Entretenimiento

Québec: Ravel Bolero y Lenfant et les sortilèges

Ravel: de la travesura a la travesía

A partir de las partituras Bolero y El niño y los sortilegios,
de Maurice Ravel, Théâtre Sans Fil ofrece un viaje onírico, infantilmente bello
y brutal: Ravel, una hermosa experiencia multimedia protagonizada por
marionetas gigantes y títeres que, como el nombre de la compañía canadiense
evidencia, no son operados por hilos.

La primera parte de este espectáculo es una interpretación visual del
conocido Bolero. Como en una fábula, de las aguas primordiales nacen
amebas, peces, pulpos, seres humanos, góndolas y barcos en un tránsito que
conduce hasta el transbordador espacial y el descubrimiento de nuevos soles. Al
final, en el punto más alto de la música, fuegos artificiales iluminan la
propuesta y una danza de muñecos despierta la imaginación de todas las
audiencias.

En la segunda parte, efectos especiales, proyecciones, animación digital,
grandes escenarios y mucha fantasía se mixturan en una especie de ópera de
títeres donde unos treinta muñecos gigantes entran a escena para dar vida a
El niño y los sortilegios
, obra concebida por Ravel entre 1920 y 1925 para
mostrar su rechazo por la ópera tradicional.

Quizás este hecho venga a confirmarse con el montaje que de esta pieza
musical hace Théâtre Sans Fil, donde un mundo onírico brillante y colorido
enmarca la sencilla historia de un niño aburrido en su cuarto que no soporta sus
tareas y sólo piensa hacer travesuras para escapar del tedio.

A las recriminaciones de su madre, el pequeño responde sacándole la lengua y
es castigado, lo que desata su mal comportamiento: el niño rompe las tazas de
té, rasga sus libros, fastidia a una ardilla enjaulada, jala la cola a un gato y
se balancea en el péndulo del reloj del abuelo. Todos estos objetos cobran vida
para llevar al protagonista a una colorida pesadilla que terminará por darle una
lección y reconciliarlo con su madre.

Como apunta André Viens, director artístico y cofundador de esta compañía, el
propósito es "reunir con los espectáculos a niños y adultos, aunque estos
últimos no se interesan mucho por el teatro de marionetas. Sin embargo, no se
debe olvidar que lo importante es la emoción. En ese sentido ofrecemos al
público historias que pueden ser universales, con un trabajo escénico ingenioso,
que promueva sobretodo la unión entre los padres y sus hijos".

Pero, con su particular estilo, la agrupación logra también reunir al adulto
con el niño que juega y habita dentro y que, ue luego de tener una experiencia
con los hermosos títeres de la compañía, salen a fuera impulsados por la ilusión
de la niñez.

Así, Ravel confirma los postulados estéticos de esta agrupación
canadiense que, con más de treinta años de experiencia, continúa encantando al
público, en esta ocasión, con el sensorial y emotivo montaje que honra el
trabajo del inmortal compositor francés.


Ficha Técnica

Compañía Théâtre Sans Fil
Música Maurice Ravel
Libreto Colette
Director artístico y dirección André Viens
Concepto visual Michel Demers
Diseño de iluminación Claude Acholas
Animación CDMED
Titiriteros Joel Gagné, René Hachey, Luc La Barre, Alain Lavallé, Jean-Francois
Léger, Annne-Marie Panteón, Michele Montgrain
Cantantes banda sonora Marc Boucher, Benoit Boutet, Alain Coulombe, Ethel
Guéret, Aline Kutan, Danièl Leblanc, Nathalie Morais, Annamaria Popescu
Orquesta y director musical Jacques Lacombe
Equipo técnico Isabelle Garceau, Luc Maltais, Philippe Maltais
Director administrativo Denise Leprohon
Asistente a la dirección artística Natacha Marleau

Del autor

Maurice Ravel naceen 1875 en Ciboure, Francia.

Inició sus estudios musicales a los siete años de edad. Sus primeras piezas para
piano fueron muy poco reconocidas, pero en 1903 completó Sherezade y su
Cuarteto de cuerdas en F (1904), fuertemente influido por Debussy, Lizt,
Mussorgsky y Faure. La preocupación por los patrones musicales ritmicamente
precisos y balanceados ya aparecía en estos trabajos, y luego vendría a
confirmarse en piezas como L’heure espagnole (1907), Rapsodie
espagnole
(1907), Daphnis et Chloe (1912) y Bolero (1929),
entre otras. Compuso L’enfant et les sortilèges en 1925.

De la Compañía

Théâtre Sans Fil, compañía de títeres gigantes, se fundó en 1971. Sus
características únicas la han hecho destacar como una de las mejores del mundo.

La fantasía, la poesía y la magia determinan la escogencia de su repertorio, en
el cual muestran a inusuales y heroicos personajes. Entre sus piezas más
reconocidas se encuentran las versiones de los libros de Tolkien de El hobbit
y El señor de los anillos, además de otras como La corona del
destino
, Los cazadores de sueños y Ravel.

La crítica

"La técnica del Banraku japonés puede tener siglos de antigüedad, pero Viens
y sus colaboradores le dan vigencia y la traen a nuestros días en combinación
con el uso de las más avanzadas tecnologías para el teatro, esas que uno sólo
esperaría ver en un concierto de rock o en un musical de altísimo presupuesto".
Christopher Bowen, The Scotsman, 9 de mayo de 1995

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba