Entretenimiento

Nota al desnudo

Pablo Mora ha escrito diez poemarios, una antología, un libro de ensayos, dos opúsculos y varias plaquettes. Ha sido columnista, desde 1987, del Diario La Nación; igualmente del portal virtual Venezuela Analítica. Espéculo, Revista Electrónica de Estudios Literarios de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, en los números 9 a 28 de los años 1998 a 2004, le ha publicado veinte ensayos. Varios de sus libros aparecen en Internet, donde cuenta con la Página Poesia.org o Poiesologia. El tres de enero de 1965, aparece en el Diario Vanguardia de San Cristóbal su primer poema. ¿40 años de poesía? ¡Esperanza lo es todo! Sea como sea, la vida le ha permitido amanecer en muchos puertos, donde sangre, pavor y extravagancia quedaron al galope de las lunas de la aldea tras un trémulo sol de cafetales.

Convencido de que la poesía es un acto de fe en el hombre, en la palabra y en la vida; largo rodeo, destino, sueño, asombro con cara de belleza que se pasa a limpio; asombro compartido, almácigo que en noche insomne truécase en asombro, piensa que mientras el Péndulo de Foucault nos inunda con su eco, dejando que el universo se mueva a su alrededor, en la honda noche diluvial de esta hora en que el sueño pertinaz de la vida corre peligro de quebranto, en esta hora tristísima del hombre, en esta hora de guerra planetaria, en la noche de la guerra, del hambre y de la lluvia, donde aparece, gigante, la sombra de la muerte, en este instante estremecido del alba, antes que a Dios le sea fácil matar del todo su obra, empecinados en sus caprichos de que son pocos los que sueñan el mundo, pensando que son sus únicos espectadores, que si dejaran de verlo se moriría, desde sus Torres de Timón, con fervoroso asombro, como presentimiento tembloroso del amanecer horrible que amenaza estos arrabales desmantelados, Borges, Ramos Sucre, Pablo, dos poetas, cinco poetas, diez poetas, veinte poetas, cien, mil, quinientos mil, gallos flacos, desgreñados, cantando juntos a la vez, los Poetas de la Tierra, a coro en el asombro, en soledad centenaria, trasnocharán, hasta que la noche gastada se quede en los ojos de los ciegos y nuevamente el mundo sea salvado.

Con Armando Rojas Guardia, considera que “con el virgen sobresalto del asombro, la locura como inocencia absolutoria desviste a los hombres de sus culpas.” La locura de tanta desnudez, “la desnudez del loco”, cuando desnudo se escapa entre el asombro de su sombra, así la han visto sus amigos:
“Pablo Mora propone la instauración de una nueva disciplina que venga a cubrir los vacíos en el estudio de la razón poética: la poiesología, “estudiaría los signos de la creatividad y las leyes que la regulan en relación con la naturaleza, el hombre y el arte; al interior de la ciencia, la técnica y la tecnología.” (Marcos Taracido, México)
“Enemigo del odio y de la guerra, soldado de la paz y mago del amor, el poeta viene de descargar sus cañones para que el hombre tenga derecho a la convivencia y la fraternidad. Ama la semilla, la siembra, el árbol que levanta sus brazos para atrapar el cielo. El poeta ama la espiga. Por eso sus primeros libros tomaron el nombre de Almácigo. Siembra el odio y la destrucción. Para que las flores no estallen en mil colores, como palacios de las mariposas. El poeta Pablo Mora viene cargado de veinte años de versos en espuma. En nieve, en trigo, en maíz, en pomarrosas, en caimito, frailejón, cafetos, orquídeas y caña de azúcar. Viene con el alba y con la aurora, para enterrar los crepúsculos. Para que no llegue la noche, cuando el hombre se encierra en su castillo de maldad, para planear la guerra. Este poeta nuestro. Poeta del pueblo. Poeta del amor. Poeta del hombre. Este es el poeta del corazón.” (Francisco Guerrero Pulido, Venezuela)
“En su obra sobresale una temática profundamente imbuida en la soledad del hombre, en la angustia y el dolor y la presencia agónica del hombre de este tiempo. El poeta consagra su fe, por una parte, y por la otra su tremendo desasosiego frente a un mundo donde a menudo falta la justicia y sobra la crueldad. Con Pablo Mora, hombre de permanente disciplina intelectual y al mismo tiempo de conmovida sensibilidad, el Táchira reafirma su decisiva contribución a la poesía venezolana.” (Dionisio Aymará, Venezuela)
“Pablo Mora, poesía de Azul y tierra. Yo elijo su palabra como se escoge un puñado de semillas, cara al cielo. Es uno de los más grandes poetas de esta América doliente y «anhelada» por el Hitler 2004 de la América imperial. Su palabra es himno al Absoluto por cada ser y por todos los seres. Por una Humanidad en siempre alba.” (Cristina Castello, Argentina)
“Capitán de Poetas, Pablo Mora finca su trabajo en una actitud ódica identificada con su mundanidad inmediata y de apertura. Su verdad se puede llamar humanismo, hombre, humanidad. Conduce ahora las voces de sus huestes líricas al través de las páginas de A coro en el asombro y con ello no hace otra cosa sino aportar al mundo de la poesía del mundo un canto coral para enriquecimiento de la belleza y de la espiritualidad de sus lectores… Ha levantado su ódica sobre su corazón, su bondad, su humanismo, su exigencia. Compone con sus palabras desatadas, libres cual su desborde imaginativo, una lírica tupida, hermosa. Dona con sus versos una escogencia: su retante encuentro con el devenir cotidiano, hombres, sucesos, entorno, para compartir en sus páginas su alacridad o su desdicha. Intercalando a veces en sus estrofas versos de poetas amigos o lejanos rinde así su homenaje al canto mismo como obra colectiva del Dasein, bajo su eslogan “Poesía, Sociedad Anónima”. También, en algunos de sus opúsculos, retoma el hilo de la lírica de la georgicidad.” (Lubio Cardozo, Venezuela)
“Uno de los poetas nativos del Táchira que son cifra permanente en el mundo de las letras venezolanas. Uno de los poetas de mayor presencia en las nuevas generaciones literarias de Venezuela.” (Ramón J. Velásquez, Venezuela)
“En tiempo de Guerra” nos muestra a un Pablo Mora más maduro aún, más compenetrado con los aconteceres que golpean a la sociedad mundial. Él lanza un Canto a la Paz, sueña con la paz, para que los niños tengan su cuota de felicidad ahora y después. “se conciliará el hombre con la infancia / se cubrirán de flores los desiertos” Para que el hombre siga guardando en su interior la pureza, los sentimientos incontaminados, la primitiva dulzura, la inviolable ternura… En alguna oportunidad enfoques realizados por quien firma fueron leídos ante el público uruguayo, en el afán de dar a conocer valores de hermanos latinoamericanos… ¡No más guerras. Corazón adentro, gracias Pablo Mora por tu mensaje de Paz y Esperanza!” (Delia de Horta de Merello, Uruguay)
“Disfruté mucho los textos de De la noche insomne por descubrir en ellos mucha afinidad con mi idea de que la mejor poesía es la que se escribe en prosa, o por lo menos sin pensar que se escribe en verso. Aparte de insomne, la tuya es una poesía vidente, tal vez la única poesía vidente que nos es dado leer por estos lados. Lo que envidio más en tu impetuosa estrofa es la fe en la posibilidad de construir el porvenir y el amor telúrico desenfadado y sin banderas. En comparación, mis modestos versos resultan los de un escéptico e irónico trasnochado, que está de regreso del futuro.” (Juan Calzadilla, Venezuela)
“Pablo Mora nos incita a la Paz, a la Justicia, a la Libertad, a la Vida. Entonces, la desesperanza es aparente: como la realidad cuando la oculta la niebla… Los versos del poema Es preciso de “Asombro al descubierto” tal vez resumen —en síntesis granítica, genitiva, de la poesía de Pablo Mora— la profunda desgarradura humana. La extensa vocación rebelde y desgarrada por hablar con el Padre Nuestro Sideral. El trabajo que empezó con su primer libro “Almácigo”, publicado en 1978 y que, transplantado a tierra fértil, ha producido ya casi veinte libros. En toda su obra los elementos fundamentales —acrisolados— están en ese poema: Llegó el momento de morir de asombros / La hora de descargar nuestros insomnios / La hora de transplantar nuestros almácigos…” (Ibar Varas, Chile)
• Poeta, Profesor Titular, Jubilado, UNET

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar