Tecnología

QLED vs OLED: ¿qué tecnología es mejor?

Hoy en día existen numerosas tecnologías que han sido creadas para mejorar nuestra calidad de vida

Tal vez un tiempo atrás hubiera sido muy difícil imaginar que en algún momento existiría una tecnología más avanzada que los viejos televisores de antena. Afortunadamente, esos tiempos han cambiado y a día de hoy contamos con un sinfín de innovaciones que han venido a mejorar nuestra calidad de vida. Algunas de ellas son las tecnologías OLED y QLED, que desde su aparición se disputan el liderazgo. 

QLED y OLED: ¿qué son?

Ambas tecnologías están destinadas a iluminar de determinada manera los píxeles o leds de los televisores. En otras palabras, son las encargadas de que las imágenes se proyecten de una manera y no de otra. Ambas tienen similitudes y diferencias, pero una de las razones principales por las que se encuentran enfrentadas es porque están patentadas por empresas distintas, competidoras entre sí: OLED vs QLED son tecnologías de LG y Samsung, respectivamente. 

Lo cierto es que ambas compañías han logrado destacarse en materia de televisores. Samsung se convirtió con el tiempo en uno de los más grandes fabricantes de estos artefactos y, en los últimos años resaltó por sacar numerosos modelos modernos al mercado, perteneciendo la mayoría de ellos a su línea QLED. En el caso de LG, ha alcanzado un alto nivel de reconocimiento por sus modelos OLED, que rápidamente empezaron a ser comparados con la tecnología de Samsung.

Por supuesto, al momento de establecer comparaciones es necesario tener en cuenta que mientras una tecnología puede resultar óptima en algunos aspectos, la otra puede destacarse en otros. Es lo que sucede con las OLED y QLED y para entender más a fondo se hace necesario explicitar en qué consiste cada una de ellas y qué ventajas y desventajas ofrecen a la experiencia con sus televisores, ya que no se trata solamente del tamaño de la pantalla. Por el contrario, hay muchos otros factores más importantes. 

La tecnología OLED

Para comenzar, podemos hacerlo por la tecnología de LG. La primer característica que se debe tener en cuenta entonces es que los píxeles o diodos de la tecnología OLED son capaces de auto iluminarse, algo que no sucede con la tecnología LED, a la que tan acostumbrados estamos y con la que cuentan muchos de los televisores que se encuentran en el mercado. 

Esta independencia de retroalimentación con la que cuentan los píxeles OLED es lo que permite que exista una calidad de imagen mejorada, con colores más vivos y negros más oscuros y nítidos. Esto no sucede con otro tipo de televisores, simplemente porque sí necesitan ser conectados a una fuente de energía externa. El hecho de que los OLED puedan tener píxeles autónomos también hace que se genere un menor consumo eléctrico, algo muy positivo si pensamos en las tecnologías que se están implementando actualmente y la importancia de reducir el impacto ambiental y nuestras facturas a fin de mes.

Por otra parte y otro de los rasgos más destacables de la tecnología OLED, es que está pensada para que, en un futuro, puedan elaborarse pantallas plegables y conseguirse una calidad aún superior. Su ángulo de visión es uno de los mejores, lo cual permite que desde cualquier perspectiva se mantengan imágenes claras, nítidas, con colores vivos, un contraste equilibrado entre ellos y un nivel de brillo más que adecuado. 

Ahora bien, probablemente una de las más grandes desventajas de la tecnología OLED sea su precio. Todavía resulta bastante costosa de implementar y, por lo tanto, los televisores OLED no son los más baratos o accesibles del mercado. Además, suelen ser televisores particularmente grandes, debido a su amplia pantalla y no todo el mundo dispone del espacio suficiente para colocarlos en el hogar. 

La tecnología QLED

Es la utilizada por Samsung y se caracteriza por contar con Quantum Dots, o puntos cuánticos. No se alejan de la tecnología LED tradicional porque es básicamente ésta misma pero mejorada y los puntos cuánticos juegan un papel fundamental. Estos consisten en moléculas microscópicas que emiten su luz en colores diferentes y son los encargados de dar mayor precisión y nitidez a la imagen proyectada en la pantalla. Además, la retroiluminación LED de los píxeles, que normalmente es de color blanco, en este caso es de color azul. 

Su mayor ventaja es, sin lugar a dudas, el efecto que consiguen los puntos cuánticos, que vienen a mejorar considerablemente la tecnología LED de los tan conocidos LCD. Los colores conseguidos son mucho más puros, los ángulos de visión son también unos de sus puntos fuertes; el brillo se encuentra en equilibrio y no se genera una saturación molesta como puede ocurrir con otros televisores. Sin embargo, su mayor desventaja radica en el hecho de que no alcanza una gran pureza de los negros. También cabe resaltar que los QLED sí necesitan de una fuente externa de energía, a diferencia de los OLED.

¿Cuál es mejor?

En definitiva, para determinar cuál de las dos tecnologías es la mejor hace falta tener en cuenta qué expectativas se tienen sobre cada una, de cuánto dinero estemos dispuestos a invertir y de qué uso queremos darle. Si hablamos, por ejemplo, de la proyección y calidad de imagen, debemos tener en cuenta factores como el brillo, el contraste y los colores. La tecnología OLED mantiene su liderazgo (todavía, indiscutible) en cuanto a la proyección de los negros y contraste. Es la más avanzada en este aspecto.

Si hablamos de brillo, por otro lado, es la tecnología QLED la que se destaca. Esto hace que, aún en habitaciones muy iluminadas, la imagen pueda verse perfectamente y de forma nítida. Además, en cuanto a las opciones de tamaño, los televisores QLED cuentan con una variedad mucho mayor, habiendo algunos muy grandes y otros considerablemente más pequeños, adecuados para instalar en espacios más reducidos. La tecnología OLED de LG dispone únicamente de tres opciones, que van desde las 55 pulgadas a 77. 

En definitiva, se trata de determinar a qué rasgos les damos más importancia al momento de adquirir un televisor. Cabe recordar que ambas tecnologías son líderes en el mercado, por lo que ambas tienen garantía de calidad. De todas maneras, si estamos buscando gastar un poco menos, un televisor QLED es la opción ideal, mientras que si la inversión no es un problema, un OLED es perfecto para instalar nuestra sala de cine en casa. 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Me ha gustado tu artículo estoy de acuerdo en los puntos que mencionas. Yo siempre he sido de Samsung y me decidí a probar un OLED por las maravillas que contaban de su calidad de imagen. Al principio me daba un poco de miedo el cambio, sobretodo por lo que mencionaban de la degradación de los pixeles al hacer un uso prologado y ver imágenes con imágenes estáticas. Pero como ese no es mi caso, me decidí, es cierto que son mas caros pero la calidad de imagen es impresionante. Todo un acierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba