Vida con estilo

Postre tradicional: El dulce de lechoza en Navidad (+Receta)

El dulce de lechosa es una exquisitez que puede prepararse cuando a usted le provoque durante el año, pero en navidades es infaltable. Y como las hallacas, aunque usted pueda comprarlo en la calle y hasta enlatado, no hay uno tan bueno como el hecho en casa. Así que por si se anima, aquí le damos los detalles de un proceso delicado con sabrosísimos resultados.

Lo primero que tiene que hacer es comprar una buena lechosa de unos dos kilos a dos kilos y medio, que esté en su punto, ni muy verde ni demasiado blanda (pasada). Córtela y déjela así al sol matutino –que nunca es igual al de la tarde- para que se llene de luz, calor criollo y salud. Córtela en partes no demasiado gruesas, de aproximadamente medio centímetro.

Estos son los ingredientes que va a necesitar:

  • la lechosa
  • 3 litros de agua (si es del chorro tenga cuidado; no necesita hervirla previamente, pero no siempre llega como espera uno)
  • ½ cucharada de bicarbonato de sodio (se vende en bolsitas en las farmacias)
  • 12 tazas de papelón previamente rallado de una panela clara (también con esto debe poner atención, hay papelones que son pura azúcar dura, prefiera las más claras)
  • 5 tazas de azúcar blanca
  • 8 clavos de especia (también llamados “de olor”
  • Otros 3 a 3 litros y medio de agua

Y éste es el procedimiento paso a paso:

  • Se ponen los pedazos de lechosa soleados con agua en una olla, y se cocina hasta que hierva
  • Deje que se cocine tapado por unos 5 minutos
  • Se cuela a través de un colador como el que usa para la pasta, y se baña abundantemente con agua fría
  • Preparar el almíbar: ponga en la olla el papelón, el azúcar, los clavos y el agua, y los cocina con la olla destapada mas o menos un cuarto de hora
  • Ponga la lechosa en otra olla suficientemente grande; coloque encima el colador con un trozo de tela que sirva de liencillo a través del cual se va a colar el almíbar para que caiga dentro de la olla
  • Ponga a cocinar durante alrededor de hora y media.
  • Para asegurarse de que el almíbar está como debe estar, levante un poquito con un cucharón de madera: si se desliza y cae lentamente goteando como un hilito, está listo. Esto todavía con la olla al fuego.
  • Si el almíbar está listo, retire la olla del fuego
  • Déjelo enfriar y, cuando ya esté a la temperatura que permite meterlo en la nevera, póngalo en el envase adecuado que deberá tapar con una lámina de plástico que permita un cierre hermético.
  • Si es de su gusto, puede agregarle unos clavos adicionales, pero no demasiados, sólo son toques de sabor, y previamente ablandados. Y agréguelos con el dulce todavía caliente.

Y eso es todo. A la nevera y a esperar el deleite de la familia.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar