Vida con estilo

Doble limpieza facial japonesa

 

Las mujeres japonesas tienen muy presente que la limpieza del rostro es un paso fundamental en todo ritual de belleza. Es por ello que además de lavarse la cara dos veces al día (por la mañana y por la noche), lo hacen en dos sesiones.

“Para las mujeres orientales, especialmente para las japonesas, la limpieza de la piel no se limita a eliminar las impurezas y el maquillaje, sino que se inspira en la Ceremonia Japonesa del Té, en la que para preparar una taza de té realmente perfecta hay que seguir una serie de pasos sumamente cuidadosos y elaborados en un ritual llamado Saho. El Ritual Saho guía cada acción desde la preparación, la elección del kimono, la decoración de la sala de té, elección del dulce, colocación de los productos, etc”, explicó María del Mar Sanguino, directora de Formación de Sensai España, del grupo Kanebo.

Doble limpieza facial

El ritual de limpieza facial japonés es bastante sencillo: se comienza aplicando un producto limpiador que elimine los restos de maquillaje y las impurezas ambientales, como transpiración, polvo y bacterias. Luego, en lugar de aplicarse el tónico, las japonesas utilizan una loción equilibrante que prepara el rostro para el tratamiento de hidratación que se aplica después (incluso, si hay tiempo, se ponen una toallita caliente sobre el rostro).

El producto ideal de limpieza, especialmente para personas que se maquillan, son los aceites limpiadores. Estos productos creados en Japón y extendidos al mundo entero son aptos para todo tipo de piel.

Ritual de limpieza con aceite limpiador

Aceite limpiador

 

  1. Extiende el aceite por toda la cara, pasando suavemente por los ojos y pestañas. Si están maquillados, verás como la máscara de pestañas y las sombras se disuelven en el aceite fácilmente. Con este paso se arrastran todas las impurezas solubles en el aceite (fase grasa), es decir, la propia grasa sobrante de la piel se verá arrastrada por el aceite limpiador. Masajea todo el rostro con el producto.
  2. Sin retirar el aceite, moja tu cara con agua tibia y masajea. Al ir incorporando agua y mezclarlo con el aceite se formará un emulsión. Esta fase acuosa ayuda a arrastrar las impurezas solubles en agua y a la vez sirve para poder eliminar el aceite de la piel sin dejar rastro graso. Utiliza el agua necesaria hasta formar una especie de leche muy ligera y extiéndela con suaves masajes por todo el rostro.
  3. Finalmente lava bien tu cara con agua y retira todos los restos de producto. Para ello se puede utilizar una mota de algodón, pero sin frotar.

Con estos sencillos pasos la piel quedará limpia, suave e hidratada y si se hace correctamente quedan restos de aceite en el rostro.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba