Entretenimiento

Orinoco

Me causó mucha alegría disfrutar del ambiente en el Aula Magna.  Desde mi época de estudiante me encantaba pasear por el Rectorado y recorrer mi Alma Mater.   Los espectáculos en el Aula Magna y en la sala de conciertos eran maravillosos.  Acostumbraba tomarme una chicha en el Rectorado, al lado del reloj, y veía los bellos murales y las esculturas, entre ellas, Pastor de Nubes.  Acostumbraba a sentarme en los pasillos o en la grama y a conversar con amigos de temas sobre la vida y la universidad.  Estudiábamos a veces también en los pasillos.  Comía de vez en cuando en el comedor de la universidad por 2 Bolivares…una comida completa por ese monto…me gustaba comer en los cafetines y ver los libros que vendían en los pasillos.  Tantos recuerdos juntos se agolparon en mi mente mientras llegaba al Aula Magna.  La sala estaba completamente llena.

La Rectora de la Universidad, Cecilia Garcia Arocha, llegó a la bella sala y fue recibida con un aplauso.

Comenzó el espectáculo.  La voz de Don Rómulo Gallegos llenó el ambiente.  La fuerza de nuestro joropo, su intensidad, el paisaje de los cielos, el llano y el majestuoso Orinoco llenaron la sala y nuestro espíritu de una alegría incomparable.

Los fluidos movimientos de las faldas, ondeando, me hacían pensar en aves y  mariposas. El taconeo y algunos briosos movimientos de los bailarines me hacían imaginar caballos cabalgando libres por los llanos.

La muerte de un sueño y un terrible viraje en la vida de un ser humano (Doña Bárbara)se evidencian comenzando la obra.

Una escena de la Caracas de entonces, me hizo pensar en cómo ha debido ser Caracas, cuando mi padre llegó a este bello país que lo recibió y le abrió las puertas.  A la izquierda del escenario se podían leer los nombres de periódicos, medicinas, y otros nombres característicos de esa época  (El Cojo Ilustrado,  Olimpia, Píldoras Moussette, y The Intercontinental Telephone Co.).

La obra nos hace pensar en el propósito de nuestras vidas, en la relevancia de los impulsos por sus consecuencias,  en la importancia de la toma de  decisiones adecuadas, y en la fuerza de los temores que deben ser vencidos enfrentándolos con entereza, valor, perseverancia, esperanza y preparación.

El contrapunteo fue bellísimo. Dejaba en evidencia que, en ese momento,  Doña Bárbara estaba representando la ley (lo que no implicaba la aplicación de la justicia), y el dominio y el reino del miedo.  Queda claro que a Doña Bárbara le gustaba lo ajeno.  También presentaba la idea de la trascendencia de tomar el camino correcto que nos conduzca al progreso procurando que el mal desaparezca.  También enviaba el mensaje de la importancia de hacer las cosas de una vez, reconocido en el conocido dicho:  «No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy».

El personaje de Marisela refleja la pureza y el sentimiento inocente.  Sus cabellos se mueven libremente y comenta que  siente a Dios por todas partes regalándole Su amor. Así lo he sentido también yo, y todos tenemos la oportunidad de sentirlo si sólo nos decidimos a hacerlo.  Ella se maravilla en la creación del Dios del universo, y comenta que vive libre en el monte, que se le olvida su dolor y que el alma se le desborda, tan solo mirando al sol.    Me encantó cuando hace la referencia a que nuevas luces pronto la van a alumbrar. Ojalá Dios nos ilumine siempre con Su luz y que ella irradie mientras,  cantando y bailando, disfrutamos de Su amor y de Su creación.

El baile de las garzas es precioso.  Esbeltas y elegantes, con sus picos, sus alas, y su vestimenta blanca, irradian la luz  que Dios les regaló.  Casi se puede sentir su vuelo y te hacen vibrar.

Mientras la obra prosigue, crecen sentimientos de amor hacia nuestra bella patria, y el reconocimiento de todo lo que nuestro país tiene para brindar.

Doña Bárbara reaparece por segunda vez en el escenario,  tumbando la cerca con los mondragones. La representación de la lucha entre el bien y el mal se hace presente. Santos Luzardo se cuestiona para qué trabaja tanto, si apenas monta una cerca se la vuelven a tumbar.  Sin embargo, concluye que continuará…con trabajo y con esfuerzo rehará la cerca las veces que sea necesario.  Se plantea horizontes infinitos y continuar con la lucha, y comenta que  soñando unidos, en hermandad,  incansablemente y con, perseverancia, se logrará la libertad.  Se presenta la idea de que algún día será verdad lo que estamos soñando.  ¡Qué bello mensaje para la humanidad!.  Yo sueño en una bella Venezuela, libre, unida y hermandada, donde reinen las virtudes y donde todos trabajemos con ahínco para lograr que el sueño se haga realidad.

En la segunda parte, continúan los bellos paisajes.  La fuerza del baile de las  mujeres es impresionante, así como su ritmo.  Están totalmente coordinadas.  La coreografia es bellísima, y destacan el garbo y el estilo de la mujer venezolana.

Pajarote, representando tanto la fuerza como el vigor del hombre del llano, ha decidido perdonar.  Marisela y Pajarote comentan que nunca han tenido mucho, pero que  tienen amistad, unión y hermandad para lo que se presente.  En mi opinión, tienen mas que suficiente…

Se reconoce la grandiosidad del llano, y se resalta la necesidad de no matar su esencia, sino de reformarla, con paciencia.  ¡Qué bello concepto!. Ojalá podamos siempre aplicar estos parámetros cuando busquemos cambios, aunque sean cambios para bien.

Santos Luzardo indica que el camino para que la tierra progrese es cercar.  No importa el dinero ni el tiempo. Comenta también que es difícil decidir entre libertad absoluta y la demarcación, que aunque pone límites, permite organizar.  Mientras impere la justicia, siempre contaremos con un arma que nos permitirá controlar y detener las iniquidades.

Doña Bárbara, aunque seca y marchita, por momentos quiere dar cosas bonitas.  

En el «Zumba que Zumba» , queda expresada la grandiosidad de la  lealtad, siendo Pajarote capaz de dar su vida para defender a su amigo, Santos Luzardo.  En este caso, en la lucha del bien contra el mal, prevalece el mal.  Hay duelo, tristeza, luto…pero también hay un ejemplo…ese ejemplo es el que dará de nuevo las fuerzas para continuar la lucha y vencer.

Marisela, quien se averguenza de llevar la sangre de Doña Bárbara, decide que la senda del amor será su vida.  Comenta que hacer feliz al otro es importante.  Ella logrará  que Santos Luzardo vuelva a soñar con el llano y a recuperar su esperanza.  Comenta, también, que ya no le tiene miedo a su madre, y que no le guarda rencor…  mas bien, profunda lástima…porque…quién sabe lo que arrastrará en su vida…

Doña Bárbara, aún siendo mas poderosa, termina abandonando la pelea. Pienso que se sintió derrotada por su propia maldad, y por ello se alejó.

Así, las cosas  vuelven al lugar de donde salieron.

La obra termina con un mensaje lleno de esperanza, donde con esfuerzo y trabajo se logra el deseado progreso.  El futuro se evidencia en dos pequeñines que bailan joropo.

La lucha entre la barbarie y la civilizacion no ha terminado.  Se replantea constantemente.  Pero si no perdemos las esperanzas, si unimos nuestros esfuerzos y trabajamos incansablemente, lograremos vencer».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba