Entretenimiento

Película sobre proeza griega molesta a los modernos persas

(%=Image(8721531,»L»)%) En las últimas tres semanas una espectacular película norteamericana estuvo en el tope de la taquilla mundial, manteniendo su primacía con mucha menos dificultad que la experimentada por unos 300 espartanos que perdieron ante los persas una decisiva batalla hace 25 siglos. Al mismo tiempo, la cinta desató una polémica no sólo en círculos académicos por ciertas imprecisiones históricas, sino porque fue agriamente criticada tanto en Grecia como en Irán, que coincidieron en calificarla como otro producto superficial y tendencioso del cine norteamericano.

La obra se titula escuetamente “300”, cifra que se refiere e al número de espartanos que defendieron valientemente el paso de Termópilas, en el norte de Grecia, para retardar el avance de los invasores persas. Éstos estaban empeñados en conquistar toda Grecia, para incluirla en el vasto imperio logrado por las huestes de Darío y Jerjes unos 500 años antes de Cristo, imperio que se extendía desde Macedonia y Egipto hasta la moderna Afganistán.

Actualmente, con el conflicto geopolítico por el programa nuclear iraní, la hazaña de los espartanos luce como un aguijón inoportuno para los iraníes, ya que Termópilas –aunque fue una victoria persa por su vasta superioridad numérica- recuerda un evento que permitió a los griegos reagruparse para infligir las derrotas definitivas a los invasores, primero en la batalla naval de Salamina y luego en la definitiva de Platea. Al menos así reza la historia desde el punto de vista occidental, que muestra a los espartanos como sacrificados héroes y a los persas como los villanos de las guerras médicas, pero califica luego como una “cruzada civilizadora” las conquistas de Alejandro Magno, que repitió las hazañas persas.

Irán denuncia conspiración
De ahí que en Irán la película fue duramente criticada por altos personeros del gobierno –incluyendo el presidente Ahmadineyad- , supuestamente por “falsificar la historia” en una cinta diseñada para mostrar a Irán con un enfoque negativo y estrenada a tiempo para endurecer las sanciones de la ONU por su programa nuclear. La prensa local iraní argumenta que la cinta está parcializada a favor de los griegos, al retratar a los persas como guerreros salvajes e incapaces. En la trama, el héroe es Leonidas, Rey de Esparta, y el villano es Jerjes, emperador persa, mostrado como un afeminado y cobarde que es obligado a huir. Y aunque los textos occidentales tienden a apoyar esa versión, la verdad es difícil de precisar a tantos años de los hechos, ya que la historiografía objetiva estaba en pañales. Y además, como se sabe, la historia la escriben los vencedores.

Para los iraníes, el historiador griego Heródoto -una autoridad sobre las guerras médicas- Persia conducía sus batallas con “maestrIa y dignidad”, ya que la religión de los persas, delineada por Zoroastro, exigía “honestidad e integridad” a los guerreros, que los hacía “aceptables aún a los ojos de los pueblos conquistados”. Difícil de creer, aún viniendo de un reputado historiador como Heródoto, pues todo pueblo ocupado resiente a sus invasores, como lo han descubierto en estos años con creces tanto los estadounidenses como los israelíes. Los mismos persas saben de eso, pues nunca toleraron la conquista de Alejandro de Macedonia siglo y medio después. Por esto, los iraníes protestaron con vehemencia al estrenarse hace dos años la película de Oliver Stone, “Alejandro”, donde se muestra dicha conquista también con un sesgo occidentalista.

Grecia también se queja
Curiosamente, aunque los griegos salen bien parados en “300”, también en Grecia hubo fuertes críticas al filme, argumentando que es un intento de mostrar a griegos e iraníes como pueblos bárbaros, al escenificarse en forma muy realista las tácticas guerreras de ambos bandos y mostrar a los griegos como personas sanguinarias y traicioneras. Por otra parte, la crítica norteña lo considera poco más que un “largo y simplista videojuego”, con buenos y malos, en el mejor estilo norteamericano, e insiste en que la realidad fue mucho más compleja, y que incluso las guerras civiles griegas estaban llenas de las atrocidades e injusticias típicas de la antigüedad.

(( Pero otro comentarista griego pone las cosas en perspectiva al afirmar que no se trata de un quasi-objetivo documental del History Channel, sino una película para entretener, y aparentemente lo hace muy bien a juzgar por los $ 200 millones que ha recaudado en las primeras 3 semanas en todo el mundo recuperando ampliamente los $ 60 millones invertidos en producirla. De paso, es la segunda versión que Hollywood realiza de la batalla de Termópilas, si recordamos que en 1962 hubo una coproducción de EE.UU. e Italia titulada “Los 300 espartanos”, filmada en estudios de Roma. ))

Técnicas posmodernistas
El éxito de público que disfruta el filme se debe mayormente a su estilo visual posmodernista, distinto al que nos tenía acostumbrado las superproducciones de antaño, desde “Quo Vadis” hasta “Gladiador”. Así, “300” se adapta a los gustos actuales por su colorido y ritmo dinámico, dirigido a los jóvenes de hoy, acostumbrados al frenetismo y la violencia tanto de los videojuegos como de las cintas de aventuras. De hecho, el filme fue realizado grabando en 4 semanas todos los primeros planos en los estudios de Montreal, frente a un fondo azul, para luego integrar laboriosamente -con técnicas computarizadas- las escenas de acción con soldados, caballos, carruajes y barcos virtuales. Una técnica similar fue utilizada hace poco por Wolgang Petersen en “Troya” para no contratar a miles de extras y tener que construir costosos escenarios.

((La película fue dirigida por Zack Snyder, quien se inició como artista gráfico y productor de videoclips musicales, antes de incursionar en el cine en una cinta de horror titulada “El alba de los muertos” –ahora un film objeto de culto– basada en las populares historietas impresas del artista Frank Miller, con muchos seguidores en el norte. Snyder también se basó en estas historietas para “300”, que sirvieron luego para los storyboards previos a la filmación y guiaron a los artistas gráficos de computadora para añadir los elementos faltantes en cada escena. Snyder cree que su cinta es pionera en muchos sentidos y que muchos cineastas imitarán sus técnicas en Hollwyoood.))

En fin, un producto de la época de buena factura técnica, que no añade mucho en el aspecto histórico pero que indudablemente sirvió para alimentar la controversia en el ámbito geopolítico, dadas las tensiones y la violencia que se vive en el conflictivo Mediano Oriente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba