Vida con estilo

Le Corbusier, el ícono de la modernidad arquitectónica

Después de la Primera Guerra Mundial, Le Corbusier desarrolló la arquitectura moderna con el uso de materiales como hierro, concreto y vidrio, con un concepto de líneas simples, y basado en la funcionalidad de los edificios, ideales que para la época fueron polémicos.

Con el nombre de Charles-Edouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier, nació en La Chaux-de-Fonds, Suiza, en 1887, y se nacionalizó francés en 1930. A 51 años de su desaparición física, presentamos un pequeño recuenta de su ingenio arquitectónico:

La obra de Le Corbusier fue inscrita en la lista de Patrimonio Mundial, según lo anunció la Unesco el pasado mes. El listado incluye 17 realizaciones del arquitecto en tres continentes, entre ellas la Casa del Doctor Curutchet construida entre 1950 y 1954 para un médico de La Plata, en Argentina. Otras de sus obras están ubicadas en Francia, Suiza, Bélgica, Alemania, India y Japón.

«Un lenguaje arquitectónico nuevo que significó una ruptura con el pasado«, así calificó la Unesco el trabajo de Le Corbusier; mientras que el Gobierno suizo afirmó que el arquitecto hizo una «contribución fundamental a la arquitectura moderna«.

La Casa del Doctor Curutchet es uno de los ejemplos más emblemáticos del estilo de Le Corbusier, ya que esta posee ventanas que ocupan casi toda la fachada. La Unesco expresó que el movimiento arquitectónico supera «los retos de inventar nuevas técnicas arquitectónicas para responder a las necesidades de la sociedad«.

En Francia y cerca de París, se encuentra una de sus obras arquitectónicas más emblemáticas, se trata de Villa Savoye, construida entre 1928 y 1931 y que se muestra como un manifiesto de los cinco puntos de la arquitectura moderna planteados por Le Corbusier

Estos puntos establecen el uso de pilares que dejen libre el primer piso, el uso de los techos como terrazas o jardínes, fachadas abiertas, ventanas horizontales y paredes liberadas de la función de cargar peso, que sean solo como divisiones entre el exterior y el interior.

Otra obra icónica es La Cité Radieuse (La Ciudad Radiante), ubicado en Marsella, Francia, fue construida en 1952 y con hormigón. Posee 337 apartamentos, distribuidos en 12 pisos y con el concepto de “calles internas”.

Con esta obra, Le Corbusier desarrolló el principio de “unidad habitacional”, ya que este pensaba que así se podría dar solución a la ubicación de las masas que habían sido desplazadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre las obras incluidas en la lista de la Unesco, se encuentra el parlamento de Chandigarh, en India. Construcción realizada en 1951 y que también sigue los cincos puntos arquitectónicos.

Asimismo, Le Corbusier incursionó en la arquitectura religiosa, entre ellas la capilla católica Notre Dame du Haut, en Ronchamp, Francia, que fue construida entre 1950 y 1955 y que ahora también es Patrimonio Mundial.

Otras obras del arquitecto suizo incluidas en la lista de la Unesco son el monasterio de La Tourette, la casa La Roche – Jeanneret, el edficio de casas Frugès, el edifico Molitor, la fábrica Claude y Duval, la cabaña de Le Corbusier, la casa de la cultura de Firminy, todos ubicados en Francia; la Petite Villa (pequeña villa) y el edificio Clarté, en Suiza; la casa Guiette, en Amberes, Bélgica; las casas Weissenhof – Siedlung, en Alemania, y el Museo Nacional de Arte Occidental en Tokio, Japón.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba