Entretenimiento

Tres primeros actores rescatan la ilusión de la tercera edad

(%=Image(9548703,»LRCN»)%)¿Le ha preguntado usted a su abuela cómo fue su primera vez? ¿Cree que los viejitos no tienen derecho a enamorarse? ¿Cuál será el secreto de la tía abuela que siempre cambia el tema cuando hablamos de amor? ¿Es fácil la vida del anciano en Venezuela? ¿Se sentirán ellos amados y valorados por su familia?
Éstas y muchas otras preguntas encontrarán respuesta en “Con A de ilusión”, escrita y dirigida por Lupe Gehrenbeck (autora de piezas como “¿Quieres venir a mi piñata?” y “¿Nos vamos o nos quedamos?”) y protagonizada por los veteranos actores Esperanza Magaz, Mirtha Borges (“El amor las vuelve locas”) y Freddy Salazar (“Ser bonita no basta”), la cual sube el telón el próximo jueves 17 de marzo.

Recuerdos y añoranzas

“Con A de ilusión”, escrita por Gehrenbeck a finales del año pasado (entre París y Caracas) y dirigida a todas las edades, narra la historia de Aurora (Magaz) y Matilde (Borges), dos hermanas octogenarias, solteronas y nativas de Cumaná, quienes un buen día se confiesan sus amores y sentimientos de juventud, esos que aún no olvidan, pese al paso de los años, manteniendo viva en sus corazones la llama de la ilusión.

Aurora, la más recatada, aún recuerda con dolor y nostalgia el día en que su único novio, César Augusto, la plantó en el altar de la Catedral de Cumaná. Matilde, algo más desinhibida, le cuenta a su hermana los detalles de su romance con un libanés llamado Amid, el primer y único hombre de su vida, a quien se entregó en la flor de su juventud…también le cuenta que Amid terminó por preferir a la mujer del boticario. Mientras, añoran la compañía de los sobrinos-nietos que no las llevan nunca a la casa de la playa, ni las visitan con la frecuencia que ellas quisieran…
De pronto, sin aviso, llega el día, el amor toca la puerta de Matilde: es Rafael, el hermano de su vecina (interpretado por Freddy Salazar), ese amor que pensaba ya no llegaría. A su vez Aurora cree ver en él al César Augusto que nunca más volverá.

“Con A de ilusión” también cuenta con las actuaciones de la actriz y comunicadora social Sandy Siquier (quien le da vida a Aurora y Matilde en su juventud y también representa a la mujer del boticario y a un travieso duende) y el músico Enio Escauriza (quien encarna al libanés). La producción general es de Iraida Tapias, la producción ejecutiva corresponde a Sandy Siquier, en la asistencia de dirección se encuentra Mariám Gómez, la música original (partes son interpretadas en vivo) es creación de Enio Escauriza, el vestuario de Laura Otero, la escenografía de Felipe Delmont, la iluminación es tarea de Víctor Villavicencio, mientras que la imagen es responsabilidad de Emmy Gehrenbeck.

La pieza se presentará, a partir del 17 de este mes, con funciones de jueves a sábados a las 9:30 de la noche y los domingos a las 7:30 pm. Las entradas tendrán un precio de 16 mil bolívares y los jueves populares sólo costarán 12 mil, a la venta en las taquillas del Celarg, ubicado en la avenida Luis Roche de Altamira y con estacionamiento privado. Reservaciones por el teléfono: (0212) 285-2990.

Cabe destacar que durante Semana Santa, el jueves 24, viernes 25 y sábado 26 de marzo, las funciones serán a las 8:00 de la noche y el domingo 27 a las 6:00 de la tarde. Luego, “Con A de ilusión” regresa a su horario habitual.

Se confiesan los protagonistas

Para Mirtha Borges éste es un gran compromiso que, además de cargarla de muchas más responsabilidades de las que ya tiene, la llena de alegría y satisfacción. Para ella, el mensaje de “Con A de ilusión” está muy claro: “Los viejos valemos la pena y sentimos como cualquier otra persona… Muchas veces somos irrespetados y subvalorados; lo que pasa es que uno no le para. Afortunadamente, ese no es mi caso, porque soy muy feliz con mi familia, con mis hijos y mis nietos”, confiesa la destacada actriz, quien cuenta en su haber con, aproximadamente, 29 obras de teatro (la mayoría de corte infantil) y actualmente interpreta un destacado personaje en la telenovela estelar de Venevisión, “El amor las vuelve locas”.

Por su parte, Esperanza Magaz todavía no sabe cómo se metió en “este paquete”. “Tenía casi tres años sin hacer televisión y estaba un tanto aburrida de estar en casa, jugando cartas con mis amigas. Pero, estoy terriblemente nerviosa, porque no hago teatro desde los años 60, cuando trabajé con Raúl Amundaray y Casandra Tolosa”, afirma la octogenaria actriz de origen cubano, quien aguarda que se concrete su personaje en la telenovela de época que prepara RCTV.

Pienso que los viejos tenemos nuestros momentos de alegría y disfrute, aunque nunca me enamoraría a esta edad que tengo. Me parece lindo, pero hasta ahí”, añade Magaz.

Mientras que Freddy Salazar expresa: “Por fin escribieron algo para nosotros, donde le hacemos ver a la gente que nos somos desechos, que todavía sentimos y vivimos, que estamos al día y que podemos enamorarnos, aunque sea platónicamente. Sólo le pido a Dios que me deje vivir con todos mis sentidos, para no molestar a nadie, que me enseñe a envejecer y a no convertirme en un viejo sátiro, ni verde, ni amarillo”, confiesa el actor de 72 años, quien tenía cuatro años sin trabajar en las tablas y que recientemente realizó una participación en la telenovela estelar de RCTV, “Ser bonita no basta”.

Habla la autora

La creadora de esta obra, Lupe Gehrenbeck, señala que es una gran ventaja trabajar con actores de la tercera edad, por su nobleza de espíritu y su gran experiencia. “Ellos ya no están pendientes de aquellas ligerezas que nos pueden hacer sufrir en la juventud, que si quién es más bonito que el otro o quién es el que tiene más letra… debo decir también que éste es un trabajo que me somete a un gran ejercicio de paciencia y observancia”, añade la autora, quien dice haber escrito esta obra desde el afecto y el recuerdo de su abuela materna, Carmen Lucía, y su hermana, la tía Luisa.

Eso sí, luego de haber leído una entrevista de Gonzalo Camacho, en la que él comentaba con reclamo, que ahora que tenía la edad que tienen normalmente los duques o reyes de los clásicos, cuando se monta un clásico, contratan a un joven actor y le pintan las arrugas en la cara, Lupe decidió que los personajes de su obra y los actores que los interpretaran debían coincidir en su edad biológica.

Lupe dice haberse inspirado en muchas anécdotas para escribir “Con A de ilusión”, entre ellas las que escuchó en el cumpleaños de una tía de la actriz Tania Sarabia, en el que varias viejitas solteronas narraron sus experiencias amorosas de juventud. También recuerda un día, cuando el actor Freddy Salazar le preguntó: “¿Por qué un día no escribes una obra para niños de mi edad?”.

Es verdad que nuestros ancianos no cuentan con espacios urbanos, ni de entretenimiento, ni con seguridad social, pero sí cuentan con el afecto de su familia. Aquí en Venezuela el viejo no anda solo. En cambio, en Europa o Estados Unidos, es impresionante, ellos se cuidan solos, enternece verlos cómo van solitos al teatro y al automercado, aunque tengan grandes dificultades para caminar o mantenerse erguidos… tal vez por eso los gobiernos asumen la responsabilidad de su salud y su manutención”, expresa Gehrenbeck, quien defiende el derecho de nuestro abuelos a tener ilusiones, a enamorarse y a ser queridos y tomados en cuenta por sus familias.

Para Lupe, “Con A de ilusión” es además un homenaje a esa generación de actores maestros, que nos enseñaron el camino por donde andamos haciendo teatro y vida, a través de la ternura, del amor, la solidaridad, los que siempre han sido y seguirán siendo, aunque el tiempo sea otro”.

Leyenda: Esperanza Magaz, Mirtha Borges y Freddy Salazar reivindican a nuestros ancianos, en este drama humorístico para todas las edades.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba