Vida con estilo

D.O Yecla: vinos que hacen historia (III)

Bodegas Castaño, ubicados en Murcia- España, se dio a conocer recientemente en Venezuela, a través de Euroamericana de Vinos, mostrándonos las propiedades y desarrollo de la uva Monastrell, una cepa de la cual hemos venido comentando en anteriores entregas.

Esta bodega fue fundada en 1950, la misma se haya situada en la Denominación de Origen Yecla, terruño en el cual cultivan diferentes tipos de uva, aunque destaca la Monastrell, como su emblema de producción para el mercado vitivinícola del mundo.

Bodegas Castaño

Analitica.com fue recibida en las instalaciones de Licoteca, en Caracas, una de las tiendas más prestigiosas del mercado licorero en Venezuela. Las distinciones que tienen los caldos de Bodegas Castaño, a nivel nacional e internacional, fue un motivo diferenciador que nos permitió reconocer la labor de sus empresarios y los continuos avances tecnológicos para lograr uno de los mejores productos de esa región de España, proveniente de una filosofía de trabajo, personal especializado e instalaciones, de primer mundo.

Licoteca

El clima en el que se desarrollan sus cepas es muy diferente del resto de la provincia de Murcia, el mismo es continental, es decir, ofrece grandes diferencias de temperatura entre invierno y verano, así como entre el día y la noche.

La Denominación de Origen Yecla, se encuentra ubicada entre los 400 y los 800 metros sobre el nivel del mar, éste microclima incentiva en Bodegas Castaño la búsqueda de la excelencia, para el cultivo de Monastrell, Garnacha, Merlot, Cabernet-Sauvignon, Syrah, Garnacha Tintorera, Cabernet Franc, Chardonnay, Sauvingon Blanc y Macabeo, distribuidas entre las cuatro parcelas, dependiendo del tipo de suelo que necesite cada variedad de uva.

Catas Personales

Me permito ofrecerles la experiencia en mis notas de cata… Dominio Espinal Tinto 2011: Su composición está basada en un 85% de uva Monastrell y un 15% de Syrah. Su materia prima proviene de los suelos arcillosos y del producto por igual de la fermentación maloláctica en cubas de acero inoxidable y estabilización por frío. Este es un proceso que permite que la acción de bacterias transformen el ácido málico del vino en ácido láctico, logrando obtener un vino más redondo con menos percepción de la acidez.

Cata personal Dominio Espinal

Para el caso de Dominio Espinal 2011, su graduación se efectuó a 13,5º, luego tuvo paso por barricas de roble, un solo mes. Esto me hizo comprender un final en boca con cierta astringencia en el retrogusto. Esa sensación persistente de cierta acidez, un largo menos placentero que lo esperado, sin embargo notablemente frutal. He de notar que fue degustado en la tarde, a eso de 6 pm, y no había consumido ningún alimento desde el mediodía, seguramente esto fue determinante en mis valoraciones.

Estamos, en definitiva, ante un vino que nos seduce por ese color rojo de cereza brillante o de confitura noble de frutas rojos. En el primer paso por nariz, su expresión es algo mineral, frutal, ligeramente especiada, refrescante y a la vez elegante, con ciertas notas a especies dulces. Se intensifica al final en una segunda prueba en nariz, por ese particular acento a ciruela fresca. En boca me resultó un vino con destacable estructura, cierta complejidad, taninos suaves, envolventes, aunque amerita cierta preparación en boca y ser consumido con platillos ricos en especies o de alto contenido graso. Una interesante oferta, que probablemente consideraría esperar evolución en botella algunos años más.

Hécula 2010
A la vista, este vino nos invita con un impacto en el que destaca su atractiva brillantez de cereza intensa, con cierta corona granate. Yo no conocía esta cepa y sin duda alguna, su expresión visual me hace reconocer que la Monastrell es una cepa que debo conquistar… o permitirme ser conquistado por ella.

Hecula-2010

Su breve paso por madera, elaborado según mis investigaciones con uva de parcelas distintas y con una edad media de 35 años, junto a su crianza de 6 meses en barricas de roble francés y americano, me conectan frente a un vino amable, elegante, expresivo, fácil de beber y hasta cierto punto adictivo. Especialmente por su acento frutal e indiscutible frescura, unida a un equilibrio pocas veces disfrutado.

En nariz, destaca por ese olor peculiar de mermelada de frutas negras, ciertas notas a licor de ciruelas o mora, develando poco a poco un acento a especias, que se combina con las tostadas y hasta ese peculiar olor de la hierba fresca, propia del mediterráneo. En boca, el Hécula 2010 me ofrece desde el inicio un potente ataque intenso, de diversa lectura. Nuevamente el acento frutal nos envuelve, y la sabrosa experiencia de su frescura, resaltada por taninos amables que nos procuran un final generoso, que invita y se mantiene.

 

No quisiera despedirme, sin antes agradecer esta experiencia a Licoteca y su junta directiva, a Salvador Perrat, Director Comercial de Euroamericana de Vinos, a Ismael Torró Micó, Export Manager de Bodegas Castaño S.L. y a mis siempre amenas anfitrionas de MAG Comunicaciones Integrales.

 Lea también Bodegas Castaño: el arte de Monastrell (II)

Mail: [email protected]
Twitter: @editorglobal

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba