Entretenimiento

Uruguay: Esta noche, Oscar Wilde (El rey de la vida)

Retrato en primera persona

La figura polémica, conflictiva y enigmática de
Oscar Wilde (1854-1900) ha servido de inspiración para muchos dramaturgos. Con
el ingenio y libertad que lo caracterizó, Wilde incriminó a la sociedad
victoriana, envuelta en falsos moralismos; a los críticos, que se creían dueños
de la verdad, y al público, que no comprendía sus obras.

Además de su talento literario, Oscar Wilde
destacada por sus dotes de agudo y brillante orador, conversador y
conferencista. Siempre destacaba por su ironía, desparpajo y lucidez. Fue
precisamente este aspecto el que llamó la atención del uruguayo Jorge Denevi
para escribir, en 1977, La última noche de Sebastián Melmoth, pieza que,
tomando el seudónimo que empleó Wilde en el exilio, sirve de vehículo para
indagar aspectos significativos de la vida del irlandés y, al mismo tiempo,
denuncia las consecuencias de la intolerancia y el prejuicio.

En la época de su estreno la pieza fue prohibida
por sus referencias directas al dolor carcelario y la crueldad. Pero en 1998, a
más de 20 años de su presentación original, el actor Pepe Vásquez propuso a
Denevi llevarla nuevamente a las tablas. Para ello llaman a un joven director,
Juan Antonio Saraví, y con algunos cambios, la obra es reestrenada bajo el
título de
Esta noche, Oscar Wilde (El rey de la vida).

Declarado admirador del autor de El
Retrato de Dorian Grey
y La importancia de llamarse Ernesto, entre
otras obras, Denevi presenta en este unipersonal a un Wilde en el final de sus
días, después del juicio por homosexualidad que lo llevó a la cárcel y obligó su
exilio en Francia. La obra se inicia cuando el dramaturgo y escritor irlandés
invita a una conferencia con la intención de presentar su poema Balada en la
cárcel de Reading.
Pronto el acto pisa otros derroteros y un afligido, pero
no por eso menos irónico y elocuente Wilde, comienza a relatar algunos pasajes
de su vida.

El encendido verbo de este importante autor del
siglo XIX, revive con fuerza en la interpretación de Pepe Vásquez –uno de
los más representativos actores uruguayos– para hablar de la libertad, el
prejuicio y de las nefastas consecuencias de la intolerancia. La versatilidad y
los recursos de este actor, premiado y reconocido por la crítica
latinoamericana, son de particular relevancia en este montaje. Vásquez, quien
escribió buena parte de su vida en el exilio en Costa Rica y México, puede pasar
de la comedia al drama con idéntica eficacia. No repite un gesto, una inflexión
de voz o el significado de una sonrisa. El éxito de esta obra se fundamenta en
la lúcida actuación de Vásquez, que se desenvuelve con gracia, encarando
frontalmente a la audiencia.

Como describe el diario La Brecha, "Denevi
estructura un rompecabezas donde aparecen flashes de las famosas frases de Wilde,
y la supuesta conferencia en la que el autor leería fragmentos de su célebre
Balada de la cárcel de Reading
se transforma casi en una sesión de
psicoanálisis. Navegando continuamente en el ingenio que oculta las angustias,
el dramaturgo sabe armar secuencias regidas por la oposición, desde el famoso
juicio, hasta las alusiones a sus estrenos de teatro, desde su aburrimiento en
un pueblo alejado de la vida mundana hasta la alegría de seguir contando
historias con moraleja".

Ficha técnica

Autor Jorge Denevi
Intérprete Pepe Vázquez
Música Alejandro Giaccone
Diseño de luces Claudia Tancredi
Dirección Juan Antonio Saravi

De la obra

Elaborada después de una extensa investigación, Esta noche,
Oscar Wilde
es un monólogo de corto biográfico que más que recrear lo
escrito por este destacado escritor nacido en Irlanda, recupera lo dicho por él.

La trama se desarrolla en Francia, a finales del siglo XIX, cuando Oscar Wilde
1854-1900) convoca al público para leerle su famosa Balada en la cárcel de
Reading
. Han pasado ya los tiempos de gloria literaria y de brillante
desempeño en la refinada noche londinense. Concentrada más en el espíritu del
hombre, esta obra capta el talento del creador al final de sus días, enmarañado
en los recuerdos pero todavía orgulloso, lleno de desplantes, capaz de
hipnotizar con su mordacidad, sus comentarios deleitosos y su jubilosa
extravagancia.

Del montaje

En 1977 Jorge Denevi escribió este drama basado en textos de
Oscar Wilde. Dos años más tarde, en plena era de la dictadura de Alfredo
Stroessner, fue estrenada. Entonces se llamó La última noche de Sebastián
Malmont
, haciendo referencia al seudónimo que el destacado escritor usó
cuando salió de la cárcel. Pero las condiciones políticas de entonces no fueron
propicias para una propuesta que denunciaba la inhumanidad de la vida carcelaria
y la obra permaneció poco tiempo en escena.

Con cambios mínimos en la dinámica del texto, este unipersonal
fue reestrenado en 1997 sustituyendo su enigmático y poco atractivo nombre
inicial por el de Esta noche, Oscar Wilde. Como propuesta escénica,
desarrolla una concepción fundada en el contexto social y ofrece una recreación
de época que va más allá de la simplificación histórica, con ritmos narrativos
bien estructurados.

Acerca del autor

Más conocido y laureado como director, Jorge Denevi ha
incursionado en la dramaturgia sólo ocasionalmente. En el caso de esta obra, el
interés nace de su admiración por Oscar Wilde que lo ha llevado a leer más de
diecisiete libros sobre su vida y a tener acceso a la transcripción de muchas de
las charlas que también hicieron famoso a Wilde, conversador tan agudo y
brillante que, incluso, llego a ganarse la vida ofreciendo conferencias o
presentando especie de monólogos en fiestas de gala.

De la crítica

"El ingenio de Wilde, su lúcida y desopilante visión del mundo,
logra mantener atento al espectador más desinteresado, apoyado en el carisma y
talento de Vázquez, quien se desenvuelve con gracia, encarando frontalmente al
público… ".
Carlos Reyes. Búsqueda, marzo 1997

"Ya han sido reconocidos y premiados la versatilidad y los
recursos de Pepe Vázquez que puede pasar de la comedia al drama con idéntica
eficacia, pero pocas veces ese arsenal fue desplegado con tanta generosidad y
puntería como en esta obra donde el admirable despliegue histriónico de un actor
en la madurez de su vida y de su recursos que, en la mayoría de los casos, y por
suerte, suelen coincidir en el tiempo".

Gustavo Adolfo Ruegger. El País, marzo 1997

"Una equilibrada puesta en escena sirve de
sustento a un montaje que no tuvo fisuras, cuidando los climas, vigilando el
ritmo del espectáculo y mostrándose atento a un intérprete como Pepe Vázquez,
quien hace del personaje una creación teligente y frecuentemente deslumbrante".
Yamandú Marichal. La Prensa, abril 1997

"…Buena dosis de encantamiento verbal, humor
refinado, causticidad e ironía, patetismo y angustia que crecen a través de una
imperceptible fuerza dramática que habla de un trabajo elaborado con
talento…".
Cristina Landó

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba