EntretenimientoEspectáculos

Román “El Ro”, cantante con dos iniciales

Todo está listo en el estudio de grabación. Él está preparado para la acción y los de la cabina también. Le dan play al tema y comienza a cantar:

Un castillito

Lleno de flores yo te daré

Rejas de ilusiones pondré

Con el tapiz de tu amor decoraré

–Oye, esa canción (“El castillito”) suena bastante bien. ¿Cómo te conseguimos en internet?–, pregunta el productor musical.

–Por mi nombre: Román Díaz.

–¿Román Díaz? Hay muchas personas que se llaman así. ¿Tienes algún seudónimo?

–Bueno, entonces llámenme por las iniciales de mi nombre: “El Ro”.

Así surgió su nombre artístico, y no se le ha hecho difícil portarlo, pues desde que era un niño –cuando vivía en Propatria, Caracas– la gente lo llamaba así. Y había algo predestinado en ese apodo, porque sonaba a artista, y él siempre lo ha sido: Román “El Ro”, así de simple.

“De pequeño era el terremoto de la casa. Provengo de una familia de músicos: mi abuelo, quien era de Falcón, fue el fundador de varios conservatorios; tengo varios primos en la Orquesta Simón Bolívar. Yo fui el único que optó por el canto popular. Además, estudié piano. Tengo esa vena musical que me ha servido para estudiar lo que a lo mejor es un hobbie para algunos”, confiesa.

Por eso fue que este artista se formó en la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”, donde recibió clases de técnica vocal con Humberto Diez, quien también fue el profesor de Horacio Blanco, vocalista de Desorden Público.

“Cuando eres cantante, debes aprender a manejar tu instrumento fonador. No es solo una cara bonita. Si no transmites nada cuando estás en una tarima, no eres un verdadero artista. Yo trabajaba nada más para pagarme mis clases de canto. De hecho, ya a los catorce años era empleado de Subway y McDonald’s. Como salía a la 1:00 am, me quedaba durmiendo en El Rosal, y a las 6:30 am iba al colegio”.

Y aunque al principio pocos creían en él, en su corazón persistía un sueño: ser como los grandes. Por eso no cesó en el aprendizaje.

Entre líneas

Hace 18 años, estando en su edificio, vio a seis primos que tenían una agrupación polifónica. “Yo los asesoré con los arreglos vocales, y ellos me motivaron a crear mi propia banda. Les hice caso, y busqué a tres muchachos más”. Así nació “Entre líneas”. Con el tiempo, Román desintegró el grupo y dispuso el nombre en una empresa de viralización de contenidos en Internet, la cual tiene presencia en Estados Unidos y Venezuela.

Actualmente, además de trabajar en esta compañía, está enfocado en promover su tema promocional “Hay que vivir”, una canción pegajosa con un mensaje esperanzador, en cuyo video participa un joven de dieciséis años que se llama Franklin Mejías. El adolescente perdió sus brazos y piernas debido a una bacteria que lo contaminó en una playa.

Hay que vivir y ser feliz

Al contar hasta tres

Hay que vivir, ya lo bueno llegó

Y lo malo pasó

“Franklin es un gran motivador. Tiene mucha más alegría que tú y yo juntos. Es el capitán de la selección de ping pong de Estados Unidos, tiene su propia fundación y está escribiendo un libro. Su forma de ver la vida es fascinante”.

-¿Cómo lo conociste a él?

-Su familia estaba recolectando dinero y se hizo un llamado a todos los artistas; yo con gusto me ofrecí. Hicimos buen feeling, lo invité a nuestras oficinas en Miami para hacerle una entrevista en el canal de Youtube El Ro Tube Show, pues yo quería que el mundo entero conociera su estudio.

Si lo ves, el video no está nada producido, pero es que cuando te das cuenta que lo más fuerte es lo más sencillo, ya lo demás viene por añadidura.

-¿Qué te motivó a irte de Venezuela?

-Nunca quise, pero un día viajé a Miami para grabar un video que se llama “Yo quiero volar” y conocí a mi actual pareja.  Bueno, ¿qué te puedo decir? Me fui detrás del amor (risas).

-¿En qué te inspiras para componer?

-En las vivencias propias, en el día a día. Yo soy una esponja y el escribir es un don. Yo no sé quién me escucha, quién me sigue en mis redes, pero sé que como cantante soy voz viral.

-¿Cómo ves a Venezuela desde afuera?

-No es que la veo; la extraño demasiado. Es el cielo que necesito para volar. Independientemente de donde esté, para mí Venezuela es el mejor país del mundo.

-De las naciones que has visitado, ¿en cuál te han tratado mejor?

-Todas. A mí me tratan como yo trato, y no puedo decir que me han tratado mal. Es muy raro que yo reciba a alguien con una mala cara, porque siempre busco estar feliz. Por consecuencia, en todos los países me han atendido súper bien.

-¿Cómo manejas las críticas negativas?

-Hay gente que te critica para aportar negativamente, pero eso te suma. Los malos comentarios hacen falta, porque a lo mejor crees que estás haciendo las cosas bien, cuando no es así.

-¿A quién le agradeces tus triunfos?

-A Dios.

-¿Y cómo es tu relación con él?

-Es brutal, no sabes. Todo se lo debo a él, nada puedo hacerlo sin él. No recuerda algo que le haya pedido que no me haya dado.

-Si tuvieras la oportunidad de regresar el tiempo para remediar un error, ¿cuál sería?

-No haberle dado más tiempo de calidad a mi papá mientras estuvo en vida.

Piensa rápido

-¿Una ciudad?

-Caracas.

-¿Un miedo?

-Las serpientes.

-¿Una mujer?

-Mi mamá.

-¿Un hombre?

-Mi papá.

-¿Un error recurrente?

-Que soy muy amiguero y se aprovechan de mí.

-¿Un paisaje?

-El Ávila.

-¿Un artista plástico?

-Carlos Cruz Diez.

-¿Un escritor?

-Dios.

-¿Una comida?

-Pasta con queso parmesano.

-¿Una época de la historia?

-Esta.

-¿Un jamás?

-La droga.

-¿Una travesura?

-Metí unos camarones al ducto de aire acondicionado de un señor que me caía mal.

-¿Cómo proyectas tu carrera en unos cinco años?

-Haciendo trabajo de calidad. Cuando Dios lo decida, se acabará la carrera.

-¿Cuál es la clave del éxito?

-Perseverancia, sueños, creer y trabajo en equipo.

-¿Cómo sabes que vas por el camino correcto?

-Porque todo fluye.

-Por último, ¿la vida es…?

-Todo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba