Entretenimiento

Sin harina no hay polvorosa

Tampoco voy a especular sobre el efecto negativo que la tiene escasez en la difusión de nuestra gastronomía y en las posibilidades de su reinvención. Mucho menos voy a mencionar las preocupaciones adicionales cuando se es cocinero y patrono o socio al mismo tiempo.

No quiero quejarme sin proponer. Estoy convencido de que los partidos políticos son necesarios, pero no son la única estructura de participación política; gracias a la providencia, porque no tengo madera para la militancia. El gremio es una de esas instancias políticas mediante la cual también podemos tener incidencia en lo público. 

Existen muchos gremios; el de los educadores, de los médicos, de los comerciantes y de los cocineros o restauradores. El nuestro tiene la particularidad de actuar como una bisagra que conecta la actividad lucrativa con la vida cotidiana del comensal, con la cultura. No conseguir un determinado producto a un precio adecuado afecta nuestra planificación y estructura de costo, pero también la calidad y variedad de nuestra oferta. Pierde el cocinero, el establecimiento, el cliente y la memoria gustativa particular y colectiva.

Recuerdo un párrafo del libro “Cocina caribeña” del profesor Lovera donde menciona como caso curioso de Cuba, donde hubo una inmigración china importante en el siglo XIX, pero no se tiene registro oral ni escrito de una cocina que hubiese integrado los sabores y técnicas orientales, con la nativa que de por sí ya era mestiza. Una posible explicación es que sin actividad comercial floreciente ni abundancia de insumos, poco puede progresar una cocina. Solo comerá arroz con frijoles.

Entonces, surge de nuevo la pregunta: ¿qué acción política puedo realizar como el ciudadano devenido en cocinero que soy? Yo deseo que el venezolano coma bien y variado. En primer lugar, ser más creativo y eficiente. En segundo lugar, reclamar mi derecho a unas condiciones dignas de trabajo, a una política económica seria; exigir que se revise la Ley de precios justos; demandar seguridad jurídica, por mencionar algunos. En tercer lugar, apelar a las instituciones que nos agrupan y emitir pronunciamientos respaldados por ellas.

Todos estos reclamos, vinculados a nuestra actividad gremial. Creo que esta modalidad es un ingrediente que le falta a esta lucha por un mejor país. Los invito a aportar ideas creativas y novedosas que además de ser eficientes, reivindiquen nuestro papel en la sociedad: alimentar la cultura.

fuente:https://www.facebook.com/groups/sinharinanohaypolvorosa/

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba