Entretenimiento

Murales contra la trata de personas, con publicidad del enemigo

EFE.-Juan Pablo Chaves y Rubén Sánchez, residentes en la capital argentina, son los autores del proyecto independiente «Un problema real», en el que usan los anuncios de prostitución para hacer visible lo que no se ve detrás de muchos de ellos, el lucrativo negocio de la trata de personas.

«Nos llamó la atención la cantidad de papeles de oferta sexual y, cuando investigamos lo que pasaba detrás de esos volantes, nos encontramos con la problemática de la trata de personas y de la prostitución infantil. Muchos locales eran investigados por eso», explicó a Efe Sánchez.

«Es una problemática que está a los ojos de todos, pero los anuncios se volvieron algo cotidiano. La gente pasa sin detenerse y no saben lo que ocurre ahí», agregó Sánchez, quien conoció a Chaves cuando ambos estudiaban dirección de arte  en la capital argentina.

Para el primer mural, salieron a recolectar volantes, los clasificaron y empezaron a armar el rostro de Sofía Herrera, desaparecida desde 2008, cuando tenía tres años.

La elección no fue casual: las principales víctimas de la trata son mujeres y niños, y tres de cada diez personas explotadas sexualmente en Argentina son menores de edad.

«Armarlo nos llevó mucho tiempo, era artesanal, volante por volante. Después, pasamos a digitalizar los volantes y ahora recreamos los rostros digitalmente, porque es la forma de poder hacer muchos murales», detalló.

Con ese método, «Un problema real» se ha extendido a gran parte de los barrios de Buenos Aires y también a otras ciudades argentinas, como Tucumán, Río Gallegos y Catamarca, gracias al apoyo recibido por la Fundación María de los Ángeles Verón y su fundadora, Susana Trimarco.

Trimarco, quien busca incansablemente desde hace once años a su hija, «Marita» Verón, les invitó a participar en dos recitales organizados por esta fundación, que ofrece asistencia a víctimas de trata y hasta la fecha ha contribuido a liberar a más de 600 mujeres de la explotación sexual.

Chaves y Sánchez saben que los carteles que enganchan son efímeros, pero consideran que la calle «es el nuevo lienzo para decir las cosas» y además el lugar «donde también se encuentran los volantes y desde donde se puede llamar la atención sobre ese objeto».

«Por el tamaño -dos metros- es complicado que nuestros trabajos pasen desapercibidos. Los pegamos en lugares muy transitados, por los que pasa la gente cada día para ir al trabajo por ejemplo, y muchos se sorprenden y se detienen a mirar. Es un llamado a los indiferentes», indicó.

Su intervención más efímera -el mural permaneció en su lugar menos de dos horas- fue en el barrio porteño de Recoleta, uno de los más ricos de la capital argentina, pero, a la vez, de los que tienen más investigaciones abiertas sobre prostíbulos, aseguró Sánchez.

Desde que comenzaron con «Un problema real», hace más de un año, numerosas personas han contactado con ellos para ofrecerse a participar, para descargar sus «gigantografías» y engancharlas en barrios y ciudades aún no intervenidas.

Aunque tienen en mente nuevos proyectos, todos con un enfoque social, por ahora estudian la posibilidad de que «Un problema real» cruce las fronteras argentinas y desembarque en su país de origen, Colombia, donde ha regresado temporalmente Chaves.

Sánchez afirma que en Colombia la trata «es una problemática que pasa aún más desapercibida», pero ya sea aquí o allí, su objetivo es dar a conocerla e instar a «una acción colectiva».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba