Vida con estilo

Pasarela madrileña muestra su lado sexy con Agatha Ruiz de la Prada

Agatha Ruiz de la Prada mostró este viernes en la pasarela de Madrid la colección más colorida, sexy y brillante para el próximo otoño-invierno, recuperando míticos iconos de la firma, como el huevo frito, las estrellas y también espumillón navideño.

Una propuesta a la que se incorpora y hace más divertida y loca la importante presencia de la hija de Agatha Ruiz de la Prada, Cósima, que ha entrado en la empresa como «un torbellino, un vendaval de aire fresco», contó este martes a EFE el jefe de taller, Javier Carrera.

Sellos indiscutibles de la casa aparecen en prendas deportivas y propuestas nocturnas superbrillantes, dotadas con purpurina y lúrex.

Original y novedoso ha resultado el vestido flor, pura artesanía de hilanderas que trabajan la seda natural como en el siglo XVII. Una propuesta versátil que contiene trajes de chaqueta, chándales, sudaderas o cazadoras con notas de cómic.

El venezolano Hannibal Laguna hizo una colección en la que recogía lo exótico de la cultura y los colores de los cinco continentes, pero sobre todo exhibía costura, un oficio que conoce muy bien.

El diseñador adapta los hermosos volúmenes del «new look» de Dior en faldas, los patrones de Balenciaga sobre una chaqueta capa o las divertidas siluetas drapeadas de los 80 en vestidos por encima de la rodilla al más puro estilo Joan Collins.

The 2nd Skin Co., firma que tiene al frente al dúo creativo Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo, ha tenido en las alfombras rojas su referente a la hora de diseñar una colección, «Lucky 27». No es para menos teniendo en cuenta que entre sus clienta habituales están Jennifer Lopez o Janelle Monae.

«Esta nueva colección va dirigida a una mujer sexy y atrevida, pero buscamos también la complicidad y los gustos de una mujer romántica», explicó Fernández, a la que cubre con gazares, seda natural, tafetas y crepes.

Un concepto que ya se ha visto en otras ocasiones y vuelve a trasladar en vestidos de noche y de cóctel, donde el negro es el protagonista. «Vestidos para lucir sobre alfombras rojas, de nuestro país y de Los Ángeles», dijo Burillo, quien tiene en cuenta que cada vez son más las actrices que eligen sus diseños en estos actos.

Lo más novedosos de este trabajo son los estampados, uno floral en gazar de seda natural y otro con enormes papagayos, en vestidos volumen y los volantes trepadores han recreado atractivas siluetas.

Duyos hizo del negro el hilo conductor de una colección en la que además de vestidos caben magníficos abrigos de flores, en terciopelo devoré.

Fascinado por la luz de Egipto y los tesoros arquitectónicos descubiertos recientemente, Roberto Verino vertebró una colección para el día a día en la que ha recreado en sus estampados «ocas míticas de esta cultura» y elementos geométricos dibujados en cerámicas, además del ojo de Horus.

El lino fue la materia prima principal en vestidos y pantalones que se mezclan en una paleta de colores planos como el amarillo, el azul y los camel en saharianas y abrigos.

Mientras que Ana Locking presentó una estética futurista con aires de otro siglo que representa con «body-corse» con mangas farol rasgadas y cuellos elevados, al más puro estilo de la época de Felipe II.

La encargada de abrir esta jornada fue la firma de sastrería Oteyza, que buceó en la cultura y el folclore español con prendas que respiran vanguardia, como la calza, «una falda asimétrica, con cintura marcada, que arrastra por el suelo», detalló García de Oteyza.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba