Entretenimiento

Música y compromiso: Tomado de Agora Vox

El 12 de marzo pasado, Silvio Berlusconi debió enfrentarse a la realidad. Italia festejaba el 150 aniversario de su creación y en esa ocasión se ofreció, en la Ópera de Roma, una representación de la ópera más simbólica de esa uni¬ón: Nabucco de Giuseppe Verdi, dirigida por Riccardo Muti.

Nabbucco de Verdi es una obra tan musical como política: ella evoca el episodio de la esclavitud de los judíos en Babilonia, y el famoso canto «Va Pensiero» es el coro de los esclavos oprimidos. En Italia, ese canto es el símbolo de la conquista de la libertad del pueblo, que durante los años 1840 -época en que la ópera fue escrita- estaba oprimido por el imperio de Habsbourg, y luchó hasta la creación de la Italia unificada.

Antes de la representación, Gianni Alemanno, el alcalde de Roma, pronunció un discurso denunciando los recortes gubernamentales al presupuesto de la cultura. Y eso, a pesar de que Alemanno es miembro del partido del gobierno y un antiguo ministro de Berlusconi. Esta intervención política, en un momento cultural de los más simbólicos para Italia, produjo un efecto inesperado, mucho más cuando Sylvio Berlusconi en persona asistió a la representación…

Entrevistado por el Times, el director de orquesta Riccardo Muti contó que fue una verdadera tarde de revolución: «desde el ¬comienzo, hubo una gran ovación. Después se dio comienzo a la ópera. Se desarrolló muy bien, pero en lo que llegamos al famoso canto Va Pensiero, inmediatamente sentí que la atmósfera se volvía tensa en el público. Hay cosas que no se pueden describir pero que se sienten.

Antes, reinaba el silencio. Pero en el momento en que la gente se percató de que vendría el Va Pensiero el silencio fue reemplazado por un verdadero fervor. Se sentir la reacción visceral del público al lamento de los esclavos que cantan: «Oh mi patria, tan bella y perdida!»

Cuando el coro llegaba a su fin, algunos ya gritaban «¡Bis!». El público comenzó a gritar «¡Viva Italia!» y «¡Viva Verdi!». La gente de la galería (ubicada en la parte más alta de la ópera) comenzó a ti¬rar papeles con mensajes patrióticos- al¬gunos pidiendo «Muti, senador vitalicio».

Aunque lo había hecho una vez en la Scala de Milán en 1986, Muti duda en otorgar el «bis» para el Va Pensiero. Para él una ópera debe ir desde el comienzo al fin. «Yo no quería simplemente tocar un bis. Hacía falta una intención particu¬lar», dijo.

Pero el público ya había despertado su sentimiento patriótico. En un gesto teatral, el director de orquesta se volteó sobre su podio, dando el frente a la vez al público y a M Berlusconi y después que los gritos por un «bis» de Va Pensiero se callaron y se escuchó en el público  : «Larga vida a Italia».

Ricardo Muti dijo: Sí, yo estoy de acuerdo. «Larga vida a Italia» seguido de una ovación.

Dice Muti: «No tengo 30 años y he vivido mi vida; como italiano que ha recorrido el mundo, tengo vergüenza de lo que pasa en mi país. Entonces acepté el pedido de «bis» para el Va Pensiero. No solamente por la alegría patriótica, sino porque esta tarde cuando yo dirigía el Coro que cantaba: Oh, mi país, bello y perdido» pensé que si continuamos así, mataremos la cultura sobre la que Italia está levantada. En ese caso, nosotros, nuestra patria, estará verdaderamente «bella y perdida».

(Ovación incluyendo los artistas en escena).

Desde que reina aquí un «clima italiano», yo, Muti, me he callado por muchos años. Yo quisiera ahora que le demos un sentido a ese canto; como estamos en nuestra casa, el Teatro de la capital, con un Coro que ha cantado magníficamente y que ha estado acompañado magníficamente, les propongo que se nos unan para cantar todos juntos.

Fue cuando invitó al público a cantar con el Coro de los esclavos. «Yo vi grupos de personas levantarse. Toda la ópera de Roma se levantó. Y el Coro se levantó también. Fue un momento mágico en la opera».

Esa noche no fue solo una representación de Nabuco, sino también una declaración del teatro de la capital que debe ser atendido por los políticos.

TalCual 28-29/5/11, pág 22

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba