Vida con estilo

Ciudad Universitaria de Caracas, el campus del arte y la academia

Al cruzar el arco inicia la aventura: asombrosos pasillos de una columna, edificios modernistas, murales en cerámica, esculturas futuristas… toda una serie de elementos que conviven entre sí y conducen al visitante a otra dimensión. Y la grama… la verde grama que se filtra por doquier. Definitivamente, si hay un símbolo que llena de orgullo a cualquier ucevista es la Ciudad Universitaria de Caracas (CUC), declarada “Patrimonio Mundial de la Humanidad” por la Unesco en el año 2000.

Este campus estudiantil, diseñado por el arquitecto criollo Carlos Raúl Villanueva, se construyó en los terrenos de la antigua Hacienda Ibarra entre 1940 y 1960. Cabe acotar que el lugar fue donado por Simón Bolívar a la antigua Real y Pontificia Universidad de Caracas, que más tarde pasó a llamarse Universidad Central de Venezuela (UCV).

Inspirado en el eslogan de la UCV, “La casa que vence la sombra”, Villanueva dejó su sello particular en cada edificio de la CUC, pues todos tienen muros calados, los cuales permiten el ingreso de la luz natural y de buenas corrientes de aire.

Todo fue fríamente calculado

En su totalidad, este complejo está construido con la técnica del concreto armado. Por eso es que se le considera un ejemplo de la arquitectura moderna, caracterizada por la simplificación de las formas, la ausencia de ornamento y la renuncia consciente a la composición académica clásica.

Estar en algún jardín o caminar por cualquier pasillo ayuda a los peatones a conocer lo que es la buena planificación urbana, en la que –de una manera sutil– se cambia la percepción del espacio, con el disfrute de diferentes fachadas, espacios a doble altura, muros techados con diseño exclusivo, naturaleza, obras de arte de afamados artistas, vitrales, esculturas… en definitiva, la experiencia es multisensorial.

La guinda del helado es el Aula Magna, lugar de graduaciones e importantes espectáculos. Ella Fitzgerald, Pablo Casals y Louis Amstrong, entre otras estrellas, se han presentado en este recinto, que tiene una capacidad de 2560 puestos.

A su vez, la sala alberga las famosas “nubes” de Alexander Calder, que además de ser decorativas, cumplen una función acústica.

Aula Magna UCV. Foto: Félix Vásquez
Aula Magna UCV. Foto: Félix Vásquez

El Aula Magna forma parte de lo que se conoce como Complejo Biblioteca Central–Rectorado, donde también se encuentra la Sala de Conciertos, el Paraninfo, la Biblioteca Central, la Plaza Cubierta, el edificio del Rectorado, la Plaza del Rectorado y el Reloj Universitario.

Todo esto y mucho más dice “presente” en estas 164 hectáreas de arte, 164 hectáreas de conocimiento, 164 hectáreas de un oasis académico en medio del caos citadino. La CUC es un ejemplo de que en Venezuela sí hay proyectos maravillosos que merecen ser reconocidos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba