Vida con estilo

Un «perro caliente con todo» viene sin nada

Por Andrea Pinza
@acpinza

En el puesto de comida ‘Saurio Hamburguer & Hot Dog’ se encuentra un joven preparando todo para la hora del almuerzo. No es el dueño, sino un miembro de la familia. Se trata de Omar La Cruz, de 22 años, quien atiende el puesto algunos días de las semanas, según lo que su horario de clases le permita.

En las mañanas estudia Artes Audiovisuales en la Universidad Santa María y en las tardes atiende en el puesto de hamburguesas y choripanes. Lo hace por tradición: “Este puestico es propiedad de mi familia desde hace 45 años, es el negocio que nos ha sustentado como familia. La clave para mantenerlo por tanto tiempo es la calidad que le ofrecemos a los clientes”, explica La Cruz.

Sin embargo, en lo que va de año, la calidad de sus productos, y por tanto su producción, se han visto comprometidas por la crisis económica que vive el país.

El precio de un choripán «con todo» (incluye salsas, vegetales y queso) oscila entre los 1.300 y 1.500 bolívares. Hace menos de un año, en noviembre de 2015, el precio de uno de estos productos era de 500 bolívares. Es decir, los costos han aumentado 200%. Las hamburguesas, a su vez, cuestan entre 2.000 y 2.500 bolívares, y han presentado un incremento similar al de los choripanes.

El aumento de los precios en «la comida de calle» se ha disparado desde el último año tanto por los niveles inflacionarios como por los problemas de escasez. Así, lo que se conocía como un almuerzo que resuelve, se convirtió en un lujo de entre semana que no todos están dispuestos a pagar. “Con el sueldo mínimo no se puede estar comiendo en la calle ni siquiera. Uno lo hace ahora de vez en mes, muy poco”, expresó Carlos Barquero, comensal del puesto Saurio.

Alexander Reyes es el encargado de un puesto de pepitos en Las Mercedes. Al mediodía no tiene clientes, algo que –asegura– no es usual. “Antes teníamos muchísimos clientes que venían dos veces por semana. Ahora vienen si acaso una vez al mes”, comenta Reyes.

Él se encarga de vender los pepitos del negocio cuyos precios oscilan, al igual que en Saurio, entre los 1.300 y los 1.600 bolívares. Explica que los costos elevados se deben a la materia prima que utilizan como el pan, la carne, el pollo y los ingredientes para las salsas especiales. Todos estos son productos en escasez, por lo que para obtenerlos deben recurrir al mercado paralelo. A su vez, asegura que las ganancias no han sido buenas y no espera que lo sean en los meses venideros.

Un cuadro que se repite 

La situación del país complica la existencia de los negocios en todas sus facetas. De acuerdo con el reporte semanal de ODH Grupo Consultor del 20 al 26 de abril de 2016, hubo bajas en las ventas en prácticamente todos los sectores industriales del país por las fallas para abastecerse de insumos y por la caída del poder adquisitivo del venezolano.

Según la información publicada en la última encuesta de Conindustria, cerca del 45% de la industria nacional reportó una baja importante en sus ventas.

Si bien el aumento de los costos genera problemas para las ventas, obtener los insumos para preparar los productos se convirtió en una de las preocupaciones constantes para los comerciantes. En el puesto conocido como ‘La Esquina del Sabor’, ubicado en Las Mercedes, en Caracas, para poder cubrir todos los acompañamientos de los choripanes y las hamburguesas, deben recurrir al  llamado»bachaqueo».

“Conseguir salsas en un supermercado es muy complicado, nuestros proveedores están teniendo problemas para conseguirlas también. Hemos tenido que recurrir al bachaqueo para poder mantener la calidad de nuestros productos”, explica el encargado de turno.

Por supuesto, los precios por los que obtienen los bienes son mucho mayores a los regulados, por lo que los precios del producto final deben subir, inevitablemente.

En Las Mercedes el puesto de Alfonso Restifo, mejor conocido como Rulo, tiene bastante clientela, mucha más de la que tienen sus colegas de otros puestos. Sin embargo, se enfrenta a los mismos problemas que ellos. “Uno tiene que asegurarse de mantener la calidad, porque así se mantiene la fidelidad de los clientes”, explica Rulo mientras prepara «un perro caliente con todo».

Hoy sí lo tiene todo: pan de perro, papitas, repollo, maíz, salsa de tomate, mayonesa, incluso mostaza, pero esto no siempre es así. Desde hace dos semanas no encuentra mostaza ni salsa de tomate, y tiene almacenada una cantidad que le durará solo dos meses más.

“Nunca he cerrado, pero he tenido momentos donde creo que me va a tocar hacerlo”, dice con un dejo preocupación. Trabaja en el puesto desde los 12 años y asegura que desde hace cuatro años jamás había pasado tantas dificultades para mantener el negocio.

Aunque no vende perros calientes ni hamburguesas, Francisco Valentino también sufre con la escasez. Desde hace más de 27 años posee un carro en el que vende jugos y ensaladas de frutas, entre otras cosas. El suyo es un puesto muy limpio y decorado, bajo un slogan: “¡Aquí en Chacao nosotros cuidamos de tu salud!”. Pero este año le faltan las frutas que el año pasado le sobraban.

“Ordeno el puesto de manera que los clientes piensen que tenemos gran variedad de frutas, pero la verdad es que cada día van desapareciendo del puesto distintos tipos. Ya no tengo manzanas ni duraznos, por ejemplo”, explica Valentino.

Mucha gente se acerca porque ese día estaba vendiendo su famosa tizana. Antes la hacía todos los días, pero con el difícil acceso de los ingredientes solo la prepara en pocas ocasiones. “Antes me paraba a las cinco de la mañana para hacer la cola y comprar gran variedad de frutas. Hoy en día me toca pararme a las dos de la mañana y muchas veces salgo con las manos vacías”, relata Valentino.

En todos los puestos de la calle, independientemente de lo que vendan, los inconvenientes son los mismos a la hora de encontrar la materia prima para ofrecer la mercancía. Los productos más difíciles de encontrar son los panes, para las hamburguesas, los choripanes y los perros; y las salsas, en particular la de tomate y la mostaza.

El pan es un bien que se atesora como oro pues ha estado ausente en los anaqueles de los supermercados y en las panaderías desde hace varios meses. El ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, aseguró que para el mes de mayo se tendrían 194 mil toneladas de trigo para producir.

No obstante, si bien el número no ha sido confirmado para lo que va del mes, según las informaciones de la Federación Venezolana de Industriales de la Panificación y Afines (Fevipan), las 25 mil toneladas que llegaban al país en marzo no eran suficientes para cubrir la demanda.

En cuanto a las salsas, la situación es distinta. Productos como mayonesa Mavesa y la salsa de tomate Pampero, fabricadas en Alimentos Polar, paralizaron su producción a partir del año 2015 por “falta de divisas para la compra de materia prima”, como establecieron en un comunicado. Esto se repite en las distintas fábricas que mantenían la elaboración de productos como esos.

A pesar del panorama, muchos deciden no rendirse. “Aunque las cosas no se vean buenas, uno debe dar el mejor servicio posible y seguir trabajando”, afirma Rulo.

Muchos, como él, siguen decididos a mantener la producción de sus comercios, a través de convenios con empresas de charcutería, productores independientes de salsas y bachaqueros. Así se las arreglan para mantener los productos que, para muchos, generan el grueso de los ingresos para ellos y sus familias.

No obstante, todo indica que no se trata de una situación transitoria, sino más bien estacionaria y por ende, decadente. Por los instantes las opciones son limitadas y pedir un perro caliente «con todo» se ha transformado en un con «lo que haya».

*Este es uno de los mejores trabajos presentados en la cátedra de Periodismo III por los estudiantes del octavo semestre de la carrera de Comunicación Social, en la mención Periodismo, de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar