Entretenimiento

Unas palabras para Graterolacho

Graterolacho, el mismito Manuel Graterol Santander, ha escrito durante 50 años para hacernos sentir el eco de nuestras propias querencias e idiosincracia con el contagio de sus chispas, con una palabra sugerente, con la fuerza del verbo y de los sustantivos dispuestos a producir en el lector la risa y la reflexión, por el sorpresivo desplante de sus versos, que van más allá de lo inmediato, porque Graterolacho ha sido un verdadero oficiante de la poesía y también de la democracia.

Son de Graterolacho estos versos que cito para que no olvidemos al hombre, que entre glosas, cuartetas y sonetos escribió para defender la libertad de expresión, los derechos humanos y se enfrentó a los abusos del Poder. “Allá estamos convocados/ con invierno o con garúa / a decir todos resteados / que la lucha continúa”, o esta otra cuarteta: “Como quiere que no escriba/ sobre tanta represión / y mantener siempre viva / la Libertad de expresión”

En los afanes de tantos años, Graterolacho crea, como periodista El Camaleón, semanario que circuló encartado en El Nacional, y como poeta humorístico publica seis libros, entre ellos: El caballo de mis coplas (1982), El libro flaco de Graterolacho, (1990), Casimba, poesía del pueblo (1995), Los amoríos y Araguaney. Graterolacho fue publicista y también trabajó en la radio: “Media Hora con Joselo y Simón” se constituyó en un programa de mucha sintonía en su época por la conjunción humorística de los personajes. Actualmente, se desempeñaba como Editor Adjunto de El Nuevo País y como columnista de la revista Zeta.

Para afirmar lo que pensamos del Hombre del Camaleón, acerca de que ha sido un laborioso de la palabra y que su rima ha estado al servicio de las mejores causas del ser humano, cito al poeta Willy Mckey, quien se expresa de la siguiente manera en un artículo de Prodavinci: “Si el poeta, como dicen, es el hacedor de un universo a través de su relación con el lenguaje, es indudable que Manuel Graterol logró cimentar un estilo propio, capaz de mantener expectantes a todos los lectores que supo asegurarse al casar a la actualidad con la trascendencia reflexiva del ejercicio poético. Su mérito fue el zurcido invisible que hilvanó tamaño emparejamiento: la sonrisa”

Algo iría a hacer con San Antonio este buen ciudadano nacido en Turén, estado Portuguesa en 1935, que se fue el 13 de junio de 2010, o a Tamunanguear en los cielos o a repartir el pan del Santo.

Amigo Graterolacho: Echaremos de menos tu sonrisa, tus cuartetas, y la risa visionaria y crítica de tu escritura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba