Entretenimiento

Niño Jesús de extrema urgencia

Permíteme pedir a tu Padre que te bendiga y te proteja, dadas las hondas, duras, perversas  circunstancias de estas nuestras tierras, pero donde  se te cantan los mejores villancicos del mundo, poemas- música, música- poemas. Son así. Pero  en especial daré un ejemplo único, un villancico que  es íntimamente tuyo, porque creo que  su hechura es de una mamá, como María, tu mama,  como Isabel, la mamá de tu primo, Juan, que de haberla conocido te la habrían cantado para que la vivieses en tu oído, como la mas alta bienvenida, mas bella, mas buena que la de los pastores que gritaron que había nacido el rey a quien adorarían.  Aquí no, aquí es mas bello, nos rendimos de amor y reclamos de ti el amor. Solo el poeta Pessoa pudo escribirte algo mas para tu condición de Niño de verdad,  al invitarte a jugar y, como en juego de  sublime pureza,   levantar la falda a las muchachas cuando ya lo ojos tuviesen un destino que mirar. Como diría el poeta León de Greiff, poner la flecha donde la clava el ojo.  Permíteme, a pesar de que en estos lares se cultiva el odio, como juego de monstruos, de víboras  como juego satánico, quiero recordarte el estribillo y una estrofa de esa maravilla de canto poema,  colmado de devoción, de amor, d ternura, de fe en ti, razón por la cual te escribo con más urgencia, pero con un introito que te haga distender:
Niño lindo, ante ti me rindo /Niño lindo, eres tú mi Dios/Niño lindo, ante ti me rindo,
niño lindo, eres tú mi Dios            Con tus ojos lindos /Jesús mírame/y sólo con eso/
y sólo con eso me consolaré…

    Apenas, pues, hace muy pocos días, Analítica me editó mi carta anual a ti, pero me he visto en la necesidad de responder a un grito de mi alma, que me recordó que en la anterior  fui desagradecido  contigo u omití detalles trascendentes  víctima del olvido o poseso del miedo que aterra la conciencia, pues el terror es la mas y  única y  eficaz inversión del régimen para su guerra a muerte contra lo bueno y bello; de ello hablaremos luego o quizá no necesario sea, si me honras  con releer  el anterior texto.  De ingratitud me acusa mi alma y mi razón me consuela explicando el olvido y  sus razones. Como sabes este año has sido generoso conmigo. Para cada hijo mes has dado luz si necesaria era, y transitar sin miedo  recorran los caminos y superen los fantasmas del terror que los acecha a cada esquina.   Fantasmas, Oh!, qué digo, son hechos, de allí que tu grandeza mayor sea, porque  hasta ti, a tu Padre y a tu Par el Espíritu Santo, han  de preocuparse por determinar que los espacios del bien se han reducido  Has dado a mis hijos la salud y la fortaleza para andar erguidos, inhiestos, libres del peso de la angustia y con capacidad de buscarte firme, rectos como la encina  con sus ojos abiertos, escudriñando el firmamento. Has dado el aire para  que el impulso arrulle las alas en el vuelo y las metas del hijo, de la hija, se vean mas cerca, a la altura prudente para mirar la grandeza del cielo sin dejar la tierra y pueden sin cansarse mantener el vuelo, orientarlo y subir o descender  si necesario fuera. Todavía te espera aún una tarea que de tu amor y bondad urgido espero, que a mis hijos que a diario el stress los condena,  habla con ellos, que si se van sepan lo que aquí dejan y si quedan sepan lo que aquí falta. A mis hijos, que por las complejas armonías y disonancias que la vida impone, han hecho del universo su nicho, su vital espacio, has dado el amor que permanece inmenso y unidos sin espacios ni tiempos, las almas juntas  nos decimos, feliz navidad, como el primer día de nuestro primer tiempo inagotable. Creo poder decirte gracias por ayudarme a amar y por saber quien soy, incluso qué no soy,  en ese juego que a Dios lo ha hecho eterno. Me has dado lo que nunca  bien tuve, la capacidad de reconocer al otro,  en mi empeño de acercarme hasta ti  y saber, además,  cuando soy tonto útil, bajo mi única búsqueda tratando de lograr conocerme a mí mismo, tal dijo un predecesor tuyo, pero que es viable tan solo si conozco al otro. No he sido solo, mi terapeuta se ha encargado de ayudarme en esto.   Y si algo puedo con dignidad decirte, heme aquí, con la belleza de este aguinaldo nuestro: La vida, bien mío/  y el alma te ofrezco/ gustoso te ofrezco/ rendido a tus pies.
    Pero, como si el mundo se hubiese detenido, llegas a estas tierras en su hora más aciaga. Monstruosa  fue  el infanticidio  que ordenó Herodes el Grande, pero su maldad tuvo límites,  aquí tenemos un Herodes Enano, engendro de   Tomás Funes y Boves, al revés y al derecho da lo mismo; el embustero mas grande del mundo, idólatra de si mismo y a tal punto que al verse en el espejo se besa y se dice, mas bello que Narciso  soy.  La penúltima vez que de él supe, fue en la teatralización de un pesebre vivo.  Carlos, apologista del modelo,  funge  de San José,  Iris, antípoda  de la diosa egipcia a quien conociste en tu viaje a Egipto, chiquitico, para huir de Herodes, suplantaba a María, y él, de Niño Jesús. La mula y el buey se habían ido aterrorizados, buscaban a Herodes para decirle donde estaban los suplantadores.  Y  esta vez, la última, se sintió la reencarnación en él  de  Dracon y Luis XIV.  Soy el estado yo,  yo soy el estado, lo presido, lo mando, lo dirijo, soy yo y las leyes son las que me garantizan ser yo. Así dice. Leyes adecuadas parra que nadie piense, más duras que el tratamiento a los herejes, con trinbunales más crueles y aberrantes que los de la Inquisición y jueces como los de Hitler, esclavos,  pero más ignorantes. Ley de la talanquera, ley del silencio o mordaza, ley para no pensar o ley de la educación universitaria… ley para  lo que me dé  la gana con la ley. Además para esta madrugada como parte de la ley esa, de hacer lo que le da la gana, se va a decretar presidente vitalicio y por si fuera poco, se declarará  inmortal.

    Esta vez, como nunca  urgido estoy de tu venida. Quiero tus travesuras y la velocidad con la cual los niños hacen las cosas, tanto mas puesto  que tu vida fue demasiado breve, pero tuviste tiempo suficiente para fracturar el tiempo de la historia formalmente en dos grandes eras,  antes y después de ti. Pero apúrate. No olvides que  a poco tiempo y menos espació te crucificarán, no sin  antes haber sido objeto de la difamación, escarnio público,  del irrespeto mas aberrante, llamarte socialista y  afirmar que viniste a redimir a los pobres, lo cual hay es una perversidad colmada de mala fe, de satánica manipulación, pero, además afianzarse en ti para emplear el odio, la fuerza, la violencia, tal como dicen, fueron tus armas para  acabar con la discriminación, la injusticia.  Dile a tu Padre que es tiempo de difundir mil veces la verdad y cada quien  lo haga en su valor eterno: Tu Papá. Tu Padre, El Padre nuestro, te mandó a este mundo a redimir al hombre, a salvar al hombre, y libre de culpas, acercarlo hasta Él, a través de Ti.  Dile que aproveche su ira y como a Adán, a Caín, y a la Serpiente es tiempo de que los maldiga,  en la única palabra con la cual mi Terapeuta  está en desacuerdo con tu Padre, pero en fin, que su Ira verdad se haga y que no espere mas.

    Sabes por qué pido esto? Por amor a los niños, a los jóvenes a quienes se codena a vivir muertos.  A estar mudos, a no cantar, ni reír, ni de alegría llorar, ni sufrir por amar,  ni amar por amar. Y si dejas que esto ocurra así, verás que cuando vengas ya no habrá nunca niños con quien puedas jugar.
 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba