Entretenimiento

Pintura de Jason Galarraga

Jason Galarraga es pintor. Comencemos por esa aparente elementalidad. Jason Galarraga se interesa por trabajar, desde la pintura, un espacio libre, abierto y donde se resignifican iconos de la modernidad y elementos del mundo industrial y del diseño.

Los cuadros de Jason Galarraga tienden a los grandes formatos. Su superficie es ligera y ahora se distingue por dejar caer la pintura y por dejar algunas zonas “inacabadas”. Todo es hecho a conciencia, en largas jornadas de taller, incluso cubriendo lo que en algún momento pudo considerar como acabado. Esta es una obra con tendencia a lo inacabado.

(%=Image(4889480,»C»)%)

En el gran espacio de la pintura se inscriben objetos, dibujos, esquemas y tipos de letras que no parecerían tener más relación entre sí que la de compartir ese lugar de la pintura y, desde allí, establecer la apertura a la posibilidad de interpretaciones y la relación en transparencia. Obra pictórica y gráfica; obra de fundamento de la pintura y de asiento de un dibujo cargado de referencias, de historia y de síntesis.

Todos esos elementos, digamos una vez más, están dados sin marcos, sin limites, sin ataduras, sin forzar su pertenencia a una sola historia. Repertorios, entonces, dados así, lisa y llanamente.

(%=Image(5131886,»C»)%)

El simbolismo de esta obra de Galarraga recuerda una categoría expuesta por Umberto Eco cuando señalaba que cierta representación moderna es de característica abierta, ambigua y polivalente. Galarraga insiste en esa vía.

El espacio abierto, el orden geométrico, el estricto o preciso dato figurativo, están en concordancia pictórica. Esa figuración suya está asociada a la pintura moderna (Picasso, Matisse) o contemporánea (Jasper Johns, Jim Dine). Todo ensaya otras valoraciones, otras interpretaciones. Ante la modelo que cualquier espectador ligeramente culto puede identificar (y está puesto allí, además, para eso, para ser reconocido), también está todo el mobiliario moderno, ahora clásico y que Eco llama “Fenómenos de decoración de interiores ya en serie”. Estos son sillas, lámparas, utensilios del hogar, artes del fuego. Si se observan las sillas que aparecen en la pintura de Galarraga, se reconocerá a los grandes maestros del diseño europeo de los años cincuenta. La constancia de este peculiar tributo es distintivo de su obra y ello puede tener un origen en su condición inicial de diseñador.

(%=Image(3660306,»C»)%)

El diseño industrial aquí pasa ahora como referente de la pintura. Quizás como en tributo al papel tapiz. Y aquí volvemos a una idea fija de este artista: la memoria de lo cotidiano, del arte con sentido de utilidad y de valor estético, el arte como un dato de pertenencia.

En algunos de estos cuadros compositivos se parcela la imagen y desde la cuadrícula se carga de datos gráficos particulares. Cada casilla puede ser un mundo independiente pero está estrechamente relacionado con el resto. La suma de motivos establece la pauta de lo que interesa al pintor, y esto parece ser una pintura cortés, fragmentada -o más bien por partes-, que remite, insistentemente, a un esplendor de la vida urbana.

Por otra parte tenemos que Galarraga es un colorista. Su color es ligero, transparente, libre. Un color en continuo. Ahora se nota una tendencia a las texturas aunque todavía impera el color plano y leve. Colorista especial pues prefiere los tonos marrones, ocres, violetas, oscuros. Desde ese color difícil irrumpe el colorista.

(%=Image(7641065,»C»)%)

Y si decimos diseñador y si decimos que Galarraga parte de la pintura moderna, entonces también decimos que este es un artista que trabaja con la letra. La letra de molde, la letra como tal, grupos de letras, familias de letras, modelos de alfabetos gráficos. Líneas horizontales o verticales de letras. Letras gruesas y letras como manchas pictóricas; letras para ver, para deslindar el campo de la pintura. Letras exaltadas, una vez más, en su cualidad plástica, en su condición de signo serial y repetitivo. Letras, grupo de ellas, no frases (aunque en esta ocasión hay un pensamiento de Carlos Monsivais). Letras como un tapiz. Letras como un espacio pictórico o como un fondo de cuadro, altas, gruesas, en rojo, KLMNOKLMNOKLMNKKLMN y sobre ella la silueta esquemática de un desnudo picasiano altivo. KLMN como plana escolar para volverse a enlazar con su propia aventura plástica porque en Galarraga su idea de la pintura está asociada a lo reiterado, como su gesto de la paleta, como su admiración por ciertos modelos, como su terquedad de ser pintor hoy.

__________________________________________________________


SOBRE JASON
Elida Salazar

Las obras de Jason Galarraga son más que un tanteo lúdico con imágenes de la historia del arte. No se trata de un artista enigmático que por un lado moviliza imágenes reconocibles del pasado pictórico mientras que por otro lado las envuelve en la constelación de un universo propio. No hay insistencia en las citas ni en los gritos, aunque se involucran imágenes de otros con cierto lirismo.

(%=Image(8955030,»C»)%)

La intertextualidad de Galarraga se transforma en un juego de intratextualidad. Entre sus cuadros existe un diálogo, un dialecto, una erótica de la superficie, un juego de franca y seria promiscuidad, donde un niño grande se recrea con objetos ajenos en un mundo feliz e irrepetible. La obra de Galarraga es muy personal, erotizada por lo cotidiano, lo natural, lo salvaje.

Es un juego rústico de ciclos individuales, de paradójica elegancia, de evocación poética sobre aquello que se nos va al abismo. Hablamos de un transvanguardismo lírico, una pintura nada heroica, sin decoraciones ni maquillajes, sensualizadora del cansancio, relativizadora de mitos técnicos y artísticos, ajena al fetichismo e ilusionismo dañinos.

Jason Galarraga se mueve en un mundo de desarrollo y transformación, donde la técnica y las imágenes se acoplan para producir la maravilla de la obra. Las intensidades del color provienen de la vida cotidiana del hombre en la ciudad, porque es una obra urbana, donde el paisaje es el tejido de signos y símbolos de las ciudades del mundo que lo han visto pasar.

(%=Image(1439420,»C»)%)

Como un hombre que salta, Jason se lleva a sí mismo hasta el lienzo para recordar, destilar y evocar los signos y grafías de los muros de la calle, que desde un principio se conjugaron en él con los museos, cuyas riquezas de color y texturas le llamaron poderosamente la atención.

Así se produjo un fraseo plástico que comenzó a llamar la atención en 1989 y que ha continuado hasta el presente bajo la motivación de sus búsquedas, con formatos elípticos y circulares junto a los cuadrados y rectángulos, donde el color cubre cada vez más la superficie, diluyéndose, imponiéndose, ocupando grandes espacios que permanecen planos y abiertos.

Cada obra de Jason Galarraga tiene el sello serial en función de la estructura, la forma y la persistencia del dibujo a lápiz o con espátula, ocupando y definiendo cada pieza la materia y el color, abundantemente, como bases, fondos y tranparencia, todo al unísono, como una gramática del espacio y de lo pictórico.

(%=Image(6720960,»C»)%)

Galarraga, de acuerdo con nuestra época, vuelve a mirar y replantear los sujetos de la pintura ya clásica, haciéndolos pasar por su crisol, su genio y su humor.

Las pinturas de Jason Galarraga son como metáforas de tiempos idos, perdidos y olvidados. Desde el intervalo de la melancolia presenciamos la invención de la pintura de hoy.

(%=Image(6464979,»C»)%)

SOBRE LAS OBRAS
“Por su preocupación por los conceptos abstractos que se han ido convirtiendo en el ‘texto abierto’, Jason Galarraga se interesa por la estética del ruido, del símbolo, por la huella, por la ironía, por la memoria plástica, por el transcurso del tiempo, por el silencio plasmado en los espacios vacíos, por la ambigüedad, por esa incongruencia que crece en nuestro entorno y se disipa, casi imposible de atrapar cuando intenta sujetarla a la piel de la obra… La pintura de Jason Galarraga se ha llenado de abstracción y por lo tanto se hace cada vez más patente ese contenido intelectual que impregna sus pinturas.”

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba