Entretenimiento

Rafael Araujo: Creador de Papagayos Insurgentes

Por Eduardo Planchart Licea

Los aportes de la cultura  insurgente evidencian vertientes de la filosofía  de nuestro gentilicio, sorprende y enseña; pero no es de izquierda,  ni de derecha simplemente “es”.   Los papagayos insurgentes, creados por Rafael Araujo,  le  transmite a  los mensajes  de sus cometas, una   lógica humorística  a  través de juegos de palabras y dobles  sentidos.

Así: “Si el Presidente es Maduro, Yo soy el Pájaro Loco” podría convertirse en “El Presidente es un Pájaro Loco”.  Asociar  a nuestro presidente  actual al dibujo animado del Pájaro Loco caracterizado por su tono vulgar, burlesco y su reír irritante  es una metáfora apropiada de la tipología  propia de los líderes del chavismo.

El vuelo del  papagayo en Venezuela está integrado  a  la  cultura popular.  Son hechos de manera artesanal con caña verada, papel de seda, pabilo y tela,  y su uso se  encuentra  extendido a lo largo de toda nuestra geografía. Desde épocas tempranas  fueron  empleados en  China con fines militares y lúdicos.   En Nepal como ofrendas  a los dioses de las lluvias, y  en Corea  estuvieron vinculados al pensamiento mágico. A Leonardo  da Vinci  le inspiraron diversas invenciones, y Benjamín Franklin  hizo uso de ellos en sus experimentos  que lo llevaron  a inventar el pararrayo. Dentro del contexto de la insurrección de febrero del 2014, sus piruetas no han surcado el cielo, sino se ven entre las manifestaciones, las protestas, y los encuentros como vía de denunciar   la grave coyuntura  económica,  y  política  que vive Venezuela.

El papagayo se  ha convertido en un elemento más  de la  desobediencia civil,  tal como sucede con  los   creados  por     R.  Araujo, quien   inserta en su  superficie de papel   oraciones, consignas  que van de la cruda ironía  al mensaje de solidaridad,   como el  que mostro en el  metro de Caracas, con el  mensaje: “María Corina fortaleza, ante el cobarde que te acosa”. Redirige    la  función lúdica  del cometa hacia lo  simbólico, lo político y lo social.    No vuelan  por tanto  entre corrientes de  viento, sino  entre   la imaginación de quienes los leen e intentan  despertar a los venezolanos de su indiferencia.

Esta creación   se ha convertido en foco de atención de  las protestas en las que ha participado. Es una respuesta creativa donde el ensueño de la infancia se transmuta en indignación e icono libertario. En una de las primeras intervenciones de  Araujo,   inserta su mensaje  en  la cotidianidad    y al absurdo en que se ha   convertido,  tal como ocurre con   las  largas colas  para adquirir los  productos básicos,  debido a la escasez provocada por el fracaso de una política económica.  Él se hizo fotografiar  en una de esas  colas,  mientras sostenía  un papayo hexagonal  negro,  con el  pensamiento: “Hare la cola como un pendejo  para conseguir comida”.

Esta cometa insurgente  llama la atención, sobre como los venezolanos  asumimos con  pasividad  la cultura de la escasez, en un país que vive un contexto  económico  de abundancia  donde  el barril de petróleo pasó las barreras de los  US$100. La reflexión  hace referencia a la  frase que hizo famosa don Arturo Uslar en junio de 1989,  al   darle  una nueva significación a la palabra pendejo,  en entrevista  televisiva del programa de RCTV  “Primer Plano”,  el escritor dijo: “Si usted decide meterse a  ladrón o peculador, el riesgo de ir a prisión es mínimo. Aquí nadie sufre con meterse a pícaro, porque no hay castigo para eso.., aunque ser honesto  no signifique alguna recompensa, y no faltará desde luego alguien que le diga: caramba, ese hombre sí es honesto. Pero lo más seguro es que le declaren más bien pendejo”.

Le dio, el  insigne intelectual y escritor venezolano, una nueva significación a la palabra “pendejo”, al deslastrarla de su sentido peyorativo, para destacar    la inversión de valores que se ha dado en el país,  transformando  la descalificación   en una virtud.  Pues el pendejo alejado de su sentido original, hace referencia al  ciudadano que se niega a  integrarse  a la cultura de la corrupción,  que transforma  la honestidad en una conducta pecaminosa. Como  hombre honesto que soy y por tanto pendejo  hago mi cola, parecía decir  Araujo, a la vez que  afirma   la necesidad  de respetar al otro, y no  usar la viveza criolla para irrespetarlo,  como sería  el   buscar la manera de   no hacer la cola.      Por eso  el hacedor afirma, la haré como un pendejo,   y destaca con su lenguaje gestual su  resignación  al  sostener  el papagayo.

Las reflexiones del hacedor de papagayos adquieren significaciones diversas, de acuerdo    al contexto donde se ubica.   El mensaje al reubicarse  espacial y temporalmente    es  resemantizado  a través del  entorno. Así la frase del cometa “Madre (es) la que sufre esta dictadura”, aislada del contexto se podría asociar al impacto de la escasez y la inseguridad,  pues es la madre al hacer  las compras   del hogar, quien  percibe  en carne propia como se le va estrechando el salario por el alto costo de la vida, lo cual  genera en la psiquis social angustia y temor. Estas  son algunas   de las significaciones que   asume    este  papagayo  insurgente,  al pasearse R. Araujo con él por las calles de Caracas, pero también se podría asociar a la madre patria que es Venezuela  por estar  sufriendo  el  absurdo enfrentamiento entre hermanos.

Al  ubicar  éste  cometa en una plaza donde un grupo de madres y  estudiantes se reúnen  a protestar en un improvisado altar con  vírgenes,   cristos,  rosarios   y  pancartas que hacen referencia  al carácter heroico de los estudiantes,  y grafitis que denuncian como está generación, futuro del país, están siendo asesinada  y torturada, no  por la delincuencia, sino  por las fuerzas represivas del régimen. Asume  así  otra significación: el desgarramiento   de una madre y de todas las madres ante la brutal represión del régimen  a lo  largo de 3 meses del 2014, al querer acallar el derecho a la protesta y haber detenido  a más de 3000 estudiantes. Evidencian su  dolor,  al   saber que sus hijos se encuentran detenidos, o  que nunca más los volverán a ver por  el  simple “delito” de ser jóvenes críticos y constructivos, pues no solamente proponen una reflexión sobre la situación del país, sino que actúan.

Cada uno de estos papagayos insurgentes  crea  ritmo a través de los juegos de palabras. Gracias al  absurdo genera  una variedad de sentidos, que  conllevan al otro a imaginar  situaciones extremas, como es hacer turismo en un país con  los índices de muertes violentas más altos del planeta, con no más de 30  millones de habitantes.

“Hacer Turismo (es) Chévere en Venezuela si llegas vivo”.

En un país donde el derecho a la vida no está garantizado no se puede hacer turismo.  Y a su vez  nos lleva  a recordar los crímenes que han conmocionado al país el 2014,   como fue el de la Miss Venezuela  Mónica Spear y su esposo asesinados, y Miss Turismo de Carabobo Génesis Carmona abaleada con un tiro en la cabeza en una de las  manifestaciones del mes de febrero.

En  algunos mensajes,  da un salto cualitativo en sus acciones, al introducirse su  corporeidad en el papagayo, y convierto su hacer en un performance     amplificando las  resonancias   del mensaje, tal como ocurre al  usar  el personaje    de dibujos animados  del  pájaro loco,  creado por el caricaturista y animador Walter Lantz (1940) y     su  risa estridente estuvo a cargo  de  Grace Stafford esposa de Walter. Se caracteriza esta ave  por ser burlona,    truhanesca,    acercándose  al arquetipo de C.G.Jung  del   Trickster, que se encuentra presente  entre los pieles rojas, los aborígenes de Nigeria, los aztecas, y  los  germanos… Es un payaso,  bufón  irreverente, mentiroso, burlón, ladrón  y  sembrador de  rivalidades.

Desde su creación se convierte  en un símbolo de la risa en la cultura contemporánea.  Actualmente Hollywood trabaja en un film para revivirlo. Asociar  su voz socarrona y su risa chillona,   sus constantes truhanadas y torpezas  con el  actual presidente de Venezuela,  es una manera  original de  caracterizarlo.  Las víctima de  las burlas y  truhanerías de este  ser antropomorfo   serían todos los venezolanos, como sería el llamar a  un diálogo sin tener la intención  de  negociar.  Araujo   se caracterizó en varias de sus acciones  por la seriedad con que las presentaba sus cometas insurgentes, que han sido  dadas a conocer a través de  las protestas y a través de la red. Adquiere un nuevo  carácter al modificar el papagayo y pegarle una cabeza del pájaro loco de papel,  junto al mensaje “Si el presidente es maduro, yo soy el pájaro loco”.  Plantea así  lo  absurdo  de nuestra realidad al ser  gobernados    por un trickster o pájaro loco.

Crea un juego  de palabras  irónico al referirse  al  carácter obrero del presidente, que ha  destacado el régimen: “Si el presidente es obrero, yo soy la Madre Teresa”. La realidad evidencia  que su comportamiento actual  ha demostrado un alejamiento de lo obrero,  y  su manera de ser y conducirse  se acerca más a  un sindicalista.  Se crea así un chiste visual,   al  hacer que  los contornos del rostro   de  la Madre Teresa de Calcuta, salgan del papagayo vacío   donde introduce el artista su rostro,  y plantea  el absurdo de que él no es la devota monja albanesa  que desarrolló su labor misional en la India, y así como el presidente tampoco es un obrero y  menos  sea la Madre Teresa.   Es  una situación absurda y por tanto risible  ver a este venezolano convertido en santa u obrero al líder  del régimen.

Él  crea nuevos papagayos  a medida que se desarrolla  la protesta estudiantil,   y contextualizó por tanto  sus cometas en la semana santa. En  una acción  donde un estudiante escenifica la crucifixión de Cristo, con  máscara antigás,  bandera cocida en la indumentaria, cargando una cruz, que crea la asociación entre  la crucifixión  y los estudiantes torturados y asesinados.   En esta   cometa insurgente, inserta   la segunda estrofa  del Padre Nuestro, que plantea la necesidad del arrepentimiento y del poder   del perdón, que es algo que el país debe rescatar para escapar a este laberinto de violencia en que se encuentra y no caer en el abismo de una guerra civil.

 “Perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden”.

En la Semana Santa,  creo otro cometa en la quema de los Judas del 2104 que para él serían  “Maduro, Torres, Cabello, Rodríguez”, tal como lo afirma en el mensaje de la cometa. Se  fotografío junto a  un Judas con estos cuatro rostros, antes de ser quemado. Se inserta así en la acción, y  se recuesta sonriente e irónicamente sobre el hombro del muñeco. Identifica a estos líderes políticos  como responsables de nuestra actual situación económica, política y social, y los transforma en traidores al país, tal como lo fue Judas.  Así,  de esta manera, la cultura popular urbana y sus artistas, trama a través de creación, respuestas   insurgentes a nuestra situación actual. Y se ha convertido en un icono de la insurgencia y la conciencia crítica día a día crea nuevas obras conceptuales en forma de Papayo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba