Tecnología

Microsoft debería lanzar una Xbox One sin Kinect.

Microsoft tuvo que dar marcha atrás en casi todo, pero hubo algo en lo que se mantuvo en sus treces: la inclusión sí o sí de Kinect en el paquete. Algo menos de un año después de aquella presentación, y cinco meses después de su puesta a la venta, la pregunta es obvia: ¿por qué Kinect sigue siendo obligatorio? Información xakata.com

A priori, Kinect 2.0 ofrece muchas más opciones que su predecesor. La posibilidad de poner en marcha la consola, el reconocimiento facial para activar el inicio de sesión correcto para cada persona, o el reconocimiento de órdenes de voz (un poco a gritos, eso sí) en su Dashboard y en juegos son características llamativas.

Y sin embargo, ¿vale la pena invertir ese sobreprecio que la consola tiene sobre su gran rival, la PS4? Muchos opinan (opinamos) que no.

Más de lo mismo

La nueva versión de Kinect es ciertamente mucho más potente. Mejor resolución de las cámaras, mejores posibilidades de reconocimiento visual y de voz, mayor integración con el sistema operativo y los juegos de la consola son realidades patentes, pero en esencia, se trata de un “más de lo mismo” respecto a lo que ofrecía la primera edición de un periférico que, eso sí, logró alargar la vida útil de la Xbox 360.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba