Música

Escuchando la obra del último romántico, Sergei Rachmaninov

Debo confesar que mi entusiasmo por Rachmaninov fue algo tardío, tal vez influenciado por algunos amigos «puristas» que decían que era un compositor romanticón y anticuado.

Resulta que a medida que fui escuchando su obra, más allá de los archiconocidos conciertos para piano, descubrí un mundo de sonidos que se han convertido en parte de la música que más me gusta.

No pretendo ser ni un crítico musical ni un exégeta, claro está, soy solo una persona común que considera que la música tiene un enorme valor espiritual y nos ayuda a atravesar, con gratos momentos de placer, esta difícil travesía que es nuestra existencia en este mundo.

Rachmaninov bien puede ser definido como el último de los románticos. Él no sólo fue un excelente compositor sino también un extraordinario pianista, hecho ese que se refleja en las dificultades técnicas que imprime en algunas de sus partituras.

En este post voy a presentar algunas de sus obras más importantes, entre las cuales destacaré sus conciertos para piano y orquesta, sus preludios y estudios para piano, sus sinfonías, la rapsodia sobre un tema de Paganini y el poema sinfónico La isla de los muertos.

Sergei Rachmaninov compuso tres conciertos para piano que forman parte del repertorio, casi obligado, de todos los pianistas. A continuación, trataré de seleccionar las mejores versiones de cada uno de ellos. Para el primero, el menos conocido de los tres, escogí el del joven pianista norteamericano de origen iraní, Soheil Nasseri, con la Filarmónica de San Petersburgo, dirigida por Alexander Dimitriev.

Del segundo voy a incluir dos versiones, la de Yuja Wang y otra contemporánea con Helene Grimaud junto con la orquesta del Festival de Lucerna, dirigida por Claudio Abbado. Dejé de lado varias versiones excelentes como la de Kissin, Rubinstein, Lugansky y Richter.

Del tercero escogí el de Martha Argerich por razones estrictamente de gusto personal, aunque hay versiones fantásticas como la del propio Rachmaninov, Weissemberg y la extraordinaria versión de Bronfman con Gergiev, que agrego junto a la de Grimaud.

CONCIERTOS PARA PIANO

Piano concerto No 1

Piano Concerto No 2: Yuja Wang

Piano concerto No 3: Marta Argerich

Piano concerto No 3: Yefim Bronfman

Entre otras obras quiero incluir una que a mi me gusta mucho, que es la rapsodia sobre un tema de Paganini, aquí incluyo la que hizo Arthur Rubinstein cuando tenía 60 años.

OTRAS PIEZAS PARA PIANO

Otra obra importante de Rachmaninov son sus preludios y estudios para piano. Aquí incluyo la versión de Sviatoslav Richter.

Tal vez lo menos conocido de él son sus tres sinfonías y el poema sinfónico, La isla de los muertos. Para la primera sinfonía seleccioné la del Concertgebouw de Amsterdam, dirigida por Vladimir Ashkenaze. La segunda dirigida por Mariss Janson con la orquesta del Concertgebouw y la tercera dirigida por Neeme Järvi, con la orquesta académica de San Petersburgo.

Para el poema La isla de los muertos, me pareció muy interesante la vieja versión de Fritz Reiner dirigiendo la Sinfónica de Chicago

SINFONÍAS Y POEMA SINFÓNICO

Sinfonía No 1: Kurt Sanderling

Sinfonía No 2: Vladimir Ashenazy

Sínfonia No 3: Neemo Jarvi

Poema sinfónico la isla de los muertos: Fritz Reiner

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba