CulturaEntretenimiento

Una mirada al arte pictórico de María Rivas

Definitivamente, si hay una artista completa y brillante en lo que hace, esa es María Rivas. No solo se destaca por ser una de las voces latinoamericanas del jazz con mayor renombre a escala internacional, sino por su brillante concepto de las artes plásticas. Recientemente, durante la presentación oficial de su álbum “Motivos” en los espacios de “The Way” (Miami, Florida) –junto al maestro del piano Alejandro Campos– el público pudo disfrutar de una exposición pictórica de la venezolana.

A decir verdad, esta versátil artista pintó desde que tiene memoria. “De hecho, mi mamá siempre contó que a los tres años llegué del kínder con un retrato de mi abuelo en el comedor de la casa, con detalles como la lámpara de lágrimas de cristal sobre la mesa, hecho a lápiz y creyón de cera”, cuenta María Rivas.

Desde entonces, sus padres se preocuparon porque tuviera un mundo abierto a la pintura. En principio fue instruida por su propio papá, quien tenía destrezas en dibujar letras, figura humana, animales y rostros. Luego la inscribieron en la Escuela de Pintura de Pascual Navarro en la mezzanina de la famosa torre La Prensa, en la plaza Panteón de Caracas. Allí aprendió a dominar trazo, forma, color en paste, pintura de agua y óleo, logrando su primera participación colectiva a los 8 años.

Aunque la recordada intérprete de “El Manduco” estudió diseño y publicidad para luego decantarse por la música, jamás dejó de soñar y lograr un trazo personal inspirado en sus tres pintores favoritos: Henri MatisseMarc Chagall y Pablo Picasso“junto al ensueño venezolano que me provocaba César Rengifo, Virgilio Trómpiz y Pedro Centeno Vallenilla; envidiando en buen sentido a Martín Tovar y Tovar, Arturo Michelena y la poderosa luz meridiana y centella de Armando Reverón”. Por supuesto, siempre indaga y procura encontrar esa “luz, trazo y color” que tanto le decía Pascual Navarro.

Tanto así que un día, su querido amigo Boris Bossio se atrevió a pedirle varias pinturas y dibujos para proponerla –y, seguidamente, lograr que fuera elegida– como artista del famoso gramófono de los Latin Grammys, en 2013, una oportunidad que revalorizó su trabajo artístico y le permitió proyectar aún más su estilo, llamado por ella misma como curvismo, una suerte discriminada de grafismos, al igual que en la caligrafía, que logra formar dimensiones y expresiones corporales, faciales y paisajísticas con pocos trazos en tinta china y mucho color vivo, inspirado en el Caribe, donde creció la artista.

Actualmente, en los espacios de “The Way” sigue presente una colección de la gran María Rivas, quien ha logrado establecer un estilo propio en todas sus manifestaciones artísticas: musical y pictórica. La exposición y venta se muestra a propósito de la reciente presentación oficial del álbum “Motivos” en este local floridano. El disco, disponible en las principales plataformas digitales, es un homenaje a grandes exponentes, como Aldemaro RomeroÍtalo Pizzolante y Juan Vicente Torrealba, e incluye traducciones al español de varios clásicos del jazz, como el famoso “Nature Boy”, sencillo promocional de este proyecto musical.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar