Entretenimiento

Sábado Selecto: Buscando mi destino (Easy Rider)

CINECELARG3

SÁBADO SELECTO: 8/2/14.

 3:00 p.m. ENTRADA LIBRE

Director: Dennis Hopper. Guión: Terry Southern, Peter Fonda, Dennis Hopper. Música: Steppenwolf, Mars Bonfire, Jimi Hendrix, The Byrds, Roger McGuinn. Fotografía: Laszlo Kovacs. Reparto: Peter Fonda,  Dennis Hopper,  Jack Nicholson,  Karen Black,  Antonio Mendoza,  Phil Spector,  Luana Anders,  Toni Basil. Productora:  Warren Finnerty Productora Columbia Pictures / Pando Company / Raybert ProductionsGéneroDrama | Road Movie. Premios: 2 Nominaciones al Oscar: Mejor Actor de reparto (Nicholson),  Mejor Guión. Globos de Oro: Nominada Mejor Actor de reparto (Jack Nicholson).  Festival de Cannes: Mejor Ópera Prima. Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor Actor de reparto (Nicholson).

Dos jóvenes motoristas de Los Ángeles emprenden un viaje hacia Nueva Orleáns. Cruzan todo el país con la intención de descubrir América. Después de vender cocaína a un hombre de Los Ángeles, Billy y Wiatt (alias Capitán América) asisten a la fiesta del Mardî Gras. Pronto reanudan el viaje y se van encontrando con personajes de lo más estrafalarios, entre ellos un ranchero y su familia, o un autoestopista de una comuna hippie, antes de ser arrestados en un pueblecito por parar sin un permiso. Su compañero de celda, un abogado borracho, les hace un gran favor sacándoles de la cárcel y luego decide unirse a ellos.  

 

DONDE SE FUE  LA LIBERTAD

Este film, con su desenfadada narración y sus diálogos en gran parte improvisados, pertenece a esa categoría de películas que, como redes lanzadas al azar, intentan  atrapar el aire de los tiempos, y lo logran. Una elegía a la épica del western tan cercana que tiñe hasta los nombres de los protagonistas (Wyatt y Billy). Jinetes cabalgando el viento en eterna búsqueda de  libertad y aventura.

Quizás la sensación más intensa al verlo ahora es la de algo que extrañamos. La película es de 1969, año también del festival de Woodstock, de Abbey Road el último verdadero disco de los Beatles (se separarían el año siguiente) y de una explosión de inconformismo contracultural que pareció abrir todos los horizontes. El sentimiento anti guerra teñía todo lo que venía de Norteamérica, Vietnam era una guerra tan impopular que Richard Nixon debió iniciar el proceso de retirada y la paz  se firmó en 1973. El Mayo Francés se había llevado a cabo el año anterior y todos los caminos del pensamiento parecían abrirse para una juventud que pedía lo imposible.

De entonces a hoy las cosas han cambiado y en algunos aspectos no para mejor. Esa sensación que llevaba a pensar que nunca se repetirían las sangrías de la primera mitad del siglo, que la ansiada libertad humana estaría al alcance de la mano se fue desvaneciendo. De lo que aquella época significó solo quedan algunas hermosas ruinas de otro tiempo, una de ellas la balada Imagine de John Lennon. Igualmente algunas frases como la de Abbie Hoffman, cuando era juzgado por rebelión. Cuando le preguntaron en qué estado residía  “En el estado de Woodstock” afirmó sin titubear y cuando quienes lo juzgaban insistieron “¿Y qué estado es ese?” aclaró “Es un estado de la mente”.

Pensábamos que todo era posible, que como Fonda y Hopper podíamos salir a buscar el escondido bosque de utopía, la felicidad y la belleza del mundo. Nos equivocábamos, la realidad no se deja domeñar tan fácilmente. Nuevas formas de represión aparecieron, también el terrorismo desbocado y su secuela, la mirada del ojo ubicuo del Gran hermano que nos acecha hoy a todos. Aunque desde hace más de sesenta años no hay guerras mundiales los conflictos puntuales son cada vez más atroces. El jinete bicéfalo de la tecnología multiplica la vigilancia a la vez que desata las redes de la expresión. No podemos negar que junto a ello la creciente tendencia ecológica, la expresión libre de la diversidad sexual y la presencia en ascenso de lo femenino en la sociedad comenzaron a anunciarse en aquellos años.

Pero admitámoslo, el mundo hoy va como a la deriva, desapareció para siempre la fresca e inocente certeza de entonces. La esperanza no muere, pero su promesa futura es más modesta, menos ambiciosa. Quizás el escopetazo que brutalmente cierra el film sea la metáfora, un poco exagerada,  de cómo se desvanecieron algunos sueños de esos años.

JACOBO PENZO, enero de 2014.     

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba