Vida con estilo

Anthony Vaccarello es el nuevo director creativo de Saint Laurent

El diseñador de origen siciliano nacido en Bélgica, Anthony Vaccarello, que se hizo un nombre en el mundo de la moda con un estilo escultural y sexy, fue designado este lunes como director creativo de Saint Laurent.

El contraste de su moda con las siluetas filiformes inspiradas en el «grunge» californiano de los años 1990 que había impuesto a la marca el saliente Hedi Slimane, no podía parecer a priori más marcado, aunque ambos coinciden en el toque rock rebelde.

«La modernidad y la pureza de su estética se armonizan perfectamente con el espíritu de la casa», dijo Francesca Bellettini, presidente de Yves Saint Laurent, acerca de Vaccarello.

Todas las miradas estarán puestas en el primer desfile de octubre próximo de la colección primavera-verano del belga de 36 años.

Nacido en Bruselas en el seno de una familia siciliana, Vaccarello estudió escultura en la escuela de arte y diseño La Cambre de Bruselas, donde se graduó en 2006.

Vacarello junto a la modelo belga Anja Rubik en la presentación de su colección Primavera/Verano 2014 Foto: AFP
Vacarello junto a la modelo belga Anja Rubik en la presentación de su colección Primavera/Verano 2014
Foto: AFP

Desde hace un año estaba al frente de las colecciones masculina y femenina de Versus Versace, responsabilidad que abandona para dedicarse de lleno al monstruo sagrado de la moda francesa.

Bajo la mirada atenta de Donatella Versace, que calificó su estilo de «cool y sexy», Vaccarello no es la primera figura ascendente de la moda en pasar por el trampolín de la casa italiana.

El irlandés Jonathan Anderson ya había fichado en Versace antes de consagrarse en Loewe y el escocés Christopher Kane también trabajó con la italiana antes de que su propia marca fuese adquirida por el grupo Kering, también dueño de Saint Laurent.

Tras diseñar durante dos años tapados de piel con Karl Lagerfeld para Fendi, Vaccarello llamó por primera vez la atención en el festival de moda de Hyères (sur de Francia) con una colección inspirada en la ex estrella porno italiana Cicciolina.

Nuevas estrellas en el firmamento

Desde entonces, el sello sexy no abandonó las colecciones de Anthony Vaccarello para la marca que lleva su nombre creada en 2009, en la que aflora su formación escultórica con siluetas asimétricas que dejan a veces al desnudo una pierna entera.

Su nombramiento es el último episodio de una serie de cambios en el mundo de la moda, tras la salida de Alber Elbaz de Lanvin, reemplazado por Bouchra Jarrar, y la del belga Raf Simons de la casa Dior, que de momento no ha designado al sucesor.

La llegada del diseñador como director artístico de las colecciones tanto femenina como masculina en la casa fundada por el genial Yves Saint Laurent fallecido en 2008 marca además un reemplazo generacional en el firmamento de la moda, que se está poblando de estrellas treintañeras como Demna Gvasalia, de 35 años, recién llegado a Balenciaga.

Al igual que Gvasalia, Vaccarello es un entusiasta del sistema «see now, buy now» (lo ve y lo compra) que está revolucionando el ritmo tradicional de colecciones para que las mismas estén disponibles de inmediato en las tiendas el día del desfile.

La práctica genera cierta resistencia en la capital mundial de la moda, entre otros en la casa Dior -que contrariamente a Saint Laurent mantuvo su actividad en la alta costura- apegada al desfasaje tradicional de seis meses entre desfile y entrega a las tiendas, por considerarlo fundamental para preservar la creatividad de la moda.

También por esa razón los primeros pasos de Vaccarello con Saint Laurent serán atentamente observados por el resto de una industria en plena transformación.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba