Entretenimiento

Sublime anhelo, la leyenda del Ánima sola en el viejo Yaracuy

Goethe es autor de un famoso poema Selige Sehnsucht (sublime anhelo), inspirado en el amor de una mariposa por la llama ardiente de una vela y en el feliz anhelo de acercarse a la misma, aunque esto signifique su muerte inevitable. Es el tema de la muerte como parte esencial de la vida y el amor como la vida misma, esto es, el significado del amor como experiencia única que da sentido a la vida. En el lenguaje de la mitología, que no es otra cosa que una visión poética de la existencia humana: Thánatos (la personificación de la muerte) y Eros (el amor), dos temas universales que han motivado a filósofos, poetas y escritores a reflexionar sobre los mismos, desde los comienzos de la historia de la humanidad y a través de todas las edades.

Afincado en esta antigua idea, Freud lanzó su teoría sobre la dualidad de la naturaleza humana, recurriendo a una suerte de maniqueísmo entre estos dos instintos contrapuestos: vio en Eros al amor, la sensualidad, la procreación, el instinto a la vida; y en Thánatos la contrapartida, inclinación al estado de tranquilidad total, ausencia de estimulación y actividad, el cese del amor a todas las cosas y al final, donde no puede haber otro fin en el ciclo natural de la vida: el instinto de la muerte. Entre los numerosos pensadores que han abordado el tema, existe un poeta que es tal vez quien más nos ha enseñado la armonía que existe entre la vida y la muerte: Raine María Rilque, en sus Elegías y en su Réquiem, el deja sentados dos conceptos: el hombre es el único ser que tiene conciencia de la muerte; y el otro, la vida humana es una experiencia que vale la pena vivirla (tener una vivencia propia), porque es el único camino, que a pesar de conducir a la muerte, ofrece la oportunidad de dar a la vida el sentido que cada hombre quiere elegir como su camino.

En los pequeños pueblos de Venezuela estas ideas han echado raíces y se han hecho sólidas en la forma de creencias, no afincadas en las voces de sus filósofos, poetas y menos aún de sus políticos e historiadores, sino más bien en la memoria colectiva de sus habitantes, de sus hombres sencillos, gentes de a pié, como se les suele llamar en lenguaje cotidiano ¿De dónde las sacaron? Tal vez traídas en las tres carabelas donde Cristóbal Colón transportó a esta tierra de gracia los primeros trozos de nuestra civilización hispana. Me refiero, entre otras cosas, a la llegada de San Marcos, El Evangelista o San Marcos de león, como también se le llama, el autor del primero y más antiguo de los evangelios, sobre la vida y las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo. El 25 de abril se celebra el día de San Marcos. En todos los pueblos de origen hispano existe una creencia relacionada con esta fecha. En breve resumen, puede exponerse de la siguiente manera: en el paso de la media noche del día 25 de abril, a la madrugada del día siguiente, esto es entre las 11 de la noche y la 1 de la mañana, los fieles a esta tradición, podrán ver entrando en sus Iglesias a los fantasmas, de quienes son los seres que ellos más quieren y que morirán durante ese año. Igualmente, todas las mujeres solteras que dejen una rosa a la puerta de la Iglesia, antes de la media noche, verán la aparición fantasmal de su futuro esposo recoger esa flor.

En lo que respecta a Yaracuy -la región de mayor fuerza mágica de nuestra Venezuela, que no puede prescindir de historias y leyendas- estas tradiciones se encuentran grabadas en el nombre original de la ciudad de Nirgua: “Nuestra Señora de la victoria del prado de Talavera” este nombre viene de la advocación a la Virgen del Prado y a una de las más bellas iglesias producto del ingenio español y construida a su recuerdo eterno o sino vean la magnífica catedral que dio origen en España a estas historias, se encuentra en Talavera de la Reyna.



Nirgua fue fundada en el año de 1624 en las montañas más feraces, que se puedan concebir en la imaginación desbordada de una generosidad sin límites, cuando llegó la hora de atribuir bellezas naturales, paisajes llenos de luz y pincelados con sombras, mujeres hermosas, producción agropecuaria, recursos naturales y pare de contar. En sus inicios, tuvo un origen echado al andar con el sudor del campo, el olor a tierra buena y el trabajo de hombres recios, vinculado a cinco haciendas: una de cacao, otra de café y las tres restantes de caña de azúcar, tabaco e inmensos naranjales que todavía se conservan en plena producción. Nació, hace unos 385 años, como un centro de producción económica, cultural y religiosa, de casas de tipo colonial, que todavía mantienen su silueta de abolengo, orgullosa y altiva. Todo, enmarcado en una historia del viejo Yaracuy que hoy queremos contar.

Genoveva era la hija única de un médico de la localidad, el dueño de los inmensos naranjales de la zona, una joven muy bella, inteligente y vivaz, pero desafortunadamente nació con una forma de epilepsia que le generaba convulsiones y ataques muy recurrentes. Su padre la atendía con devoción y afecto. Cuando llegó a la edad de prometer quiso visitar en la noche de San Marcos la Iglesia de Nirgua, para ver a la media noche los fantasmas de sus seres queridos que morirían durante ese año y la figura fantasmal de su futuro esposo, en el acto de recoger la rosa roja que ella le había dejado. Era una noche de plenilunio, sombras suaves marcaban duros contrastes con los rayos de luz de una luna imponente y silenciosa. Al llegar notó que la invadía una sensación de tranquilidad, un sentimiento suave y sereno de recogimiento espiritual. Le pareció escuchar una voz que le susurraba: Cierra tus ojos, vas caminando en sueños. A lo lejos, escuchas el doblar de campanas llorosas. Campanas al viento. Te sientes triste, pensativa y sola. Ya casi no escuchas el tañer de las campanas…..Es el silencio. No hubo fantasmas ni figuras fantasmales.

Pero, existe una pregunta fundamental para entender el drama final de esta bellísima historia: ¿Qué verá en el atrio de una Iglesia la persona que fue a ver los fantasmas de su seres queridos que morirían ese mismo año, y más aún la aparición fantasmal de su futuro esposo? Cuando es ella precisamente la persona que murió en breves instantes, más atrás, en pocas horas. La contestación a esta pregunta no la conoce nadie, porque forma parte de la experiencia vivida por alguien que no tuvo oportunidad alguna de concebir una respuesta. Fue algo sorpresivo, en un instante, como en un relámpago de luz, que dura menos de un segundo en el horizonte, Genoveva tuvo conciencia de que había muerto días atrás, sola, triste y sin cariño.

La llaman “El Anima Sola” en la tradición de Nirgua. Existe a la orilla de la carretera que conduce de la Encrucijada de Chivacoa a Nirgua, un largo y alto talud de piedra, con un manantial que brota espontáneo en su agua fresca, que hasta hace poco lucía miles de velas encendidas, para indicar en una tradición de siglos el camino de las ánimas. Pero en Nirgua brillan en recuerdo de Genoveva. Se cuenta que es muy milagrosa a la hora de intervenir en problemas del amor: los amores perdidos (Eros). “Un amor que se va/ cuantos se han ido/ otro amor volverá más duradero/ y menos doloroso que el olvido. El amor es como pájaro señero/ que roto el nido en el ruinoso alero/ en otro alero reconstruye el nido ¿Puede el último amor ser el primero? Mientras más doloroso y abatido el corazón del hombre es más sincero. ¿Puede el último amor ser el primero? “También se cuenta de su efectiva guía, en conducir por camino seguro a quienes temen encarar a la muerte -frente a frente- como destino final de la existencia humana (Thánatos).


Fotografías:

1.- Catedral de la Virgen del Prado, en Talavera de la Reina, España
2.- Valles y montañas de Nirgua, las más feraces que pueda concebir la imaginación más desbordada
3.- Virgen del Prado de Talavera, en Nirgua, estado Yaracuy

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba