Entretenimiento

Rusia: Boris Godunov

Poder se escribe con sangre

El poder, estructura mental que funciona siempre con sentido vertical, más
que una obsesión en la vida del hombre es una concepción social de vida.

Alexandre Pushkin tejió, en 1825, la urdimbre de intrigas y laberínticas
conspiraciones que Boris Godunov utilizó para tramar siniestramente su ascenso
como Zar de Rusia a costa del asesinato de su hermano político, Dimitri, de
apenas siete años.

El pueblo lo colocó al mando del reino pero, doce años después, Dimitri
aparece vivo en Polonia y reclama, cual Lázaro, el trono, pasando a ser símbolo
del solapado descontento del pueblo que lo convierte en héroe. Sin embargo,
Dimitri no es más que un monje joven y ambicioso que quiere quedarse con el
trono haciéndose pasar por el joven asesinado años antes.

Personajes opuestos, Godunov y el monje impostor viven un drama que no tiene
tiempo para manifestarse. "Boris es un asesino usurpador y un héroe
introspectivo, mientras el monje, Grigori, es simultáneamente un perturbado
impostor y una encarnación del descontento nacional. Como él mismo dijo a sus
seguidores: "A ellos no les importa si yo soy Dimitri, yo soy un pretexto para
la discordia y la guerra", escribió Michael Billington en el diario The
Guardian.

Con esta tragedia de reflexión histórica sobre el poder y el pueblo, Pushkin
estableció una ruptura con el teatro clasicista y comenzó a mostrar la
influencia de Shakespeare en su obra. Esta sublime representación de los
intríngulis del poder eleva este clásico a niveles de cuasi sacralidad e impone
un reto para cualquier director. Entendiéndolo así, en su peculiar visión de
Boris Godunov
Declan Donnellan ataca los puntos que deja abiertos Pushkin
sobre las costuras vistas a los procesos que involucran el poder.

¿Quién es el zar?, ¿Quén tiene el poder?, ¿Qué es el pueblo?, ¿Cuál es su
poder?, ¿Merecen los pueblos los gobernantes que tienen? ¿Escogen realmente a
quien los gobierna?, ¿Quién posee el derecho a gobernar..? son algunas de las
inquietantes preguntas que desata la trama.

Esta versión de Boris Godunov se presentó por primera vez en el
Moscow Arts Gorky Theatre. En esa oportunidad la crítica consideró un verdadero
reto que un director que no fuera ruso se atreviera a presentar este clásico en
un montaje que, además de ser actuado por un elenco de intérpretes rusos, traza
paralelos entre la conflictiva historia que narra Pushkin y la realidad política
contemporánea de Rusia.

Producción a gran escala, esta pieza se escenifica sobre una pasarela de 24
metros de largo que divide la audiencia en dos para dar un sentido actual a la
puesta en escena concebida por Donellan junto a Nick Ormerod y Judith Greenwood,
provenientes de la compañía británica Cheek by Jowl.

La crítica

"Esta es una pieza cuyo abordaje del pulso político es intemporal,
desilusionado y persuasivo". Charles Spencer. The Daily Telegraph,
mayo de 2001

"En vez de una tragedia romántica, tenemos aquí una ingeniosa y alusiva pieza
puesta en escena con asombroso desenvolvimiento". Michael Billington. The
Guardian
, mayo de 2001

Ficha Técnica

Dirección Declan Donnellan
Diseño Nick Ormerod
Diseño de iluminación Judith Greenwood
Intérpretes Roman Mikhaylovsky, Avangard Leontiev, Alexei Zouev,
Alexander Feklistov, Igor Yassulovitch, Serguei Astakhov,
Oleg Vavilov, Mikhail Zhigalov, Marina Goloub, Alexander
Ilin, Alexandre Lenkov
, Mikhail Zhigalov, Dmitri Dioujev,
Igor Yassoulovitch
, Viktoria Tolstoganova, Sasha Kostritchkine,
Dmitry Shcherbina, Mikhail Zhigalov, Alexei Zouev, Dmitri
Shcherbina, Dmitri Dioujev

Equipo de producción en Rusia
Asistencia de dirección Olga Subbotina
Música y asesor de canto Maxim Gudkin
Director de movimiento Andrei Shchukin
Coreografía Irina Filippova
Gerencia de la compañía Olga Sharapova
Director técnico Vladimir Kizeev
Gerente de escena Ekaterina Tcheremina
Vestuario Natalia Vedeneeva
Maquillaje Tatiana Abdullaeva
Luces Andrei Tarassov
Sonido Valeri Antonov
Colaboración en escena Sergey Timchenko
Subtítulos/ Intérprete Dina Dodina
Equipo de producción
Director Claudia Woolgar
Gerente de producción de giras Joop Wolters
Intérprete técnico Martin Taylor

La obra

Una intrincada historia de poder, traición y legitimidad que se presenta con
innegables resonancias en la historia contemporánea a partir de la tragedia
escrita por Aleksandre Sergeevich Pushkin en 1825.

Sobre los creadores

Declan Donnellan y Nick Ormerod fundaron la compañía Cheek by Jowl
en 1981, ampliamente reconocida por la crítica internacional, entre otras cosas,
por volver a los clásicos y reinterpretarlos bajo una óptica contemporánea.

Comenzaron su relación con la audiencia rusa cuando fueron de tour a ese país.

Más tarde, Donnellan y Ormerod trabajaron con un grupo de actores rusos para la
producción The Winters Tale, con el Teatro Maly de San Petersburgo.

Donnellan ha sido además director asociado del Royal National Theatre y ha
realizado varios montajes como director independiente. Recibió el Premio Olivier
por sus increíbles hallazgos teatrales. Entre sus piezas más destacadas se
encuentran El Cid, Macbeth, Fuente Ovejuna, Sweeney Todd, Romeo y Julieta,
y Antígona. Por su parte, Ormerod también fue galardonado en 1992 con
el Olivier, como diseñador del año. Judith Greenwood se unió a Cheek by
Jowl en 1990, y desde esa fecha ha viajado por el mundo con el grupo, hasta
convertirse en directora asociada de la compañía.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba