Tecnología

G.fast rompe la barrera del gigabit

Sobre las líneas tradicionales basadas en pares de cobre. Diseñada para ser utilizada en líneas cortas, G.fast amplía los incrementos de velocidad proporcionados por la tecnología de vectorización VDSL2 , proporcionando a los proveedores de servicios un medio económico de complementar y acelerar los despliegue de fibra-hasta-el-hogar (FTTH: Fiber-To-The-Home). Al capitalizar las capacidades de banda ultra-ancha de G.fast los proveedores servicios pueden desplegar servicios FTTH sin necesidad de tener que llevar la fibra hasta el hogar o hasta el edificio.

Las pruebas de G.fast de los Bell Labs establecen nuevos records de velocidad

Las recientes pruebas de laboratorio realizadas por Alcatel-Lucent pusieron de manifiesto las capacidades de banda ultra-ancha del cobre. Un nuevo prototipo de los Bell Labs (denominado XG-FAST) alcanzó un récord mundial con una velocidad de 10 Gbps sobre una distancia de 30 metros utilizando dos pares de líneas de cobre. El prototipo, que reproducía un despliegue real de fibra hasta el punto de distribución (FTTdp), alcanzó una velocidad agregada de 2 Gbps y una velocidad simétrica de 1 Gbps sobre 70 metros utilizando un único par de cobre. Estas condiciones típicas del mundo real validaron el caso de uso clave de G,fast: a 70 metros, los proveedores de servicios pueden utilizar la infraestructura de cobre existente para llevar las velocidades de la fibra (1 Gbps simétrico) hasta el hogar.

G.fast lleva las velocidades de gigabit a las líneas de cobre

El alto costo y el intenso esfuerzo que se requiere para ampliar la infraestructura de fibra ha ralentizado el progreso hacia despliegues completos de FTTH. Cautelosos con el reto que supone abrir zanjas en las calles y recablear todos los hogares, los proveedores de servicios han ido construyendo gradualmente sus redes de acceso por fibra, según iba dictando la demanda del mercado y las restricciones presupuestarias. Al mismo tiempo, la demanda de acceso de banda ultra-ancha se ha acelerado, influenciada por nuevas aplicaciones, y promoviendo la competencia y ambiciosos planes de banda ancha de los gobiernos.

La vectorización sigue siendo esencial

La vectorización 2.0 jugará un papel fundamental para permitir que los proveedores de servicios saquen el máximo partido de G.fast. Las altas frecuencias utilizadas por G.fast crean una gran diafonía entre pares de cobre vecinos — mucho más fuerte que la creada por la tecnología VDSL2. Esta diafonía suprime gran parte del aumento de capacidad generado por G.fast. Los proveedores de servicios deben utilizar la vectorización para cancelar esta diafonía y permitir que cada línea alcance todo su potencial.

La vectorización aporta importantes mejoras en las prestaciones. Aplicada a la líneas VDSL2, la vectorización puede mejorar las prestaciones en un factor de 2. Cuando se utiliza con G.fast, la vectorización puede multiplicar por 10 las prestaciones.

La vectorización no es necesaria para todas las aplicaciones de G.fast. Si a cada punto final se da servicio con un cable que esté bien separado de otros cables, un proveedor de servicios podrá suministrar toda la velocidad que permite G.fast sin utilizar la vectorización. En la mayoría de los casos, las aplicaciones de G.fast involucrarán líneas de múltiples usuarios desplegadas próximas las unas a las otras. Estas aplicaciones requerirán vectorización para permitir la mejor prestación posible.

Hogares, MDUs y más: aplicaciones de G.fast

Para las aplicaciones residenciales, los proveedores de servicios pueden desplegar G.fast desde los puntos de distribución próximos a los clientes finales. Esta proximidad les permitirá llevar la fibra más lejos y mantener las distancias cortas del bucle de cobre que requiere G.fast.
La proximidad permitirá también a los proveedores de servicios aprovechar las capacidades de alimentación inversa de las unidades de distribución de G.fast. Estas capacidades permiten a las unidades alimentarse desde equipos situados en el edificio del cliente utilizando la misma línea telefónica que transporta la señal G.fast. Esto facilita que los proveedores de servicios no tengan que llegar a acuerdos con las compañías eléctricas ni abrir zanjas en las calles para tender cable.

Para unidades multi-hogar, los proveedores de servicios desplegarán nodos G.fast en el interior del edificio y los conectarán a apartamentos individuales utilizando las líneas de cobre existentes. Como es probable que haya diafonía en estas aplicaciones multilínea y multiusuario, los proveedores de servicios necesitarán utilizar la vectorización para eliminarla.

Llevar mayores velocidades a las casas y a las unidades multi-hogar ayudará a los proveedores de servicios a mejorar sus ofertas de IPTV gestionada y a tratar de un modo más efectivo el vídeo over-the-top. G.fast complementará y acelerará los despliegues de FTTH soportando mayor número de flujos y grabaciones simultáneos, y más señales para dispositivos como teléfonos inteligentes y tabletas.

G.fast también proporcionará las altas velocidades requeridas por las redes de distribución (backhaul) de Wi-Fi y LTE. Cuando se combina con protocolos de “referencia de sincronización de red” y “hora del día”, G.fast supone una elección inteligente para el backhaul de redes móviles.
Preparándose para G.fast

La tecnología G.fast está evolucionando muy rápidamente. El estándar G.fast consiguió la aprobación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones en diciembre de 2013. Los primeros juegos de chips de G.fast se esperan para este año, con la subsiguiente ratificación del estándar en diciembre de 2014. Las pruebas de campo de G.fast serían en 2015, y los productos G.fast listos para un despliegue masivo aparecerían en 2016.

Los proveedores de servicios deberían tener en cuenta a G.fast en sus planes de despliegue de FTTH. G.fast les permitirá llegar más rápido con FTTH y evitar tener que recablear todas las casas y unidades multi-hogar. Los proveedores pueden empezar a despejar el camino a las estrategias de G.fast que se están desarrollando para gestionar la coexistencia con VDSL2. Pueden empezar a moverse en serio hacia G.fast desplegando VDSL2 en configuraciones de FTTdp. Cuando G.fast esté disponible, los proveedores de servicios podrán reemplazar los micronodos VDSL2 con micronodos G.fast y comenzar la entrega de modems G.fast a sus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar