Vida con estilo

San Petersburgo, una joya rusa

Esta hermosa ciudad fue fundada por el zar Pedro el Grande en 1703 y su propósito era el de crear una ventana de Rusia hacia el mundo occidental. Fue la capital del Imperio Ruso por más de 200 años. Hoy es una de las ciudades más pobladas de Europa con casi 6 millones de habitantes.

La construcción fue hecha después de que el zar derrotara a los suecos que controlaban el acceso al mar. Para convertirla en ciudad, fue necesario importar personas –fundamentalmente siervos– para vivir en ella. Las condiciones climáticas al principio dificultaron la construcción, lo que generó una gran mortalidad.

En 1917, San Petersburgo vio los primeros movimientos de la revolución rusa. En primer lugar se destituyó al zar Nicolás II de su cargo y se instaló el gobierno provisional.

Zar Nicolas II, fundador de San Petersburgo

En octubre, una segunda fase de la revolución hizo que el poder pasase a los Sóviets, y mediante un golpe de Estado –planificado por el jefe del entonces llamado partido Bolchevique–, Lenin tomó el poder con el supuesto asalto al Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares.

Palacio de Invierno, en San Petersburgo

En esta bella ciudad hay muchos sitios para visitar; por eso se recomienda ir primero al Palacio del Hermitage, uno de los museos más importantes del mundo, integrado por 6 edificios, siendo el más importante el Palacio de Invierno.

Su colección, formada por más de tres millones de piezas, abarca desde antigüedades romanas y griegas, a cuadros y esculturas de la Europea Occidental, arte oriental, piezas arqueológicas, arte ruso, joyas o armas. Su pinacoteca es considerada una de las más completas del orbe.

Pinacoteca del Palacio Hermitage, en San Petersburgo

Entre las muchas obras que están en este museo, merecen ser destacadas la “Madonna Litta”, de Leonardo Da Vinci.

Madonna Litta, de Leonardo Da Vinci, en San Petersburgo

“El Almuerzo”, de Diego Velásquez.

El almuerzo, de Diego Velásquez, en San Petersburgo

Y “La Danza”, de Henri Matisse.

La Danza, de Henri Matisse

Entre los sitios que hay que visitar están la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, que es la ciudadela original de San Petersburgo. Diseñada por Domenico Trezzini, fue erigida en 1703. La fortaleza contiene diferentes edificios remarcables, entre ellos la Catedral de San Pedro y San Pablo, donde están enterrados los zares, desde Pedro I el Grande hasta Nicolás II y su familia.

Fortaleza de San Pedro y San Pablo, en San Petersburgo

La Catedral de San Isaac, en cuya decoración se emplearon 43 tipos de minerales. El zócalo esta revestido de granito y el interior de mármoles rusos, italianos y franceses. Las columnas tienen malaquita y lapislázuli.

Catedral de San Isaac, en San Petersburgo

El Palacio de Catalina, que era la residencia de verano de los zares.

Palacio de Catalina, en San Petersburgo

El Palacio Yusupov, el cual debe su fama a que en él fue asesinado el influyente monje Rasputin, que traducido sería el monje loco, quien tuvo una enorme influencia sobre la zarina Alejandra.

Monje Rasputin, quien fue asesinado en San Petersburgo

Pero algo que no se debe dejar de hacer es asistir a un concierto en el Teatro Marinski, conocido hasta 1992 como el Teatro de Ópera y Ballet “Kirov”.

Teatro Marinski, en San Petersburgo

Un bello parque es el del verano que acoge el Palacio de Pedro el Grande.

Parque del Palacio de Verano de Pedro el Grande, en San Petersburgo

Un paseo obligado es ir a Peterhof, en las afueras, situado en la orilla meridional del golfo de Finlandia. El Palacio fue creado por orden de Pedro el Grande, y a veces llamado el “Versalles ruso”.

Peterhof, en San Petersburgo

En San Petersburgo hay una gran cantidad de cafeterías y restaurantes relativamente baratos. En este aspecto, sin duda, le saca ventaja a Moscú. En los alrededores de la catedral de San Isaac, se congregan varios de estos establecimientos., un local muy típico de San Petersburgo es el restaurante Tepló, con una ambientación de estilo casero, muy confortable.

Restaurante Tepló, en San Petersburgo

Y si desea estar en el corazón de la ciudad y en un hotel espectacular debe probar ir al The State Hermitage Museum Official Hotel, que –como su nombre lo indica– está integrado al Hermitage.

The State Hermitage Museum Official Hotel, en San Petersburgo

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba