Entretenimiento

Patricia Barber :  “Mythologies”  2006

(%=Image(9299961,»R»)%) En el 2003 esta aclamada cantante-compositora-pianista, oriunda de Chicago, pasó a ser solamente una compositora tras recibir como premio el Guggenheim Fellowship (especie de beca para investigación), la que le dio la oportunidad de crear uno de los más ambiciosos y afectuosos trabajos de su carrera bajo el nombre de “Mythologies”, un ciclo de canciones basadas en la mitología griega, usando personajes de “La Metamorfósis” de Ovidio; como base de 11 canciones, dándoles un carácter contemporáneo a estos tópicos atemporales. Howard Reich del “Chicago Tribune” citó este reciente álbum como “potencialmente revelador” agregando que “Barber brillantemente ha  encontrado el medio para reimaginar una pieza de la literatura para un contexto jazz, en un expresivo rango de música que resulta emocionante”. No ha habido revista ni publicación importante dedicada al mundo de la música que no se haya ocupado de este su más reciente cd. del 2006. Así, “Time Magazine” lo describe: “su Pigmalión es dulcemente ansioso, su Perséfona es sexy sobre un ritmo latino”. “JazzTimes” dice:”La más reciente lección para ser aprendida es que la música de Patricia Barber no es acerca de la Barber. Sus canciones son eternas llamas diseñadas para encender la imaginación del oyente”. La publicación “Illinois Entertainer” va más allá al afirmar “ella es una diosa por su propio derecho, y con sus “Mythologies”, Barber ha reafirmado su grandeza y nos deja cual meros mortales jadeando en espera de su próximo trabajo”. Tampoco el “Boston Globe” se queda atrás al reseñar:”la pianista y cantante de Chicago infunde en “Mythologies”(Blue Note), tanto en letra como en música, un viso de contemporaneidad a un tema de profunda inteligencia con suficiente empatía y ocurrencia”.

  A lo largo de su discografía Patricia Barber, con su música y sus letras, aborda de forma introspectiva aspectos muy personales que reflejan una mirada sobre la superficialidad de muchas teorías modernas, la falta de amor, el absurdo de los convencionalismos sociales, una perspectiva crítica, muchas veces irónica, de la actual sociedad. Respecto a su música ella declara:”la gente necesita música que la toque allí adentro donde no sabía que debía ser tocada. En mis conciertos miro a los ojos de la gente y veo miradas vacías.Es aterrador!Necesitan Arte!” Y, a la hora de definirse como  jazzista se defiende diciendo:”Yo defino mi música como jazz e insisto en decir que tantos años de chupar humo en clubes nocturnos por tan sólo 100 dólares la noche, me dan el derecho a describir lo que hago como…jazz!Nunca he dudado en conservar la etiqueta del jazz y asegurarme de que cada arreglo, sea cual sea el tema, tenga un cierto nivel de sofisticación melódica, rítmica o armónica.No es fácil decir lo que hoy es el jazz.No tiene necesariamente que ver con el swing, pues muchos discos influyentes de jazz actual salen a la luz pública sin un gramo de swing. Simplemente creo que el público de jazz exige un cierto nivel de sofisticación musical y quiere sentir que una conoce la historia y la tradición del jazz”.

  Suele presentarse con los pies descalzos y acompañada por una copa de coñac francés. Su música respira  un sonido propio con aroma modernista y contemporáneo, y su voz llena de misterio estremece en los momentos más Blues cargada de mucho dramatismo. Con sus lentes de gruesa pasta, su aspecto de profesora universitaria y sus trajes de taller siempre negros, acentúan su estilo de interpretar y componer con voz pausada y grave que va de la melancolía a la queja, de la mordacidad a la ironía, esquivando clichés, bordando piezas que huyen del efectismo, y sacando sustancioso rendimiento al pequeño formato jazzístico con ella al piano, con mucha clase y aplomo, sin estridencias.El remanso de tranquilidad que impera en sus grabaciones como en sus conciertos, es puntualizado aún más por la densa atmósfera que destilan los instrumentos de su cuarteto. Hay una cadenciosa magia de entendimiento entre ella y su base rítmica, conformada por el valiente y sereno contrabajo de Michael Arnopol, y la siempre precisa batería de Eric Montzka, mientras Neal Alger con su guitarra va desatando mundos sónicos paralelos de increible empatía.       @
  Interesante, por demás, es saber la opinión de la misma Patricia Barber acerca de su creación, su interpretación de Ovidio (Sulmona 43 a.C.-Constanza 17 d.C.),y de algunos de los personajes extraídos de “La Metamorfósis”(escrita probablemente en el año 8 antes de Cristo, y que ha permanecido como uno de los más populares trabajos de mitología, siendo un clásico para los escritores medievales, y por ende de gran influencia en la poesía medieval).Su versión particular así lo expresa ella: “Morpheus”es muy estimado por mí porque lo he soñado en malos insomnios, es una plegaria para que envie a Morfeo , el dios del sueño. Es una de mis canciones favoritas de todo el ciclo de esta composiciones. –“Pygmalion”es, en mucho, la clásica forma de canción americana, escrita en estilo de 32 compases, con pocas variaciones armónicas, por supuesto, en una hermosa historia, de cómo él espera que su pieza de roca fría, esa estatua de mujer,vuelva a la vida.Eso fue fácil para mí al generalizar la universal pregunta ¿Puedo lograr que me ames?     “Hunger”es uno de los personajes más divertidos de Ovidio. Cuando estaba leyendo este personaje estaba imaginándome todas las posibilidades. Ella, el hambre,es tan inquietante,fea,delgada,voraz y mezquina con una piel verduzca.En nuestra sociedad es chic ser delgado, por lo que tuve la idea de hacerle una voltereta a la historia, haciendo de Hunger algo chic, glamoroso y también miserable.Es algo oscuro pero divertido, y allí dejo una de mis líneas favoritas: “Ahora el cazador es presa y el hambre es la carnada”. “Icarus” en mi versión, no se estrella. Él se mantiene volando hasta que se pierde de vista.Yo grafiqué la historia de Nina Simone con la de Ícaro, y le dediqué la composición a ella.Comienza con Dédalus, el padre de Ícaro,preparando las alas.El segundo verso es sobre Nina Simone trajeada de chiffón en el club Midtown en las afueras de Philadelphia. Ambos, tanto Ícaro como Nina, saben que correr el riesgo es lograr volar!” Y por último, cierra “Mythologies” con el tema “The Hours” que la misma Patricia describe como “dos diosas en la obra de Ovidio.Ellas están en todas partes, mirando todo sin hacer otra cosa que marcar el tiempo, sin levantar un sólo dedo. Así va la canción tratando de hacernos reaccionar en contra de la insensibilidad, y como un homenaje al coraje humano de cara a la muerte. Leí los documentos de Primo Levi, un sobreviviente de Auschwitz, para tratar de comprender lo que se siente al saber que la muerte ronda cerca. Conté con la ayuda de mi coro favorito,Choral Thunder, para que la interpretara. Si esta canción no trae lágrimas a tus ojos, entonces nada habrá pasado.”Mythologies”está allí para recordarnos que ésta es una historia siendo contada por una intérprete, y que todos somos intérpretes de un escenario universal, y “The Hours” cierra este trabajo como al final de un libro, diciendo “esta interpretación de hecho, termina, dulcemente en vano,y… déjenme entretenerlos una vez más”.

(*): El autor es el creador y conductor del espacio dominicial merideño «Música Ilimitada» por U.L.A. FM 107.7- Escuche el programa «Música Ilimitada» por Internet, los domingos de 12:00 del mediodía a 2:30 PM, sólo visita: (%=Link(«http://www.tv.ula.ve»,»www.tv.ula .ve»)%).

(**): Traducción y adaptación de Jordán Quintero

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba