Entretenimiento

Mi amiga Antonieta Sosa

Se presenta con su ¿Y por qué no? rompiendo vidrios y más vidrios (quebrando tazas, vasos, floreros de Muráno, ceniceros y perritos de porcelana Lladro), uniendo la danza al sonido gutural y a la escultura viviente, es una composición musical, un trabajo de catarsis y la creación de una instalación sonora… es una “situación” creada por Antonieta Sosa con vidrios y mas vidrios… Este Performance-Instalación fue presentado en la Gobernación del Dto. Federal, y se tituló, ¿Y por qué no?, una «situación» en la que Antonieta Sosa realizaba actos de equilibrismo con objetos de vidrio mientras sonaba una música tocada por Ricardo Teruel con instrumentos de cristal. Dice Antonieta: “¿Y porque no? Es mi primera composición musical, la primera imagen que me acercó a este trabajo fue imaginarme una copa parada sobre mi frente, después vino el trabajo de romper los vidrios y deje caer sin ninguna causa, sin excusa ni motivo, una taza que tenía en la mano, la cual se quebró al llegar al suelo… Luego ya en plena acción, empezamos a quebrar todo, porque al final la idea estaba en que camináramos entre los fragmentos de vidrio por un camino que nos conduciría hasta la salida, mientras escuchábamos una grabación que nos devolvía al inicio de la acción, mi participación corporal consistía en un juego de equilibrio y desequilibrio de objetos de vidrio sobre distintas partes de mi cuerpo. Se lanzaron los objetos de vidrio que habían sido previamente recolectados. Se puso mucho énfasis en filmar los objetos de vidrio, los gestos corporales de los participantes, el estallido del objeto contra el piso, los fragmentos, las expresiones de los rostros antes y después de lanzar los objetos ”.

En 1969 comienza sus acciones de calle como parte del Taller Experimental, el día de la clausura de la exposición en el Ateneo de Caracas, Antonieta, quema públicamente una de sus obras. La Performance se transforma rápidamente en una acción colectiva al sumársele los otros participantes, artistas y transeúntes, con una manifiesta protesta contra la participación oficial de Venezuela en la Bienal de Sao Paulo. “¿Sabe usted lo que es un Happening? Yo tampoco pero lo presiento”.

También Antonieta Sosa se presenta con “Conversación Con Baño de Agua Tibia”, un Performance en el que envolvía su cuerpo con papel higiénico y espuma de afeitar por Helena Villalobos, luego todo este material iba siendo retirado con agua tibia, mientras podía oírse una conversación previamente grabada entre el artista Héctor Fuenmayor y el compositor Alfredo del Mónaco sobre la obra de arte como una forma discursiva o una manera de pensar.
Dice Antonieta: Mi aprendizaje de las técnicas de Grotowsky sobre los resonadores de voz me permitió llevar estas técnicas a mi expresión personal. Ese sonido no es necesariamente un grito, es mucho más sutil que eso: pueden venir teñidos de ternura, de rabia, o sonidos de pájaros o insectos u otros animales. No es algo que yo controlo con la mente. Es algo que una vez que logro conectarme, sucede.
Hace luego un rancho de ladrillos rojos y lo instala dentro del museo de Bellas Artes en Caracas, después lanza por una de sus ventanas, más de veinte copas que se quiebran al chocar contra el piso. A la querida Antonieta recientemente la hemos visto, tejiendo y destejiendo a dos agujas, una larguísima bufanda con los colores de la bandera nacional, con el amarillo, el azul y el rojo… ¿tejiendo y destejiendo al país Antonieta? Dice: “A veces me siento a tejer la banda con los colores de la bandera, cuando siento que el lugar es propicio. Total, es un tejido al infinito”.

Antonieta Sosa relata cómo fue hecha una acción intima, cuando estudiaba Arte en California, ella me dice:
Cuando estaba en California, me puso un profesor a pintar sobre un lienzo blanco, así que me puse a mezclar el óleo con una espátula para comenzar a pintar, en verdad lo que estaba disfrutando era mezclando la pintura al óleo con una espátula en un gran platón de peltre, en vez de hacerlo sobre una paleta de madera como lo hacen los pintores tradicionalmente, mezclaba y mezclaba y luego con la misma paleta ponía ese color terciario sobre el lienzo tensado, esparcía con la espátula la mezcla sobre la tela tal cual como lo hacen los albañiles con su cuchara para alisar el cemento, yo no pintaba en el sentido tradicional, frisaba un muro, alisaba el piso con cemento tal cual como lo hacía un albañil, eso sentía, eso era lo que tenía en mi mente al pasar la espátula… Un tiempo después leí que Joseph Albers decía, que para él, el acto de pintar sus homenajes al cuadrado, eran como ponerle mantequilla al pan… y así mismo me sentía yo, poniéndole cemento fresco al piso… perdón… al lienzo

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba