Entretenimiento

Mentes Brillantes

(%=Image(8923719,»R»)%) Primero los hechos: Fue galardonado con el premio Nobel de Economía en 1994 por sus trabajos sobre teoría de números, teoría de juegos y mecánica quántica mientras realizaba estudios de post-grado en la universidad de Princeton en los años 40-50. John Forbes Nash, Jr. Se casó con Alicia Larde, una estudiante de M.I.T con la que tuvo un hijo, John, y anteriormente tuvo otro con Eleanor Stiers a quien dejó en el abandono. Nash, trabajó un tiempo en la Corporación RAND del Ministerio de la Defensa y fue dado de baja por haber sido arrestado solicitando favores sexuales a un hombre. Nash sufría desde joven de paranoia y ezquizofrenia y su esposa, al comprobar el estado de su delirio se divorció de él rejuntándose en el año 2000.

Al traspasar los hechos a la pantalla, el director Ron Howard en “Mentes Brillantes” omite gran parte de su vida. ¿Cómo confrontar entonces al film? Bajo una óptica ético-intelectual, el crítico de cine debería soslayar ciertas disquisiones que alteran la realidad biográfica. En literatura, el escritor puede asumir concesiones para confrontar los hechos en una novela histórica y alterarla. En el cine el ejemplo se ajusta igualmente pero en el caso de “Mentes brillantes”, para ensalzar la figura de un genio y dulcificarlo en el sentimentalismo romántico evitando mostrar el lado oscuro del corazón-razón, no se justifica moralmente. (Además el espectador común, que no conoce del trasfondo de la historia se atiene a lo que se muestra en la pantalla solamente).

Pero afinquémonos en el film en sí. Por las colas que vi formándose a la salida deduzco que se corrió la bola que es un film que debe de verse. Sí, y que cada quién extraiga su opinión. “Mentes brillantes” comienza con la llegada de Nash a Princeton. Ansioso por presentar un proyecto de tesis original, cavila sin resultado alguno. Es ofensivo con sus colegas y con alguna mujer con quien pretende acostarse. Pero sus demonios internos -con los que peleará por el resto de su vida- se anidan en su mente. Encuentra solaz con Alicia (Jennifer Connelly) pero debe de internarse en un nosocomio cuando su enfermedad galopa a todo vapor. La fotografía capta la época -que abarca medio siglo- con justeza y precisión (vestuario, ambientación). Escenas poéticas como aquellas donde su esposa le pide que dibuje animales en la Vía Láctea poseen un halo de sensibilidad elegante, como otras escenas, aquellas donde el producto de su alucinación obligan a Nash a sentirse paranoico (carros que lo persiguen en la noche ominosa) están dirigidos con convicción.

La actuaciones son convincentes y aunque todos ponderan a Russell Crowe – un gran actor – por las nubes, encuentro que su actuación está plagada de manierismos y tics ex profesos. El agradecimiento de Nash a su esposa durante el Nobel me pareció pletórico de condescendencia, otorgando al amor, la fuente de su razón e inspiración de su lógica y en este caso la panacea del film. Pero al espectador le encanta llorar- incluyendóme también- en los films.

(%=Link(«http://www.abeautifulmind.com»,»Mentes Brillantes»)%)EEUU/2001. Director: Ron Howard.

Guión: Akiva Goldman basado en el libro de Sylvia Nasar.

Fotografía: Roy Deakins.

Música: James Horner.

Intérpretes: Russell Crowe, Ed Harris, Jennifer Connelly, Judd Hirsh, ChristopherPlummer, Joshua Lucas, Paul Bettany.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba