Vida con estilo

Heredford Grill

El Heredford Grill ha ganado tradición y prestigio desde comienzos de los 70 en Las Mercedes. Su promotor y “patrón”, Manolo García, a su paso apresurado recorría las dos salas pendiente de cada detalle, transmitiendo bonhomía mientras atendía como el más sencillo y profesional de los mesoneros. Anotaba los pedidos con el lápiz al revés, nunca supe si simulaba que escribía y los registraba en su memoria o con la goma del lápiz borroneaba algo que solo él entendía.

Interior del restaurante Heredford Grill, ubicado en Las Mercedes
Interior del Heredford Grill

Un día decidió vender y emprender muy cerca un proyecto de comida venezolana. Antes de abrir las puertas del Mastranto, estuvo tres años procurando recetas de antaño, muchas de ellas de la época colonial. Las estudiaba y probaba actualizar algunas, preservando su esencia. La figura del Mastranto estaba presente incluso en la barra y ventanas del bar así como en las puertas de madera labradas. Para obsequiar a sus amigos que lo seguimos, consiguió al poeta y publicó un libro sobre esa planta tan del llano nuestro que el Tío Simón honró en su música. En Mastranto, artistas venezolanos podían exponer pinturas y esculturas, manera de Manolo promocionarlos. En Navidad se lucía el pan de jamón y las hallacas e, igualmente, sabores del año entero en Mastranto se hicieron memorables. Su familia estuvo allí con Manolo. No sé qué tan laboriosa reparación de la calle precisamente en esa cuadra durante casi un año o más, no la resistió ni el empeño y amor de Manuel García. No volví a saber de él, aún lo extraño y recuerdo con afecto.

Pero, bueno, volviendo al Heredford, hasta en ropa de tenis me dio la bienvenida (en lo que yo era pésima, por lo que invitaba a recoger pelotas de tenis en lugar de invitar a jugar), también con las pestañas y cejas blancas al regreso de un paseo en moto y en pandilla por carreteras polvorientas. Otro día, al filo de la medianoche, reabrió las puertas para recibirme sonriente, con mis acompañantes. Espero esté muy bien donde quiera que haya escogido disfrutar después de tanto esfuerzo y esmero.

Entonces, y durante décadas, el patio del Heredford estuvo en desuso, no conseguí convencer a Manolo de habilitarlo. Hoy es, en Heredford, mi espacio predilecto.

Patio del restaurante Heredford Grill, ubicado en Las Mercedes
Patio del Heredford Grill

Un domingo, mi hermana Alejandra y yo paramos en Heredford, ambas medio contentas y medio tristes luego de compartir con nuestra hija Oriana días de alegría. Se había graduado Summa Cum Laude de Comunicación Social, mención periodismo, en la UCAB (que también es mi Alma Mater). La llevamos a Maiquetía a continuar sus estudios, así como su búsqueda de un mejor destino, que la conducción de su patria hoy le escamotea. No hubo lugar en el patio, pero Jesús, allí desde siempre, con su perseverante deferencia me hizo fácil estar adentro. Yo pedí un solomo, Ale optó por un lomito a la piedra para diferenciar de las puntas y los churrascos a la parrilla que con frecuencia hace su marido. Ambas estuvimos satisfechas y opinamos en positivo sobre un queso a la plancha, la calidad y punto de la carne, más una César de berros. Nos saltamos el postre. En ocasión anterior disfruté también de un muy buen cebiche de mero.

Sin embargo, en una visita más reciente, en la que no fue atendida por Jesús, la carne estuvo pasada de cocida. La que trajeron en sustitución estuvo precipitada, a pesar de haberles pedido que no lo hicieran.

Plato de comida del restaurante Heredford Grill, ubicado en Las Mercedes
Plato del Heredford Grill
Plato de comida del restaurante Heredford Grill, ubicado en Las Mercedes
Plato del Heredford Grill

Mi satisfacción: Tres en cuatro visitas

Dirección: Calle Madrid, entre Calle New York y Calle Caroní. Las Mercedes, Caracas.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar