Vida con estilo

Carlos Raúl Villanueva, el pionero de la arquitectura moderna

Venezuela está llena de personas ilustres en distintas áreas. Si se trata de música, muchos piensan en Teresa Carreño, Gustavo Dudamel o el Tío Simón; en materia literaria, resaltan nombres como Rómulo Gallegos, Teresa de la Parra y Arturo Uslar Pietri; y si se refiere al campo arquitectónico, puede mencionarse a Fruto Vivas y Carlos Raúl Villanueva. Y a propósito de Villanueva, ya se cumplen 118 años del nacimiento de este pionero y máximo exponente de la arquitectura moderna en el país.

Aunque era criollo de sangre y siempre se sintió atraído por esta nación caribeña, la verdad es que Villanueva nació en Londres, específicamente en el Consulado de Venezuela, el 30 de mayo de 1900, y llegó a esta Tierra de Gracia cuando ya pisaba los 28 años.

Sus primeros siete años de vida los vivió en la capital británica, luego se mudó a París, donde estudió en el Lycée Condorcet. En 1922 ingresó al École Nationale Supérieure des Beaux-Arts de la metrópoli francesa, donde se graduó como arquitecto en 1928, después de asistir a diversos talleres de dibujo y urbanismo.

Ese mismo año conoció Venezuela, se hospedó durante un corto tiempo en Cojedes y viajó a Estados Unidos para trabajar con su hermano Marcel –quien, además, era su colega– en la oficina de proyectos arquitectónicos de edificios afines educativos Guilbert and Betelle.

Ya en 1929 regresó a Venezuela para hacer su vida en este país, donde desarrolló importantes proyectos arquitectónicos que lo catapultaron. La guinda del helado fue la Ciudad Universitaria de Caracas, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en el año 2000.

Otras obras emblema

La actual sede de la Universidad Central de Venezuela no fue la única gran obra de Villanueva. Las siguientes construcciones contemplan la amplia lista de estructuras modernas de este criollo:

Plaza de toros Maestranza César Girón

Construida con un estilo europeo, está ubicada en Maracay, estado Aragua, y para su diseño, Villanueva se inspiró en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Lleva este nombre en honor al torero venezolano César Girón y tiene capacidad para albergar a 7.000 personas. Fue declarada Monumento Histórico Nacional el 15 de abril de 1994.

La obra fue erigida a petición de Juan Vicente Gómez, quien prefería gobernar desde la capital aragüeña.

Reurbanización El Silencio

Ubicada cerca del Casco Histórico de Caracas, fue diseñada en la década de 1940. El gobierno de Isaías Medina Angarita ordenó la demolición de todas las casas, bares y prostíbulos que había en la zona para dar paso a la reurbanización El Silencio.

Para este proyecto, Villanueva trabajó de la mano con el escultor Francisco Narváez. Entre 1944 y 1945 se inauguró la urbanización, y en 1999 declarada Bien de Interés Cultural.

Museo de Arte Moderno Jesús Soto

Se encuentra en Ciudad Bolívar, fue diseñado en 1971 e inaugurado dos años después por el presidente del momento, Rafael Caldera. Cuenta con siete salas y dos jardines con esculturas.

El museo nace por el deseo de Jesús Soto de promover el arte y la cultura en su tierra natal, donde para entonces no existían lugares de ese tipo ni galerías de arte.

Urbanización 23 de enero

Diseñado en principio para llamarse Urbanización 2 de diciembre, este complejo, ejecutado durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, fue uno de los proyectos más ambiciosos del país. Consiste en 57 bloques residenciales, de 15 pisos cada uno, con canchas deportivas, iglesias, colegios, jardines, comercios, largas avenidas y una excelente distribución vial.

El objetivo de su concepto inicial era finalizar con las invasiones a los cerros de Caracas, producto del éxodo campesino.

Museo de Bellas Artes de Caracas

Está ubicado en la Plaza Los Museos, entre el Parque Los Caobos y el sector conocido como Bellas Artes. El 20 de febrero de 1938, el presidente Eleazar López Contreras inauguró esta sede de estilo neoclásico, que evoca la arquitectura grecorromana.

En su estructura, Villanueva establece una rítmica interrelación entre las salas de exhibición y el patio central, en torno al cual distribuye corredores que además de crear un ambiente propicio para la expansión y el descanso del público, facilitan su circulación, así como también las labores de montaje de las exposiciones.

Aunque Villanueva partió físicamente, la verdad es que su esencia quedó impregnada en cada una de las obras que diseñó. Representa, además, una época de la arquitectura criolla que perdurará por siglos.

Es que, como bien dice la página web de la Fundación Villanueva, “a él se debe la introducción de nuevos cánones y conceptos de creación que abarcan desde los conjuntos de vivienda multifamiliar hasta la relación de la reciprocidad entre el arte y las estructuras contemporáneas. Su evolución, más que la de cualquier otro arquitecto latinoamericano, señala el proceso ininterrumpido de la arquitectura y la transformación de las tradiciones renacentistas bajo el impacto de cambios sociológicos, tecnológicos y estéticos de la América Latina de mediados del siglo XX”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar