Entretenimiento

Pictorialistas vs Puristas (la vieja diatriba)

La semana pasada en la inauguración de Lo uno y lo diverso, confrontación de arte sobre papel, me topé con varios amigos que exponían sus trabajos fotográficos. Uno de ellos me comenta su obra: «qué te parece, sin photoshop ni nada de eso …», a lo cual argumenté casi automáticamente: » si la propuesta es visualmente válida creo que eso no importa», «es verdad» acotó de seguidas mi amigo.

Este acontecimiento casual pasaría inadvertido si no me diera cuenta, en plena era de la fotografía digital, que la vieja controversia entre pictorialistas (aquellos que consideran la fotografía como un medio cuyo fin es el arte) y puristas ( quienes conciben la fotografía como medio y fin en sí mismo que no puede ser evaluado bajo los criterios de otro arte) aún existe.

Pero vayamos a la raíz, porque se trata de una cuestión filosófica y en muchos casos de una simple etiqueta que se coloca a determinados autores:
Qué es una fotografía?
Ante todo una fotografía es una representación, y ésta a su vez es una imagen que sustituye a la realidad, pero no es la realidad misma.

Entonces cuando intervenimos una fotografía (de la manera que fuere: manual, digital etc.,) no estamos interviniendo la realidad, ni alterándola, estamos interviniendo la representación que hemos hecho de ella valiéndonos de ciertos procedimientos para aumentar o disminuir el caráter de la fotografía, de la representación. Y ello tiene validez en tanto y en cuanto la intervención aplicada (aparte de ser hecha con pericia) sirve a los fines comunicacionales o estéticos que el autor se ha planteado.

La intervención que anula el discurso fotográfico es aquella que ha sido hecha falseando deliberadamente los referentes para manipular (a terceros, a la opinión pública en general). Es aqui, en este punto, donde la ética toma su lugar.

Hay salidas fotográficas p.e. fotografía documental, periodística, científica etc., en cuales la intervención no debe pasar a lo sumo de arreglos básicos: aumento o disminución de contraste, sobre o sub exposición de zonas de la imagen, es decir, arreglos relativos a la forma y nunca al contenido.

Vemos pues que una fotografía ( representación fotográfica) no es más o menos si es o no es intervenida, la cuestión es que la intervención practicada sobre ella no invalide éticamente el discurso fotográfico.

jcm

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba