EntretenimientoMúsica

¡Por demoníaco! María Conchita Alonso lanza fuertes críticas contra el reggaetón

Polémicas y directas, así fueron las declaraciones que ofreció hace apenas unas horas la cantautora y actriz cubano-venezolana, María Conchita Alonso, quien aseguró que el reggaetón “representa una pena y vergüenza en la industria de la música”.

Ahí está el demonio metido. Los niños tienen que disfrutar su infancia, no ser tratados como tantos que hay en el mundo porque les quieren quitar su niñez”, indicó la exreina de belleza en una entrevista.

Alonso asegura que cada vez que escucha alguna canción de ese género siente mucha pena. “Esas letras espantosas deberían dar vergüenza”, dijo.

Desde su punto de vista, se trata de una lucha entre el bien y el mal, dado que sus letras incitan a ser cosas vulgares. “Hay muchos niños moviéndose y haciendo lo que hacemos nosotros los grandes. Yo no estoy de acuerdo con este tipo de música”.

La intérprete de éxitos como “Acaríciame”,” Noche de copas” y “Hazme sentir”,  recordó que hace un par de décadas sus canciones fueron catalogadas como sensuales y con contenido tabú, pero jamás llegaron a ser «asquerosas«, como ella califica al género urbano.

«Estamos viviendo en una etapa de guerra espiritual en la que está peleando el mal contra el bien, la oscuridad contra la luz y muchos artistas están en ese jueguito. Me quiero concentrar en la luz porque es lo que trae paz, unión, salud, amor y muy pocos artistas están recibiendo eso«, detalló Alonso.

Sin embargo, así como asegura ser una detractora acérrima del reggaetón, la artista de 65 años manifestó sus gustos por canciones clásicas, temas con los que asegura ha vivido, llorado y gozado.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba