Entretenimiento

Mamá de estudiante-ULA: “le pido a la virgen de Guadalupe lo cubra con su manto”

Nora Sánchez / Mérida
@norasan16

El lunes 15 de mayo cuando se disponía a participar en el Plantón Nacional convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la avenida Las Américas a la altura del Centro Comercial Yuan Lin, Carlos Ramírez, dirigente estudiantil en la Universidad de Los Andes (ULA), fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Carlos no tuvo tiempo ni de plantarse en el asfalto, pues al acercase al sitio en el que ya estaban algunas mujeres con banderas de Venezuela cumpliendo con el plantón e impidiendo el paso vehicular, se escucharon varias motocicletas a toda velocidad y en medio de la oscuridad que todavía cubre el amanecer en los andes, los GNB lo atraparon, lo subieron a la motocicleta y lo sentaron entre ellos.

Mientras Carlos Ramírez se alejaba aprisionado en medio de los dos militares alcanzó a gritar a quienes estaban en el lugar “¡avisen, avisen!”.

Fueron 8 motocicletas con dos GNB cada una, recuerda una de las mujeres que fielmente participa en todas las actividades de la MUD y además conoce a “Pancho” como cariñosamente lo llaman sus amigos en Mérida.

La joven mujer narró que escuchó unos morteros a lo lejos y comentó entre los presentes “ahí vienen los muchachos”, refiriéndose a que al lugar llegaban los estudiantes para plantarse en la avenida, como lo han hecho en otras oportunidades en protesta contra el Gobierno nacional.

Inmediatamente vio las motos acercarse y en medio de gritos de alerta, dijo que junto a otra mujer se lanzó sobre los militares tratando de impedir que se llevaran a algún estudiante.

“Nos fuimos contra los militares, le tumbamos la moto, tratábamos de detenerlos pero eran ocho motos con dos guardias cada una, mientras el militar al que le tumbamos la moto trataba de levantarla, escuchamos que una de las motos aceleró y cuando levanté la cara vi que se llevaban a Pancho quien sólo alcanzó a decir: ¡avisen, avisen!”, recordó días después de la detención la joven mujer activa en las protestas contra el gobierno de Maduro.

“Es un golpe muy fuerte”

Su mamá, Alis Flores, desconocía lo que le había sucedido a su hijo de 27 años, el mayor de dos hermanos, “como siempre, la madre es la última en enterarse”, comentó
Su mamá, Alis Flores, desconocía lo que le había sucedido a su hijo de 27 años, el mayor de dos hermanos, “como siempre, la madre es la última en enterarse”, comentó

La noticia corrió como pólvora en las redes sociales, a las 6:45 am del lunes 15 de mayo ya se sabía que Carlos Ramírez, estudiante de la carrera de Derecho en la ULA, dirigente del movimiento estudiantil “13 de marzo”, había sido detenido.

Pese a la inmediatez de la información a través de las redes sociales, su mamá, Alis Flores, desconocía lo que le había sucedido a su hijo de 27 años de edad, el mayor de dos hermanos, “como siempre, la madre es la última en enterarse”, comentó.

Con la tristeza a flor de piel y con lágrimas que brotan de manera incontrolada al recordar palabras, gestos y momentos con su hijo, Alis dijo que la noticia de la detención de Carlos Alfredo la tomó por sorpresa, “me quería morir, lloré, me limpié mis lágrimas y me activé para poderlo ver”.

Alis confiesa que como madre sabía que en cualquier momento algo le pudiera suceder a su hijo “por como están las cosas en este país con los estudiantes y por las amenazas que le ha hecho el gobernador (Alexis Ramírez) en varias oportunidades, pero no me imaginé que la detención fuera de esta manera tan arbitraria”, lamentó.

Segura de su inocencia

La mamá de Carlos Ramírez, de 50 años de edad, comerciante y oriunda de El Vigía, municipio Alberto Adriani del estado Mérida, donde reside y de donde proviene el joven estudiante, dice que la detención de su hijo es un golpe muy fuerte para ella y toda su familia.

Ya 12 días han transcurrido desde que el estudiante fue privado de su libertad y Alis no lo ha visto y no sabe de su paradero, ni siquiera sabe si ya está en una cárcel.

Recuerda que el último día que lo vio, lo abrazó y lo bendijo fue el miércoles 10 de mayo cuando estuvo en la ciudad de Mérida haciendo unas diligencias.

“Antes de devolverme a El Vigía me comentaba que no iría a casa el Día de las Madres porque estaba participando en todas las actividades y manifestaciones de calle y yo le dije: tranquilo hijo, no te preocupes, es mejor que no vayas porque la situación en la calle está difícil”, en referencia a la violencia que ha desatado la represión en las protestas.

Alis llora cuando intenta describir “por lo que estoy pasando” y apela a la condición de madre de cualquier mujer para que entienda que “es muy duro para mi no saber nada de mi hijo. Ver que el ministro (de Relaciones Interiores y Justicia) (Néstor) Reverol sale en televisión diciendo que mi hijo es un asesino, el culpable de las muertes ocurridas durante todos estos días y lo vincula con la muerte de un muchacho, “El Curry” y que eran cómplices en los asesinatos y todo, es muy duro”.

Asegura que su hijo, Carlos Alfredo Ramírez Flores, mejor conocido como «Pancho», es inocente y lo dice con convicción porque sabe que le ha inculcado principios y valores de amor, respeto, confianza, solidaridad, honestidad, entre otros, los cuales ha demostrado a lo largo de su vida.

Dice que Carlos Alfredo es un joven colaborador, activo en función de ayudar al prójimo, constante en cumplir sus metas y objetivos y muestra de ello son sus amistades, el cariño que le demuestran y el que se vio desde el momento de su detención cuando amigos de El Vigía y Mérida colaboraron en todo momento buscando saber de él ante el silencio y el hermetismo que mantuvo el Gobierno.

Pide fe de vida

El estudiante Carlos Ramírez fue trasladado y presentado el miércoles 17 de mayo ante un tribunal militar en la ciudad de Barquisimeto, estado Lara, donde le imputaron los delitos de rebelión y ultraje a centinela y le designaron como centro de reclusión la cárcel 26 de julio en el estado Guárico.

Su mamá pide al Gobierno nacional y regional, a la Fiscal Luisa Ortega Díaz, al Defensor del Pueblo Tarek William Saab, fe de vida de su hijo y que le digan dónde está, porque a la fecha ella no sabe del paradero de Carlos Ramírez, “dicen que lo trasladaron para Guárico pero nadie nos da información”, comenta.

Responsabiliza al gobernador de Mérida, Alexis Ramírez, y al ministro Néstor Reverol por la vida de su hijo, quien durante las manifestaciones le escribió en el Facebook que se encontraba en la calle “luchando por el futuro de mi esposa y mis hijos, para que mis hijos nazcan en una Venezuela libre, y no para los míos nada más, sino para todos los que vengan de ahí en adelante, cada vez que veo a esos niños sufrir, morir de hambre, ver a los abuelos sin medicina, me da fuerza e impulso para luchar”.

 

¿Quién es Pancho?

Carlos Ramírez nació el 8 de marzo de 1990 en el Hospital Universitario de Los Andes (HULA), las diferentes etapas de la educación las cursó en El Vigía y llega a Mérida a estudiar inicialmente Minería en el antiguo Instituto Universitarios de Ejido (IUTE).

Logra ingresar a la ULA por la carrera de Economía, pero al tiempo se cambia para la que quiere ejercer que es el Derecho.

Alis Flores comenta que una vez se graduó Carlos Ramírez logró ingresar a cursar estudios superiores gracias a las diferentes disciplinas deportivas que practicó durante su niñez y adolescencia, en particular la natación.

“Su deseo era estudiar y la natación le abrió las puertas para ingresar al IUTE y posteriormente se cambió para la ULA porque quiso estudiar en esa universidad”, recordó la mamá del joven estudiante, al tiempo que resalta que su hijo es un muchacho de mucha fe, a quien le gusta compartir en familia y con sus amigos y expresa sus sentimientos abiertamente, “siempre me dice mami te amo”, recuerda con lágrimas en los ojos Alis Flores.

Confía en la virgen de Guadalupe

Cada noche de estos tristes 12 días que ha vivido Alis Flores sin saber nada de su hijo, antes de acostarse ella reza y le pide a Dios por Carlos Alfredo.

Se lo confía a la virgen de Guadalupe, de quien Carlos Ramírez es devoto. “Yo le pido que lo cuide y lo proteja, que lo cubra con su manto, lo aleje del mal, del peligro, porque sabemos a lo que esta expuesto en una cárcel y más sin saber donde y con quien está Carlos”, dijo.

La preocupación y el miedo por lo que le pueda suceder a su hijo invaden a Alis Flores a quien le sorprende el hermetismo con el cual el Gobierno ha manejado su detención, “tengo miedo de lo que ellos (el Gobierno) le puedan hacer”, manifestó.

Su novia sabe que “esto valdrá la pena”

Carlos Ramírez ha protagonizado dos huelgas de hambre durante su vida estudiantil.

La primera de ellas la realizó en Caracas y la segunda la hizo en Mérida, en el rectorado de la ULA, denominada “La vida por la Educación”, la cual le exigía al gobierno atención y recursos para la universidad.Carlos Ramírez Pancho preso de Merida 3 novia

Las protestas no sólo le sirvieron para presionar al Gobierno a cumplir con su responsabilidad como Estado, sino también para conocer el amor, ya que es en el año 2013 cuando aparece en su vida Adelmina D` Ambrosio, estudiante de la carrera de Medicina, quien hoy es su novia.

Mina, como la llaman sus familiares y amigos, viene de la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira y comenzó a estudiar Enfermería mientras lograba cambiar a la carrera de Medicina, de la cual hoy cursa el segundo año.

Recuerda que conoció a “Pancho” en la huelga de hambre del 2013, cuando fue al edificio rectorado de la ULA a visitar y solidarizarse con un compañero estudiante de Enfermería que participaba en la protesta.

“Allí conocí al estudiante que inició esa huelga de hambre que era Pancho”, recuerda su novia quien destacó que posterior a la protesta “nos hicimos grandes amigos, llegamos a ser los mejores amigos y tiempo después nos hicimos novios”, dijo.

Mina no estaba en Mérida el día que detuvieron a Carlos Ramírez, apenas supo de lo ocurrido llegó a la ciudad estudiantil para activarse en pro de la libertad de su novio.

Dice con orgullo que Pancho le ha enseñado a ser una persona fuerte, “así como es él, es una persona con una convicción grandísima, con un espíritu grandísimo, eso nos unió muchísimo y ahora yo creo en él, en su fortaleza, en su libertad”.

Aunque no lo ha visto y no sabe dónde se encuentra, Mina manifiesta saber que “Pancho”, espiritualmente está bien “porque no dio un paso en vano, el cambio que está logrando el país ha valido la pena, esto valdrá la pena”.

Su novia lucha ahora por su libertad, por saber dónde está, por tener una fe de vida, “eso es lo que me levanta todos los días”, comenta mientras relata que en conversaciones con Carlos Ramírez tocaban el tema de una detención o un asesinato, “porque estamos en dictadura”.

Sin embargo, “él siempre me encargó que no temiera, porque Dios siempre está con los buenos y la justicia siempre llega”.

Mina describe a Carlos Ramírez como un hombre libre y sin miedo. Admira su libertad y capacidad para enfrentar todas las situaciones en las que resalta que “siempre salió a las calles sin capucha, siempre dio la cara”.

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba