerdo la fortaleza y la valentía de Claudia. Recuerdo estar ahí y ver cada instante: grabarlo, tomarle fotos y pendiente de no perder ningún detalle. Tanto que no estaba consiente en el fondo de lo maravilloso de todo”, cuenta Abreu.

Después del momento tan esperado, el actor relata que fue a su casa a ducharse y luego volvió a la clínica para el siguiente instante anhelado: tener a su hijo entre sus brazos. “Cuando lo llevaron al cuarto y lo cargué fue cuando realmente sentí esa conexión insólita y maravillosa que es inexplicable. Me impresionó cuando lo cargué por primera vez, lo compacto, duro, pesado y macizo que lo sentí… eso me impresionó”, expresa Abreu visiblemente conmovido.

A partir de ese momento, Salvador Abreu se convierte en la experiencia más emocionante y maravillosa de su padre, quien afirma que lo ve desarrollar una inteligencia impresionante.

Pero, más allá de las emociones de padre primerizo, ¿cómo es un día entre Salvador y Luis? El actor narra: “Un día con Salvador puede variar mucho: podemos quedarnos en casa, ir a la natación, ir a un parque o ir a casa de sus nonnos a jugar con sus primas. Al despertar desayuna tetero y compota y se baña. Después almuerza sopa y tetero (otra vez) y hace una siesta. Vemos qué hacemos en la tarde: 90% de las veces está con su mamá, a menos que Claudia tenga trabajo. A veces nos acompaña a alguna diligencia (…) Si es un día muy complicado, va a casa de la nonna. Ya está empezando a ir de vez en cuando a una guardería para que se vaya acostumbrando”.

Los momentos más difíciles para Abreu son cuando debe realizar viajes de trabajo, ya que le toca separarse por unos instantes de su hijo. “No queda nada más que extrañarlo a morir. Y cuando llego, trato de estar con él lo más posible”, confiesa.

Luis Gerónimo Abrey y su hijo, Salvador Abreu La Gatta
Según el actor, Salvador es muy apegado a él. Foto: Cortesía Luis Gerónimo Abreu

¿Es mejor calidad o cantidad? “Indudablemente, creo que es mejor las dos, pero si hay trabajo, pues tenemos que hacerlo. Y tratar de estar al máximo con él cuando tenemos la oportunidad… y no vamos a mentir, hay momentos en los que estás agotado y quieres que se ocupe la madre, y viceversa. Está en la edad del lumbago: empezando a caminar. Salir a comer a restaurantes con él es un deporte extremo”, responde Luis Abreu.

Pequeño pero con personalidad

El actor comenta que Salvador es muy apegado a él y que, a veces, suele darle “papitis”. Aunque es pequeñito, asegura Abreu, tiene un carácter fuerte. “Es bastante sociable, aunque últimamente está más difícil de entrarle, pero cuando lo haces se da con  todo el mundo. Adora a sus nonnos, a sus primas, a sus tíos… con la familia de mi parte también disfruta mucho. Ya reconoce cada rincón de la casa de mi tía, que ejerce el rol de abuela paterna”, relata.

Entre carcajadas, el actor revela que Salvador se ríe mucho, pero que también es manipulador. La hora de viajar por trabajo no es el único momento difícil para Luis. La hora de dormir de su hijo también lo es. “Salvador no es de levantarse muy temprano que se diga, todavía no duerme corrido y eso nos tiene agotados. La hora de dormir de Salvador es la hora que él decida. Esa es la tarea que tenemos pendiente Claudia y yo. Nos está ganando por los momentos esa batalla y  nos tiene locos. Padres primerizos, qué te puedo decir”, expresa risueño.

Hoy en día, el padre tiene una gran responsabilidad en su rol, pero para Abreu la madre tiene el mayor peso en la crianza de los hijos. “Creo que la madre es la parte fundamental de la crianza, sobre todo en estos momentos. Por más que discuta y no esté de acuerdo en algo, siempre ganará Claudia. Pero ¡no se lo digan, por favor!”, confiesa entre risas el actor.

Aun así, considera que muchos padres se están sumando a igualar sus roles. “Creo que el padre de ahora está más presente. En generaciones anteriores se creía que el rol del papá era más de trabajar y proveer que de estar presente, pero ya ha cambiado esa manera de pensar.  Esto tiene que ver con que la mujer de hoy en día también trabaja y es súper activa. Así que hay que compartir mucho más las responsabilidades”, considera Abreu.

Pero además de los deberes, todo papá vive instantes fantásticos con su hijo, desde convertirse en su compañero de juego hasta ser el amigo de su amigo imaginario, valga la redundancia. “¿Momentos mágicos? Cada segundo, de verdad, porque está en la edad en que cada minuto algo aprende; desde cuando dijo ´apá´ o el día que aprendió a besar. Cuando llego de un viaje me abraza y me besa con una ternura enorme y me aprieta. Son momentos en que se te salen las lágrimas y el corazón se pone chiquito…. hace cualquier cantidad de muecas, y cada una es especial”, cuenta el actor con mucha alegría.

¿Hermanos en camino?

Son muchas las sonrisas, la conmoción, la inspiración y en general la alegría que proyecta este padre enamorado de su primer hijo. Pero la gran pregunta es ¿habrá planes de tener otro hijo? “Claudia y yo sabemos lo maravilloso e importante que son los hermanos, pero en este momento del país, no nos arriesgamos. Debemos pensarlo muy bien. Cada día se pone peor el desabastecimiento de las cosas más básicas como medicinas, pañales, fórmulas… triste,  muy triste, pero cierto”, confiesa Abreu con desánimo.

Salvador Abreu apenas está cumpliendo su segunda meta de vida: caminar; luego de cumplir la primera: decir sus primeras palabras. Su papá expresa todo su apoyo: “Deseo poder entregarle todas las herramientas que necesite en su vida”. Cuando se trata de un padre venezolano, la aspiración siempre se inclina hacia el optimismo, hacia la grandeza y la superación; por lo que Abreu añade que anhela para su pequeño un país libre y en democracia.

Cualquier padre ante la pregunta de cómo ve a su hijo en un futuro podría contestar que como un futbolista famoso, un beisbolista de primera o como él mismo. Luis Gerónimo Abreu, en cambio, dice: “Quiero que sea un hombre de bien, orgulloso de ser venezolano. Que sea lo que quiera ser, pero que siempre trate de ser el mejor en lo que haga, con principios y siguiendo su corazón siempre. Son muchas las cosas que uno le desea a un hijo. Lo mejor, simplemente uno quiere siempre lo mejor para ellos”.

 

Layerlyn (Laye) Natera

@Laye18_

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba