Entretenimiento

María Cristina Solaeche: Poecrítica de la creación literaria venezolana

A comienzos de este año 2011 la admirada, tal vez sería más justo decir la venerada escritora marabina entregó a los lectores de Venezuela e Hispanoamérica un extraño libro titulado: Poesía venezolana dispersa y permanente. Ediciones Astro Data, SA. Maracaibo, Venezuela, 2011. 162 páginas.

El libro en sí mismo, representa una pequeña reliquia literaria que viene a enriquecer con creces el menguado panorama literario venezolano del último quinquenio.  Como si se tratara de un perfecto decálogo crítico el libro reúne a diez escritores venezolanos de disímiles y heterogéneas procedencias o estirpes culturales pero todos ellos pertenecientes a un linaje emparentado a una única raíz filial: “El coro de las voces solitarias” como reza el título de un enjundioso estudio del también poeta y crítico Rafael Arráiz Lucca.

Desde Emiliano Hernández hasta el egregio poeta Carlos Rodríguez Ferrara, pasando por un espléndido y maravilloso arco cuya constelación tensa los magnánimos nombres de Ismael Urdaneta, la excelsa poeta bariniteña Enriqueta Arvelo Larriva, el insigne poeta de Manicuare Cruz Salmerón Acosta, la eterna poeta Luisa del Valle Silva, el brillante ícono de la alteridad poética Luis Enrique Mármol, la solitaria Ada Pérez Guevara, la exponente de la poesía compromisaria Lyda Franco Farías, la inmensa e inmarcesible Hanni Ossott y nuestro devoto contemporáneo Carlos Rodríguez Ferrara.

La urdimbre de información que poquísima gente conoce sobre la vida y obra de los escritores antes mencionados coloca a María Cristina Solaeche en lugar privilegiado del estudio e investigación de un vasto segmento poético de nuestra creación literaria venezolana personificado por singulares exponentes de nuestra lírica que vivieron en el paréntesis que va desde 1882 aproximadamente hasta la primera década del siglo XXI.

Mucha acuciosidad, una férrea voluntad investigativa y un método pulcro y disciplinado se infiere de la lectura de este pequeño pero a la vez gran compendio de escritores antologados por Solaeche.

Leyendo atentamente, -no puede leerse de otro modo- este singular ejemplar bibliográfico que pone la autora en manos de los lectores de poesía venezolana del siglo XIX y XX se corrobora plenamente la insaciable sed de sabiduría que signa la extraordinaria sensibilidad estético-literaria de nuestra estudiosa e investigadora de la literatura venezolana. La portentosa e irreductible curiosidad de la autora la lleva hurgar en ámbitos insospechadamente discretos de la dimensión biográfico-intelectual de los escritores objeto de sus exhaustivos análisis de interpretación crítica.

La gratificante lectura de este libro me devuelve mi antigua y casi apagada pasión por la lectura de libros de “crítica literaria” que no hacen concesiones en lo atinente a esos lastres de los cuales adolecen nuestros “críticos” venezolanos del presente; a saber, la adulancia excesivamente apologética y ditirámbica para congraciarse con el autor objeto de crítica.

Como siempre suele suceder con un nuevo libro de esta autora: termino de leer la última página de su libro poseído de una embriaguez rayana en el delirio estético. Todo el libro me subyuga y hechiza por su rigurosidad expositiva, por su comedido lenguaje a la hora de emplear los adjetivos que pudieran definir la personalidad del escritor estudiado. Forma y fondo son difíciles de distinguir en la sintaxis crítica y eso se agradece hasta las lágrimas en estos tiempos de tanta exaltación de nulidades engreídas y reputaciones consagradas en este remedo de país literario en que se ido convirtiendo Venezuela en esta última década.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba