Música

La música es el arte más solitario y evanescente

La música es de las artes la más solitaria y evanescente. A diferencia de las artes plásticas en las que uno se puede detener por largo rato a observar todos los detalles de una obra acabada, sea esta una pintura o una escultura, con la música pasa algo diferente son impresiones fugaces que quedan en la memoria y que constituyen un todo que solo es aprehensible conceptualmente porque,  al igual que un río fluye,  y no podemos tener una percepción del mismo que después de haber terminado la navegación y recordar las distintas etapas de la travesía. Claro está, estas consideraciones van referidas solamente al oyente, ya que los músicos al leer la partitura pueden tener una visión global de la obra. Recuerdo que hace algunos años tuve que asistir, muy a pesar mío, a unas sesiones de psicoterapia de grupo en las que el analista, un neurocirujano muy famoso en Caracas, sostenía que la música era basura emocional y por lo tanto debíamos suprimirla para sanar. Nunca le hice caso ya que la vida sin música sería, por lo menos, no solo triste sino muy aburrida.

Basta recorrer algunas piezas que conservamos en la memoria, por haberlas escuchado de niños, para darnos cuenta que lo que nos queda de ellas son fragmentos, por eso voy a tratar de recorrer mis experiencias musicales, a través del tiempo, y presentarles, en su integralidad esas memorias musicales que conservo en mi vida. Empezaré con la famosa sonata de Beethoven, mal llamada claro de luna, y me parece interesante presentarles lo que explica al respecto ese gran pianista húngaro Andras Schiff que cambió totalmente mis recuerdos de como sonaba.

A medida que dejo correr mi fantasía unida a los vagos recuerdos musicales me viene a la mente Petrushka de Stravinsky

Aunque tenga poco que ver con la música académica, para mi, no puedo borrar la impresión que me causó la interpretación de My funny Valentine por Chet Baker

Entre los muchos recuerdos que tengo de mi padre es cuando  el interpretaba los valses de Chopin y muchas veces he querido encontrar una sonoridad parecida entre las muchas versiones que hay de esas maravillosas creaciones y siempre me he debatido en decidir si me gusta mas la  version de Dinu Lipatti o la de Arthur Rubinstein, y siempre termino seleccionando la del gran rumano.

Otra obra que mi padre siempre interpretaba era la Suite Iberia de Albeniz, y con relación a esta hay dos versiones que me agradan mucho, la del canadiense Hamelin y la de Alicia de Larocha y decididamente me quedo con la española

Para ser sincero en estas rememoraciones debo incluir piezas que ya no escucho hoy como los comediantes de Kabalevsky y la obertura 1812 de Tchaikovsky

Siguiendo el camino, sin obstáculos, que se me presenta a la mente,  viene inevitablemente la 5 sinfonía de Beethoven, de la cual fui casi un adorador de la versión de Furtwangler pero hoy prefiero la de Carlos Kleiber, aunque más recientemente le he tomado gusto a la versión de Gardiner

Otra evocación importante son los preludios de Debussy y para ni están estrechamente asociados a la interpretación de Walter Gieseking

Puede resultar curioso, pero en la medida en que avanzo en esta recolección, una voz interior me dice, como vas a obviar My fair Lady, en su versión original con Rex Harrison y Julie Andrews

El valse, Natalia,  de Antonio Lauro siempre me acompañará y nunca podré olvidar las clases de música que, en el colegio Santiago de Leon de Caracas, impartía ese gran compositor a un montón de niños, básicamente sordos.

Entre las maravillosas sinfonías de Beethoven para mi resulta inolvidable la octava dirigida por Herman Scherchen

Otra de las composiciones que nunca olvido es la sonata para piano y violin de Cesar Franck, y esta version, de Oistrakh y Richter, dificilmente podrá ser superada

Del mundo del jazz, del que soy gran aficionado para mi A kind of blues, de Miles Davies es algo que nunca me canso de escuchar.

Me vienen de pronto a la cabeza algunas arias de ópera, empiezo con una voce poco fa del Barbero de Sevilla, interpretada por la gran Cecilia Bartoli

La Habanera, de la Carmen de Bizet, interpretada por Maria Callas

E lucevan le stelle, de Tosca., por Luciano Pavarotti

O mio babbino caro, de Puccini por Montserrat Caballé

De Wagner, del que confieso no ser una fanático,  me gusta mucho el preludio y el liebestod del Tristan e Isolda y aquí incluyo la excelente version de Jessie Norman

Otro compositor que tengo siempre en mis recuerdos es Manuel de Falla y entre tantas de sus obras que me gustan viene hoy a mi mente Noche en los jardines de España

Otra obra que es parte esencial de mis recuerdos es el concierto para violín y orquesta de Mendelssohn

Una de las composiciones favoritas de mi padre era la cuarta sinfonía de Brahms

A mi me gusta mucho de Brahms  el Intermezzo Op.117, No. 2 en la versión de Rubinstein

Otra obra que siempre vuelvo a escuchar es la Suite Pulcinella de Stravinsky sobre un tema de Pergolesi, y la versión que escogí fue la de Ernest Ansermet

En el campo de la música sacra hay tres piezas que siempre me han conmovido el Requiem de Mozart, la Missa solemnis de Beethoven y el Requiem de Verdi

Antes de concluir este recorrido no estaría siendo fiel con mi memoria si no incluyese algunas de mis obras preferidas de Juan Sebastian Bach

Dinu Lipatti – Bach Keyboard Partita #1 In B Flat, Bwv 825

Glenn Gould plays Bach – The Goldberg Variations, BMV 998

Michelangeli plays Bach-Busoni Chaconne in d-moll BWV 1004 1/2

Jesu, Joy Of Man’s Desiring by Bach/Stokovsky

De los conciertos para piano son varios los que llenan de música mi memoria y voy a incluir a continuación, algunos de Tchaikovsky, Beethoven, Brahms , Prokofiev, Chopin, Schumann  y Ravel y con estos termino mi ejercicio nemotécnico.

Tchaikovsky Piano Concerto No 1: Argerich/Dutoit

Beethoven piano Concerto No 4: Mitsuko Ushida/ Maris Janson

Prokofiev piano concerto No 3; Yuja Wang/Claudio Abbado

Rubinstein-Chopin-Piano Concerto No.2

Schumann piano concerto op 54; Argerich/Chailly

David Fray: Maurice Ravel – Concerto in G major

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Es una selección variada de las mejores obras de gran música. Es difícil abarcarlas todas en un tiempo corto pero debemos hacer el esfuerzo por ir escuchando todas las piezas presentadas.
    La música se lleva en el alma cuando se ha escuchado con atención. Nos deja por siempre la memoria de los detalles y se incentiva la capacidad de comprensión de la realidad. Es una elevación que nos acompaña toda la vida.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar