Entretenimiento

Oscar Niemeyer Una visión de la arquitectura

(%=Image(2525639,»L»)%)

El Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través de la Fundación Museos Nacionales, la embajada de la República Federativa de Brasil y el Instituto Cultural Brasil – Venezuela inaugurará el próximo 21 de mayo, a las 7:30 p.m., la exposición Oscar Niemeyer.

(%=Image(6247724,»C»)%)

Este proyecto expositivo es una iniciativa de la Embajada de la República Federativa de Brasil conjuntamente con el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través de la Fundación Museos Nacionales y el Museo de Arquitectura, presentado en los espacios del Museo de Arte Contemporáneo. Esta muestra ha itinerado por diversas partes del mundo, pero en esta oportunidad viene directamente del Museo de la Organización de Estados Americanos, Washington, EE.UU, con una curaduría y un guión elaborado en Brasil.

Las salas 1,3, 4, 7 y 8 del Museo de Arte Contemporáneo exhibirán una retrospectiva sobre el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, quien aún a sus 102 años de edad conserva gran fortaleza para continuar construyendo obras de arte arquitectónicas con una visión que escapa a los esquemas establecidos en esa área; precisamente, fue este aspecto, entre otros, el que hizo que Niemeyer marcara pauta dentro de la historia de la arquitectura, con la creación y construcción de estructuras fuera de lo común, latinoamericanas y mundial.

Según el museógrafo venezolano, el arquitecto Domingo Álvarez, esta exposición tiene una particularidad específica, ya que en el año 1955, Oscar Niemeyer estuvo muy ligado a nuestro país por habérsele encargado el proyecto de concebir un Museo de Arte Moderno de Caracas, el cual lamentablemente no se construyó.

Este importante arquitecto, tiene en su haber más de 700 obras realizadas en distintas partes del mundo, un número bastante considerable, tomando en cuenta que dicha cifra es normal cuando se habla de un pintor, pero no de un arquitecto.

En la sala 1, el espectador será recibido con una imagen de Oscar Niemeyer acompañada de una poesía que habla sobre su arquitectura, donde expresa que se inspira en las líneas curvas.

Posteriormente en la sala 3, el visitante será cautivado por una imagen de la escultura que se encuentra ubicada en el Memorial de América Latina, la cual es una mano gigante con América Latina ensangrentada. Esta sección de la exposición será dedicada al pensamiento político de Niemeyer y su apreciación sobre la situación de América Latina. Una parte de la sala estará dedicada a la biografía cronológica de este arquitecto, se exhibirán fotografías y videos que reflejan su intimidad, es decir, su familia y sus amigos.

La sala 4 es un capítulo muy interesante y que fue incluido exclusivamente para esta exposición, se trata sobre la relación de Oscar Niemeyer con nuestro país, donde se muestra el desarrollo cronológico del Museo de Arte Moderno de Caracas.

Para este proyecto expositivo, se abrirá un espacio didáctico en la sala 8, titulado Oscar Niemeyer. Imágenes y juegos, donde los niños que visiten la exposición podrán efectuar diversas actividades de aprendizaje.

La muestra, constituida por croquis, maquetas y fotografías (tomadas por su nieto Kadu Niemeyer) refleja el espíritu vanguardista de este arquitecto centenario, quien, entre sus numerosos trabajos, proyectó la mayoría de los edificios institucionales y los palacios de la capital brasileña, Brasilia, el Sambódromo de Río de Janeiro, entre otras.

La invitación se extiende a toda la colectividad capitalina para que asistan a esta exposición que permanecerá en el MAC hasta el 16 de agosto.

La entrada es libre.

Su biografía

Oscar Niemeyer nació en la ciudad de Río de Janeiro en 1907, en el barrio de Laranjeiras, en una calle que después recibiría el nombre de su abuelo, Ribeiro de Almeida. Pasó su juventud como el típico carioca bohemio de la época, sin preocupaciones por su futuro. Concluyó la educación secundaria a los 21 años. Ese mismo año, se casó con Annita Baldo, hija de inmigrantes italianos de Padua. El matrimonio le dio sentido de responsabilidad, decidió trabajar e ingresar a la universidad.

Comenzó a trabajar en el taller de tipografía de su padre y entró en la Escuela de Bellas Artes (Brasil), de donde se graduó como ingeniero arquitecto en 1934. A pesar de las dificultades financieras por las que estaba atravesando, decidió trabajar gratis en el estudio de los arquitectos Lúcio Costa y Carlos Leão. Niemeyer se sentía insatisfecho con la arquitectura existente en la ciudad y decidió que podía encontrar una carrera en ese nicho.

En 1945, ya como un arquitecto de cierta reputación, se unió al Partido Comunista de Brasil. Niemeyer era sólo un niño en la época de la Revolución Rusa de 1917, y por motivo de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un joven idealista. Fue un comunista muy entusiasta, actitud que le costaría caro más tarde en su vida. Fidel Castro una vez dijo: «Niemeyer y yo somos los últimos comunistas de este planeta». Niemeyer visitó la URSS, conoció varios líderes socialistas y se convirtió en amigo personal de algunos de ellos.

En 1956 el urbanista Lúcio Costa gana el concurso de proyectos para escoger la nueva ciudad capital en el centro del país, que sería Brasilia, y por iniciativa del presidente Kubitschek, Oscar Niemeyer es convidado a trabajar en el proyecto de la nueva capital. Niemeyer queda a cargo de los proyectos de los edificios y Lúcio Costa del plan de la ciudad y toda la parte urbanística.

En pocos meses, Niemeyer diseña decenas de edificios residenciales, comerciales y administrativos. Entre ellos la residencia del Presidente (Palácio da Alvorada); el Congreso Nacional (la Cámara de los Diputados y el Senado Federal); la Catedral de Brasilia; el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería; la sede del Supremo Tribunal Federal; los edificios de los ministerios, y la sede del gobierno, el Palacio del Planalto. La catedral es considerada especialmente bella, con diversos simbolismos modernos.

En Europa inicia una nueva fase de su vida y obra. Abre una oficina en los Campos Elíseos, y consigue clientes en diversos países. En Argelia diseña la Universidad de Constantina y en 1970, la mezquita de Argel. En Francia crea la sede del Partido Comunista Francés ([1]), el Place du Colonel Fabien, y en Italia la sede de la Editora Mondadori. En Portugal realiza una obra en la ciudad de Funchal, el Pestana Casino Park. Otro diseño sobresaliente es la Mezquita Estatal de Penang en George Town, la capital del estado de Penang (Malasia), realizada en los años setenta.

Después del final de la dictadura en los años ochenta, Niemeyer vuelve a Brasil. Él mismo define esta época como el inicio de la última fase de su vida. En este período Niemeyer hizo el Memorial JK, en Brasilia (1980), el edificio-sede de la Red de Televisión Manchete (1983), los CIEPs (centros integrados de educación pública) y los sambódromos de las ciudades de Río de Janeiro (1984) y de São Paulo (1991), el Panteón de la Patria, en Brasília (1985) y el Memorial de América Latina (1987), en São Paulo. Este último tiene una bella escultura representando una mano herida como un Cristo, de cuya llaga sangra América Latina.

En 1989 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Entre 1991 y 1996 realizó lo que muchos consideran su obra prima, el Museo de Arte Contemporânea de Niterói (MAC). Es un museo en un lugar improbable, con una forma bella y original, una escultura que se proyecta sobre la piedra, dando una linda visión de la Bahía de Guanabara y de la ciudad de Río de Janeiro.

El 22 de noviembre de 2002 fue inaugurado el complejo que abriga el Museo Oscar Niemeyer, en la ciudad de Curitiba (Paraná), en la región sur de Brasil. Esta obra es un anexo al museo original diseñado por el mismo Niemeyer.

El 15 de diciembre de 2006, con casi 50 años de atraso, fue inaugurado el Museo Nacional Honestino Guimarães y la Biblioteca Nacional Leonel de Moura Brizola, que forman juntos, el mayor centro cultural de Brasil, denominado Complejo Cultural de la República, ubicado en la Explanada de los Ministerios en Brasilia. La inauguración fue programada para coincidir con el aniversario 99 de Oscar Niemeyer.

En el transcurso de ese año planificó un balneario para la ciudad de Potsdam, en Alemania, previsto para 2007, pero las obras fueron canceladas antes de su inicio debido a sus dimensiones faraónicas. Ya fue invitado a diseñar un estadio con motivo de la Copa Mundial de Fútbol de 2014 que será organizado por Brasil.

En abril de 2007 se inaugura el Teatro Popular Oscar Niemeyer de Niterói en Río de Janeiro, obra dedicada a Brasil simbolizado con los colores verde, amarillo, azul y blanco.

Ese mismo año desarrolla en España su más grande proyecto en Europa. Como agradecimiento a su condecoración por la Fundación Príncipe de Asturias, Oscar Niemeyer ha cedido a esta institución un proyecto para el Museo Internacional de los premios Príncipe, que se ubicará en Avilés, en el Principado de Asturias. Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer (o también Centro Niemeyer), complejo de estética provocadora, es un resumen de la mejor aquitectura del brasileño y ha sido descrito por éste como «una gran plaza abierta a todos los hombres y mujeres del mundo, un gran palco de teatro sobre la ría y la ciudad vieja».

En 2008, presentó el proyecto Puerto de la Música, que se realizará en Rosario (Argentina) en el parque Urquiza, cercano al Monumento a la Bandera. <p<

El 10 de enero de 2009 y con 101 años de edad, Oscar Niemeyer, presentó un nuevo proyecto, la Plaza de la Soberanía, que será realizada en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia. Dicha plaza se estima será inaugurada en abril de 2010, contará con un Memorial de los Presidentes de Brasil, y un monumento en homenaje al cincuentenario de la capital.

Sobre su arquitectura

La arquitectura de Niemeyer es también la de los ritmos acelerados de las articulaciones artísticas y técnicas que convergen hacia la amplia plenitud de las composiciones más diversas. A través de la construcción, su arquitectura transmite el espíritu de la existencia y de la búsqueda de mutaciones prodigiosas. Por otra parte, cabe decir que en estas conexiones Niemeyer idea, distribuidas según un método razonado, sus temas y sus composiciones se inscriben en la realidad de sus respectivas justificaciones.

Son el resultado de conceptos capitales y de ellos extrae conclusiones que se proyectan hacia el futuro. Obras maestras tales como las casas unifamiliares del arquitecto en Río de Janeiro y Mendes; en Pampulha, Belo Horizonte, el Casino, la capilla católica y el Yacht Club; el conjunto COPAN (en San Paulo); el Ministerio de Educación y Sanidad (en Río de Janeiro); la residencia del presidente Kubitschek en Pampulha; y, en Brasilia, el complejo del Congreso Nacional, la Catedral y el Palacio de la Alborada, por ejemplo, están ahí para instruirnos.

Según diversas personalidades del mundo de la arquitectura, consideran que “la obra arquitectónica de Oscar Niemeyer tiene como punto de partida y elemento estructurador el formalismo libre”

El trabajo de este importante arquitecto es una arquitectura menos rígida y rectilinea, por el contrario, es más organicista y curva, explorando las posibilidades de la forma.

El proceso creativo de Oscar Niemeyer se inicia no solo con el cálculo matemático, sino principalmente con la mirada poética y mágica del artista.

Este arquitecto es “reconocido como uno de los grandes arquitectos del siglo XX y de la actualidad, al conciliar – de forma única – sofisticación técnica y material a la belleza formal”.

Oscar Niemeyer expresa: “Mi arquitectura es un cemento, no es temporaria. No tiene sentido un edificio temporario en concreto”.

(%=Image(2104034,»R»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba