Entretenimiento

Nachy Acevedo: visión a través de la música

(%=Image(n,»LRCN»)%)Desde pequeña se aferró a la música para dejar hablar a su alma y así transmitir lo aprendido en sus vivencias, con el ánimo de trascender a través de otros. Enfocada en alcanzar sus metas desarrolló ese paso firme hacia los sueños que diferencia del común, a las personas exitosas, sin que su limitada visión fuera un obstáculo.

Su padre, Dagoberto Acevedo, cantante de la orquesta de Desi Arnaz, esposo de la famosa Lucy Ball, conocía su talento y la estimuló a cultivarlo, tanto, que llegó a grabar 15 discos, a conducir un programa de televisión, más otros difundidos a través de la radio durante 14 años, con los que forjó méritos para ganar diferentes reconocimientos.

También dedica su vida a la enseñanza del canto para pulir cuanto diamante en bruto o pupilo se consigue a su paso; y ahora, tras 36 años de carrera artística, vuelve para mostrarle con su buen hacer en la música a los jóvenes intérpretes, que es el momento de prepararse profesionalmente para aprovechar el espaldarazo que las emisoras de radio le dan a la música nacional, a propósito de la entrada en vigencia de la Ley Resorte.

Se trata de Nachy Acevedo, intérprete y compositora de canciones propias y ajenas. Alegre -y con una paz interior que se descubre en su hablar- cuenta que está a punto de graduar a la primera promoción de cantantes, después de adiestrarlos durante un año en el quehacer de la interpretación musical de diferentes géneros, en un taller que dicta los sábados en la urbanización las Mercedes y los martes en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg, gracias a una iniciativa que recibió de la periodista Andreina Toro.

El Taller, dividido en 4 niveles de 3 meses de duración cada uno, incluye la enseñanza de técnicas de respiración y emisión de voz, dicción, manejo correcto de la escena y el micrófono, así como prácticas de canto y grabaciones profesionales. Pero más allá de la formación académica, Nachy comparte con los participantes esa intuición y sabiduría que ha ganado en su tránsito por los escenarios, sin dejar de lado la rigurosa exigencia, que más tarde agradecerán los futuros intérpretes.

De lo lírico a lo popular

Nacida en la esquina El Conde en Caracas, esta geminiana de 51 años se confiesa olvidadiza y voluble. Sus inicios artísticos se remontan al 8 de enero de 1962 cuando se presentó por primera vez en televisión en el programa El Universo de los niños, conducido por Eladio Larez que se transmitía a través del Canal 8.

Estudió en el Conservatorio Nacional de Música “Juan José Landaeta” durante 10 años, con Fedora Alemán, a quien le diría si le viera, que es la persona que más admira en su vida. Se tituló en canto lírico y se dedicó a realizar recitales y conciertos en diferentes teatros del país.

También recibió clases de guitarra con Antonio Lauro y de piano con Alba Rosa Valera, pero la música popular cautivó su atención, razón por la que se inscribió en la Academia de Eduardo Lanz donde conoció a Renny Ottolina. Mas tarde se convertiría en la figura estelar del programa Renny Ottolina Presenta.

Pasados los años, se dedicó a componer e interpretar sus propias canciones populares. La primera canción que pegó fue No me quiero enamorar, de su autoría, grabada con Top Hit; luego alcanzó el éxito con Buscando Alegría y más tarde con Quiero ser, también de su inspiración, tema con el que musicalizó su programa del canal 5, Al estilo de Nachy, durante 14 años interrumpidos (1978-92).

Capaz de hacer todo lo que se propone

Con cuatro matrimonios en su haber y dos hijos de su primer matrimonio con el periodista Domingo García, recuerda que a lo largo de su vida se ha dedicado a descubrir nuevos talentos y formarlos. Con el programa Al estilo de Nachy tenía la oportunidad de darlos a conocer y promocionarlos, hasta que un día un directivo del canal 5 se empeño en que una persona con problemas visuales no podía tener un programa de televisión. Paralelamente, Nachy conducía un espacio en la emisora Radio Uno, que duró también 14 años al aire.

Nachy afirma, que por el contrario a lo que pensaban en el canal 5, ella era capaz de hacer lo que se propusiera, aunque no pudiera ver. Montaba bicicleta, caballos, patinaba y es toda una gourmet en comida italiana, como buena hija de Vivina Pasquarelli.

Tras la salida del aire de sus programas, llegó el divorcio de Domingo García y comenzaría a inventar una nueva forma de vivir. “Sin esposo, ni representante, ni trabajo y con 2 niños de brazo” comenta.

Sus dos hijos, Domingo Miguel -de 25 años- y Manuel Enrique -de 23- son sus dos grandes amores. A ellos les atribuye la recuperación del 20% de la vista, como resultado de su esfuerzo por cuidarlos y alimentarlos ella misma cada día.

La docencia: Su segunda pasión

No fue fácil comenzar de nuevo, pero pudo conseguir el sustento de su familia dedicada a la enseñanza del canto, otra de sus pasiones. Primero en una tienda de música ubicada en La Bandera y luego desde su casa, para poder atender a sus hijos.

Después conoció a Said Sleiman, quien tenía un estudio de grabación y le propuso que realizara doblajes para Radio Rochela. “Podía imitar a cualquier artista” evoca sonriente, desde Lila Morillo, Miriam Hernández, hasta Nancy Ramos. También se destacó como caracterizadora de voces en jingles publicitarios, por su habilidad en el manejo de la voz.

No obstante, para Nachy la felicidad comienza desde adentro y no a partir de los bienes materiales que se consigan, pero eso lo aprendió con los golpes de la vida. Se considera una persona madura que sabe lo que quiere, por tal razón cuando logra alguna de sus metas se siente plena.

Repertorio comercial

Al lado de Sixto Paz, su actual esposo, lleva adelante el proyecto de una fundación para los artistas. De Sixto la enamoró su voz. Una noche en un edificio en la urbanización Santa Paula, él cantaba en una fiesta en casa de unos vecinos de Nachy y ella, embelesada, se sentó en las escaleras a escucharlo. Un año después contrajo nupcias con él.

Cuando la situación económica se puso difícil, con el aval de esa energía que la caracteriza, formó la organización musical Nachy Acevedo Banda Show, dirigida por ellos y dedicada a amenizar fiestas. El grupo está conformado por algunos de los alumnos que capacitó durante los 17 años que lleva enseñando. Orgullosa, relata que cantan en hebreo, portugués, italiano y en inglés en bodas, cumpleaños o reuniones. Asegura que interpretan, asimismo, la marcha nupcial, valses, pasando por el Ave María, hasta tambores, samba o merengue.

Recientemente tuvo un programa de radio llamado también Al estilo de Nachy en Jazz 95.5, difundido los viernes de 10:00 pm a 12:00 pm pero salió del aire por razones ajenas a su voluntad. Le gustaría volver a tener un programa de televisión para darle cabida y proyectar al talento nacional, así como grabar su decimosexto disco exclusivamente de boleros “puñaleros”.

Adicionalmente, en nachyacevedo.com.ve, su portal en Internet, puede conocer más sobre está talentosa y admirable figura musical.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba