Tecnología

Criptomonedas, útiles mucho más allá del holding

La media mundial de personas que tenían algún tipo de criptomoneda en el 2021 se situaba muy cerca de 20%, lo que teniendo en cuenta que la siempre creciente población del globo es en este momento de unos 7.900 millones de personas arroja la cifra de que las criptomonedas tienen casi 1.600 millones de usuarios en el mundo, cifra más impresionante si se descartan los cientos o miles de millones de niños y la población de la tercera edad que tradicionalmente tiene más problemas para aceptar algunos avances relacionados con la informática. En muchos casos ya tienen sus ahorros invertidos en activos tradicionales, y que nos revela que un porcentaje muy alto de adultos jóvenes o de mediana edad utilizan las criptomonedas, un activo que tiene utilidades que van mucho más allá de la mera acumulación con el fin de especular con su precio y que cada vez más está siendo utilizado para su fin originario, esto es, servir como dinero.

Criptomonedas, amenaza u oportunidad

No han sido pocos los grandes inversores institucionales e incluso las autoridades financieras que han advertido contra el uso de las criptomonedas por considerarlas altamente especulativas o activos sin ningún sustento detrás. Aunque no faltan aquellos partidarios de las criptomonedas que se preguntan qué es lo que hay detrás del dinero fiat de uso hoy en día, más allá de la confianza en la solvencia de unos Estados que pueden quebrar perfectamente como han demostrado a lo largo de la historia, incluso la más reciente, y es que si se empiezan a aceptar las criptomonedas como medio de pago es de esperar que también las acepten los Gobiernos. Incluso puede que en un futuro cercano se utilice como medio de cobrar impuestos de forma rápida y mucho más barata en cuanto a burocracia se refiere, al fin y al cabo la tecnología de la blockchain permite un seguimiento de transacciones y titularidad de los activos y es prácticamente a prueba de falsificaciones, por lo que es interesante incluso para los gigantescos Estados modernos a pesar de que desplace la soberanía monetaria desde los bancos centrales hacia los ciudadanos, algo que puede despertar recelos entre los legisladores, pero ¿Es tan extraño que un país no controle la moneda mayoritaria que se utiliza en su territorio?

Seguramente no lo sea, al fin y al cabo los Estados de la zona euro y algunos latinoamericanos han renunciado a gran parte de su soberanía monetaria al adoptar el euro o el dólar, si bien es cierto que lo han hecho en favor de un gigantesco órgano público o público-privado como son la Reserva Federal o el Banco Central Europeo en vez de para descentralizar en los ciudadanos la decisión de qué activos adoptar y cuales desdeñar, algo que en cualquier caso ya ocurre en países como Venezuela, donde las autoridades tuvieron que aceptar el hecho consumado de que la población venezolana haya decidido mediante sus actos que la moneda estadounidense sea de facto moneda oficial en el país caribeño.

Criptomercado; un ecosistema donde decide el usuario

Las criptomonedas, al igual que ocurre con las divisas de uso corriente, tienen sus grandes protagonistas, sus criptomonedas con una importancia secundaria y aquellas que no gozan del favor de los usuarios, aunque en el caso de las criptomonedas el ciudadano puede decidir no utilizar las criptomonedas menos solventes, algo que no ocurre en el caso de las divisas nacionales con tanta facilidad dado que salvo excepciones se cobra y se consume en la divisa de turno, algo que gracias a las criptomonedas está cambiando lentamente.

Aunque casi todos los tipos de criptomonedas pueden utilizarse para especular mediante el trading online con CFDs (con el riesgo que conlleva la inversión apalancada) o la compraventa en periodos más o menos cortos de tiempo para aprovechar la volatilidad, no todas son tan interesantes como forma de mantener el ahorro al margen de los vaivenes del criptomercado, para esto pueden utilizarse las stablecoins y, por supuesto, no todas las criptomonedas han demostrado en el pasado la misma capacidad de crecimiento de su cotización, categoría en la cual bitcoin sigue siendo la reina absoluta.

Por último se hace necesario incidir en el hecho de que el uso de criptomonedas en cualquiera de sus formas implica un riesgo alto, y es que decidir implica aceptar la incertidumbre, por lo que incluso en el caso de que su implantación y utilización termine siendo masiva conviene diversificar la cartera de inversiones y mantener un saludable nivel de liquidez por las oportunidades que puedan surgir o los problemas que se tengan que solventar, dado que cuando la situación económica no es buena es difícil convertir un activo en líquido sin asumir pérdidas.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba