Tendencias

El sexo: Del Concilio Vaticano II a los tiempos del neo Califato

En esta parte del mundo, la sexualidad ha venido siendo tratada con mucho cuidado a partir del “aggiornamento” que significó el Concilio Vaticano II, y eso a pesar que ese tema no estuviera entre sus objetivos.

Sin embargo, un espíritu liberador tomó a occidente y atropelló los dictados, que tanto la Iglesia como la ética protestante, imponían en el mundo.

A mediados de la década de los 60, el archipiélago del protestantismo vociferó, pero terminó haciendo mutis. En tanto el Vaticano se movió sigilosamente.

Paulo VI redactó la Encíclica Humane Vitae (1968) -sobre el control de la natalidad- prohibiendo el uso de las pastillas anticonceptivas desde dos perspectivas. A simple vista, centró la encíclica en lo teológico y en la salud de la mujer. Para ello trataba de imponer dos conceptos: la abstinencia y el método del ritmo.

En el fondo, trataba de erigir una barrera que evitara la proliferación de las actividades sexuales –matrimonio afuera- al estimar que el uso masivo de anticonceptivos podía auspiciarla.

A partir de esa encíclica, la Iglesia se dio cuenta que no podía seguir evitando el tema de la sexualidad. Hizo obligatorio la realización de un curso pre matrimonial en el cual, a parte de las recomendaciones más generales de la vida en pareja, contenía un componente en el que se aborda este tema, considerado para muchos como escabroso.

Por supuesto que ante el celibato de los sacerdotes, los prelados tuvieron a bien incorporar en sus charlas a laicos casados y con hijos, y casi siempre con canas en sus cabezas. No era lo mismo que hablara la castidad de un sacerdote, que la experiencia de las mujeres y los hombres casados que, al final de cuentas, saben como “se bate el cobre”.

Pasado medio siglo, con la cual los católicos tomaron la Encíclica de Paulo VI, tal cual como las colonias españolas en América tomaban las órdenes del rey de España: “se acatan pero no se cumplen”. Las recomendaciones sexuales para el matrimonio comienzan a venir de esa otra mitad del mundo que los occidentales ignoramos o menospreciamos. En este caso, desde el Islam.

El Islam al ataque

Hossein Dehnavi es un prestigioso clérigo iraní que se ha tomado en serio la vida matrimonial y los asuntos de familia.

Casado desde hace 30 años y con hijos, Dehnavi de 53 años de edad, se siente con la autoridad moral y práctica suficiente para aconsejar a las mujeres casadas. Lo que hace con frecuencia a través de la televisión iraní.

Tomado en serio en un Irán islámico, en occidente sus recomendaciones pueden ser motivo generador de chistes desde la óptica del mejor humor occidental.

Para no caer en juicios, calificaciones y desviaciones humorísticas citamos textualmente algunas de sus recomendaciones:

1) Las parejas no deben tener sexo todos los días, sino que solo una o dos veces por semana. De lo contrario, los hombres se saturarán.

2) Si los hombres piensan en otra mujer mientras tienen relaciones con su esposa y ésta queda embarazada, el hijo concebido será gay.

3) Si las mujeres no ocupan apropiadamente la hiyab, el velo que cubre su cabeza y pecho, sin darse cuenta pueden hacer que algunos hombres se vuelvan homosexuales.

4) Las mujeres que son mejor educadas e independientes en sus finanzas, dañan la autoridad masculina.

5) Las mujeres deben hacerse cargo de las necesidades instintivas de los hombres o, en otras palabras, estar dispuestas a tener relaciones cuando ellos quieran.

6) Las mujeres deben usar ropa interior negra y mostrar las partes más atractivas de sus cuerpos -las axilas y el pecho- para atraer a sus maridos.

7) Al perfeccionar el arte de hacer el amor, las parejas tendrán familias más grandes, con valores musulmanes más fuertes que ayudarán a lograr la paz en la Tierra.

Ahí, les dejo eso.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Las afirmaciones del prestigioso clérigo iraní sobre la concepción de bebés GAY, compiten en rigor científico con las declaraciones del Ministro saudita que sostiene que las mujeres que manejan vehículos quedan por ello infértiles. Definitivamente, no se deben aceptar recomendaciones provenientes de quienes todavía están anclados en el siglo 7 DC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba